Entrevista a Alicia García Herrero, economista Jefe de Asia-Pacífico en Natixis

"Huawei es un gol en propia puerta de Europa que nos deja muy debilitados"

Cree que EEUU juega a la baza de ganar tiempo mientras trata de sacar a Pekín unos miles de millones de exportaciones

Alicia García Herrero, economista Jefe para Asia Pacífico de Natixis
Alicia García Herrero, economista Jefe para Asia Pacífico de Natixis / Natixis

La Información acude a la entrevista con Alicia García Herrero a la cafetería del hotel donde se hospeda en Madrid, a donde ha viajado por trabajo desde su residencia en Hong Kong. Es solo una escala más de una agenda bien apretada. Allí, en medio del olor a café y envuelta en un hilo musical de bandas sonoras de cine se desarrolla una conversación distendida, en la que esta mujer enérgica expresa serias dudas sobre la supuesta buena marcha de las negociaciones comerciales entre EEUU y China (al menos según la última versión de la Casa Blanca), sobre la posibilidad de que alcancen un acuerdo de calado a corto plazo o sobre el papel que Europa está adoptando en este proceso, con Huawei de por medio.

La suya no es una visión cualquiera. Esta burgalesa es Economista Jefe de Asia-Pacífico en el banco francés Natixis, investigadora del Real Instituto Elcano, pertenece al think-tank Bruegel y es profesora adjunta en la City University de Hong Kong, y visitante en la University of Science and Technology (UST) y en el China-Europe International Business School (CEIBS). Previamente ha trabajado para el Banco Central Europeo, el Banco de España, el FMI y, de nuevo en el sector privado, para el Banco Santander y el BBVA.

P. ¿Qué expectativas tiene sobre la Cumbre del G20 cuando en un giro de guión de última hora Estados Unidos habla de acuerdo al 90%? 

R. Pierden todo tipo de credibilidad con declaraciones de ese tipo... No puedes ser tan contundente y después y sin que haya cambiado nada hablar de acuerdos así. Los americanos ya 'están viendo las orejas al lobo' y que todo esto va a tener un impacto sobre la cuenta de resultados de muchas de sus empresas. Los chinos tienen subsidio a la exportación y ya hay ya un 20% de las exportaciones afectadas por la subida de tarifas que están subsidiadas al 25%.

El Estado chino absorbe el impacto en el caso de los sectores con menos elasticidad al precio, es decir, donde saben que hay suficiente competencia internacional para sustituir esos bienes. Lo que China exporta actualmente a EEUU son productos muy extendidos en cuanto a la demanda... Como el textil, poco ya porque ellos mismos lo producen desde Bangladesh y otros lugares, y como son bienes muy elásticos al precio, los subsidian.

¿Son, entonces, las empresas estadounidenses las que se van a ver más afectadas por esta guerra arancelaria?

Entre Samsung y Apple es Samsung la que depende menos de China porque ya salió del país en 2008 y ha ido eliminando los proveedores chinos y creando su propia red, en la que muchos de ellos son de EEUU, por cierto. Apple, sin embargo, tiene muchos proveedores en China, como Foxconn (el mayor fabricante de componentes electrónicos a nivel mundial​​ y el mayor exportador de China).

Hay una dependencia de empresas norteamericanas muy relevantes para los índices y para la economía... empresas que son consideradas como 'flagship' (buque insignia) en EEUU. Todas las asiáticas ya llevan tiempo saliendo del país. Las japonesas, desde hace muchísimo.

¿Y cómo queda Europa en todo esto?

Creo que EEUU juega a la baza de ganar tiempo mientras trata de sacar a Pekín unos miles de millones de exportaciones. Para Europa este acuerdo es terrible porque todo lo que EEUU fuerce a importar a China no se lo venderemos nosotros. Y tenemos una estructura de exportación similar: componentes de automóviles, que son importantísimos para España, aeronáutica, sector químico, maquinaria... Es un error pensar que ellos les exportan solo energía y soja. Si el automóvil suma 40.000 millones de dólares en exportaciones, la soja no son más de 3.000 millones de dólares.

El perdedor es Europa, que es de lejos el mayor competidor de EEUU en China. Si llegan a este famoso acuerdo, van a machacar a las empresas europeas y aquí tardaremos tres días en reconocerlo. Se hablará de un impacto global positivo, pero lo cierto es que a Europa la machacarán.

Y eso... suponiendo que el pacto lo puedan cerrar en este G20

No lo van a cerrar. Van a decir, "China se compromete a importar más de EEUU"... Pero no van a hacer pública la cifra porque Europa puede ir a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y denunciarlo, aunque ya no vaya a servir para nada porque el Tribunal de Apelación deja de funcionar. Al final, estaremos hablando de comprar bienes, no de reformar la economía china. EEUU ya sabe que eso no lo puede conseguir y como calcula el impacto negativo que va a tener en determinados sectores, exigirá que China que compre una cantidad determinada de bienes.

Pero eso no es una solución. El mercado va a respirar aliviado porque ha llegado a pensar que no iban a hacer nada. Sin embargo, del acuerdo inicial que alcanzaron en mayo de 2018 solo habrán cumplido el primer párrafo (que China aumente las importaciones de productos estadounidenses). De todo lo demás que se habló no han hecho nada, así que el impacto va a ser negativo. ¿Qué tipo de paz van a firmar si no se han visto desde que rompieron negociaciones? ¿Cómo han podido llegar a un acuerdo del 90%?.

Realmente, la relación entre ambas potencias ¿Ha empeorado tanto con la llegada de Trump o ya era mala?

Era muy mala ya con Obama. La época de Hillary Clinton era peor, porque además sabía que era el punto débil de su Administración y estaba obsesionada con que China no les 'explotase en la cara'. Habían dejado a Pekín todo el compromiso para llegar a obtener un mercado que nunca obtuvieron. Y cómo va a reconocer un presidente de EEUU que le han 'robado la cartera' ¿Qué supone eso históricamente?

Y cuando Hillary se marcha, la presión ya no es la misma. Hasta que con Trump, EEUU se sale del Tratado de Asociación Transpacífico (el TPP buscaba vincular las economías de Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam con las de EEUU y sus aliados, distanciándolos de China). Que un país con la capacidad de inteligencia que tiene EEUU haya llegado a este punto implica que no se han enterado de nada. Es lo grave. Y ahora estamos ante una administración muchísimo peor desde el punto de vista técnico, de representación... Tienen a negociadores que estuvieron de vacaciones en China en los Juegos Olímpicos de Pekín y no han vuelto.

¿Y cómo se ve todo esto desde China?

Ahora mismo en China todo el mundo está a favor de que el Gobierno haga lo que tenga que hacer porque sienten que les han humillado y son una economía que contribuye a un cuarto del crecimiento mundial. Los chinos no cambian así, obligándoles a hacer el ridículo, haciendo al vice primer ministro, Liu He, que vaya a Washington para que se vuelva por donde ha ido. EEUU está en un total declive institucional, hegemónico... y mientras Europa está en su propia torre de Babel.

En todo momento hablamos de la guerra comercial, pero ¿Qué pasa con la batalla tecnológica?

Desde el principio EEUU hace todo para contener a China y para lograrlo no puedes poner solo aranceles, porque Pekín te lo puede subsidiar todo. No solo es una guerra tecnológica. Estuve en la Comisión Europea hablando de este asunto, donde nadie puede hablar de nada porque hay que esperar a que llegue el nuevo Comisario... con la urgencia del tema que tenemos delante. Y no hay una posición común sobre la dependencia tecnológica. 

¿Vamos hacia un mundo de dos ecosistemas tecnológicos, el chino y el estadounidense, y a Europa le tocará decantarse?

Están las declaraciones del CEO de Ericsson, Borje Ekholm, diciendo que Europa ya tiene 5G, que estamos preparados mucho antes que Huawei, pero que no somos competitivos. Pues podía haberse dicho antes porque estamos haciendo el ridículo. Hoy Europa invierte más que China en África. No hablo del stock, que ya se sabe, sino de flujo. No puedo creer que nadie lo sepa. Huawei ha entrado en África con ayuda de Ericsson y Nokia y ninguna de las dos aparecen en su publicidad allí. Es más grave aún, porque incluso podríamos argumentar que tenemos una cooperación tecnológica como ya sucedió con el 3G, que es como surgió Huawei...

Si esto fuera una alianza y realmente los europeos controlásemos la parte de infraestructuras, sabríamos si nuestro socio es o no seguro... En ese caso, estaríamos en otra situación y no tendríamos que decir al mundo que Europa no sabe por qué decantarse, que no tiene nada y que tiene que elegir, que es un mensaje increíblemente débil. Tenemos un serio problema. No solo de comunicación, sino de negociación. Si esto es así como dice Huawei, "que sin Nokia o Ericsson estarían muertos... aunque no lo ponen en ningún sitio", entonces, si matamos a Huawei nos matamos a nosotros mismos... y, encima, no nos queda más remedio que hacerlo porque nunca hemos dicho que existe esa alianza. Es como meterte un gol a ti mismo.

¿Y qué impacto tiene sobre todo esto el nuevo frente que ha abierto Trump con Oriente Medio?

No sé si la trampa se la ha puesto China o han entrado ellos solos... porque China se les escapa. Cada vez el 'gap' económico es menor, por ejemplo en renta per cápita, y si EEUU se enfrasca en otra guerra con Oriente Medio perderá el último tren que le quedaba. Por no hablar de cómo están sus finanzas públicas para financiar toda esta broma. Es como la guerra de Corea, la de Vietnam, la del Golfo... que han sido momentos en los que EEUU ha perdido una parte de su hegemonía y ahora la pierde aún más por el ascenso de China.

EEUU debería ir a lo suyo y acercarse a India, que por peso específico y tamaño de población, es el único país al que China va a temer a largo plazo. Debería defender Taiwan y enseñar al mundo que hay una China democrática... Es decir, que no me voy a Irán mientras "tú te compras el mundo". 

¿Se mantendrá entonces esta volatilidad en el petróleo?

Los vaivenes en el precio son un producto geopolítico, de dos ecosistemas que como no están separados y tienen influencia uno sobre otro. Omán es el primer país receptor de inversión directa china después de Israel, que vende tecnología militar a China y Europa, por el contrario, tiene embargo desde Tiananmen... Y mientras, los americanos están encantados porque venden tecnología militar a China... lo que quieren, pero se lo venden.

Hay que esperar más volatilidad con el petróleo, una volatilidad brutal, porque con la guerra comercial se advierte de una posible recesión el año que viene, lo que empuja a la baja el precio... y mientras, cada bombardeo o ataque lo presiona hacia arriba. 

¿Es real el peligro de recesión?

Creo que los bancos centrales lo van a parar, ya ha habido reacción por ambos lados, desde Powell a Draghi. Sí que habría riesgo de recesión, porque la desaceleración que ha habido hasta la fecha todavía no recoge claramente el impacto de la guerra comercial y sí las expectativas muy negativas para la inversión, que es lo que ya ha empezado a caer y lo hará más. Los 50.000 millones (aranceles del 25% sobre productos de alta tecnología importados del gigante asiático que se anunciaron en 2018) no son nada respecto a las últimas subidas de tasas.

Además, si Pekín y Washinton no llegan a un acuerdo, China deberá exportar lo que no exporta a EEUU a otro lado para evitar el exceso de capacidad. Esto les llevaría a bajar los precios, lo que generaría una competencia brutal para los productores locales y más presiones deflacionistas que justificarían un movimiento por parte del Banco Central Europeo. Todo se realimentaría. Y sí, el crecimiento de 2019 va a ser muy bajo.

¿Puede optar China por depreciar su moneda?

Podrían hacerlo pero no creo que lo hagan. No les conviene porque su principal riesgo o punto débil no es EEUU, sino que tienen una rentabilidad del capital casi nula, que el ahorro está atrapado, que las élites se quieren ir y que hay mucha presión a la salida de capitales. Claro, ellos pueden hacer todo esto gracias a que tienen exceso de ahorro. 

No vas a depreciar la moneda para que los 150 millones de habitantes que salen al exterior digan "somos más pobres". No lo harán con fuerza, pero igual dan un pequeño susto si no hay acuerdo para dar una señal, como han hecho con la venta de 'treasuries'.

¿Y jugar la baza de la deuda y vender bonos estadounidenses?

China lleva tiempo comprando oro. Los tipos a largo en EEUU están casi al 2%, hay una demanda muy fuerte y cuando el mundo va mal todo el mundo se mueve hacia el activo seguro. No tiene capacidad para cambiar ese mercado y además hay muchas posiciones de derivados. Lo que sí ocurre es que a la larga no puedes depender de la moneda de reserva de otro. China no se lo puede permitir. Ahora mismo no podrían desestabilizar el mercado de deuda americano porque irían en contra del mercado con ese exceso de demanda que presiona a la baja los tipos. Es un mercado demasiado líquido y muy difícil de manipular y eso no puedes cambiarlo por mucho que seas Xi Jinping. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios