Miércoles, 08.04.2020 - 18:02 h
Nuevos mínimos históricos

La rentabilidad del bono español a diez años se derrumba a la mitad desde enero

Los inversores siguen buscando refugio en la deuda pública que todavía ofrece algo de rentabilidad, entre ellas, la española.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, acompañado por el presidente del Círculo de Economía, Juan José Bruguera (d). /EFE
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. /EFE

Nueva avalancha de compras de bonos públicos en Europa. Las señales negativas en el panorama geopolítico y también en el plano económico comienzan a exacerbar el miedo entre los inversores, que buscan cualquier atisbo de rentabilidad con algo de seguridad. Es el caso de los bonos autonómicos catalanes, pero también del bono soberano a diez años de España, que está registrando un movimiento sin precedentes. La rentabilidad -que se mueve de forma inversa al precio- cae un 5%, hasta 0,66 puntos básicos, debido a la entrada masiva de nuevos inversores.

De este modo, el bono público de referencia marca nuevos mínimos históricos y dibuja una caída sin parangón que le ha llevado de cotizar hace un mes por encima del 1% de rentabilidad hasta el 0,66% actual. La caída del rendimiento en lo que va de 2019 es todavía mayor, ya que ha pasado de rozar el 1,5% a situarse en menos de la mitad. Este escenario eleva la rentabilidad de los inversores que estaban ya invertidos porque sube el precio de los bonos, pero ofrece escaso atractivo a los nuevos, que solo buscan seguridad y preservar el capital.

La banca tiembla ante el frenazo global
El temblor de los bancos
Rentabilidad del bono a 10 años en España

Sin grandes referencias en la mesa, los inversores se han fijado en el deterioro de la industria manufacturera española en mayo, según el índice PMI publicado este lunes por la consultora IHS Markit. El empleo marcó la primera destrucción en casi cinco años y medio en el sector y el indicador  bajó 50,1 puntos, por debajo de los 50,3 que pronosticaban los analistas y del 51,8 de abril. Una lectura por encima de 50 señala expansión en la actividad y contracción por debajo de ese nivel.

Primas de riesgo, estables

El desplome de las rentabilidades de los bonos es generalizado, de ahí que las primas de riesgo de los países europeos permanezcan estables frente al activo de referencia de Alemania. El bono teutón vuelve a bajar aunque algo menos que el español, pero su rendimiento ahonda en los números rojos y cae al -0,22%, es decir, que el inversor que mete su dinero ahí lo hace a sabiendas de que perderá parte de su capital. 

El diferencial de este bono frente al española sitúa la prima de riesgo por debajo de los 90 puntos, mientras que la portuguesa cae por debajo de 100 puntos. La única prima que no cae es la italiana. El Gobierno transalpino formado por los partidos populistas de Salvini y los 5 estrellas de Di Maio está al borde de la ruptura. El diferencial de su deuda se sitúa en los 282 puntos, cada vez más cerca de ser alcanzado por el bono griego. De seguir a este ritmo, Grecia podrá endeudarse más barato que Italia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING