Presión del mercado

Fitch evalúa a Italia en medio del polvorín político entre la Liga de Salvini y el M5S

La deuda italiana gana atractivo para los inversores en bonos periféricos ahora que otros países del entorno ofrecen intereses negativos o muy bajos

Sube la prima de riesgo de Italia
Fitch evalúa a Italia en medio del polvorín entre la Liga de Salvini y el M5E. / Pixabay

Los tambores de elecciones anticipadas vuelven a sonar en Italia y lo hacen en un momento en que el país transalpino se enfrenta al veredicto de una de las principales agencias de calificación a nivel mundial, Fitch (que la mantiene en BBB). Roma ha recibido un cierto oxígeno en las últimas semanas con los bancos centrales a nivel mundial, y la institución presidida por Mario Draghi en particular, pisando el acelerador de las medidas de estímulo. Sin embargo, los importantes vencimientos que afronta en unos meses y la necesidad de presentar un presupuesto para 2020 pueden llenar su camino de más piedras.  

Las diferencias entre los dos partidos en el Gobierno, La Liga de Matteo Salvini y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Luigi di Maio, son cada vez más evidentes, y el primero ya dejaba claro este jueves que la mayoría de gobierno está rota y apostaba por ir a elecciones. El rumor ya había calado en las últimas horas en los mercados, si bien había sido descartado inicialmente por el que las encuestas y las pasadas elecciones europeas vuelven a convertir en primera fuerza política en Italia casi por goleada.

Es un cambio notable, si tenemos en cuenta que en las elecciones celebradas el año pasado el partido de Salvini obtuvo un 17,4% de los apoyos frente al 32,7% del M5S. Las tornas han cambiado y los últimos sondeos dan de media un respaldo del 36,58% a la ultraderechista Liga y del 18,28% a los populistas. Según la última ley electoral aprobada en el país, el partido o coalición que obtenga más de un 40% de respaldo en las votaciones, recibirá un bonus para poder gobernar con mayoría absoluta y ese parece que es el nuevo objetivo de la Liga, en opinión de los expertos de la firma de análisis de mercado MacroYield.

Al examen de Fitch sucederá este otoño el de Moody's, que mantiene al país a un escalón del bono basura. En ambos casos los expertos no descartan que las agencias puedan dar algo de oxígeno a nuestro vecino a la espera de cómo se comportan los próximos datos económicos y de los posibles movimientos que el BCE anuncie en su reunión de septiembre para tratar de atajar el debilitamiento económico en el área del euro. Alemania y España han sido las últimas en mostrar señales de frenazo con un dato de producción industrial peor de lo previsto.  

"Pensamos que el impacto en el mercado de una posible convocatoria de elecciones adelantadas sería moderado, porque ya se está cotizando una importante incertidumbre política", aseguran desde la firma. Sin embargo, habrá que ver el tono que adoptan los de Salvini y si se muestran más activos y beligerantes en su discurso euroescéptico y en lo que respecta a la permanencia en la UE. En la pasada campaña electoral Salvini corrió un tupido velo sobre este asunto, al arreciar las presiones del mercado a Reino Unido por el Brexit. 

La prórroga de Bruselas a Roma, evitando sancionarla por su órdago fiscal, y esos nuevos estímulos pendientes también han tenido su efecto sobre la deuda italiana, que al igual que el resto de las europeas ha visto rebajarse su rentabilidad. Sin embargo, esta reducción no es tan fuerte como la de otros países de su entorno y el hecho de que los bonos alemanes, españoles, franceses... estén cotizando en negativo en buena parte de sus plazos ha elevado el atractivo para los inversores de los activos italianos. El bono de referencia transalpino, el 10 años, renta por encima del 1,5% cuando sus homólogos francés (-0,28%), español (-0,23%) o austriaco (-0,32%) lo hacen muy por debajo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios