Se reúne hasta mañana en Viena

El petróleo sube con fuerza y confía su futuro a corto plazo a la OPEP y a Rusia  

El objetivo es buscar un acuerdo de reducción de la producción en el entorno de los 1,2 millones de barriles diarios como mínimo por otros seis meses.

El petróleo marca máximos desde noviembre
La OPEP se reúne hasta mañana en Viena / Pixabay

Es una de las citas claves de la semana y prácticamente del año. En un ejercicio que ha sido bastante convulso para el petróleo, se celebra la 176ª conferencia ministerial de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) bajo la presidencia de Venezuela. Mañana le seguirá la sexta reunión de la conocida como "OPEP+", los 14 socios de la organización y 10 productores independientes aliados, entre ellos Rusia y México. El objetivo es buscar un acuerdo de reducción de la producción de petróleo en el entorno de los 1,2 millones de barriles diarios como mínimo por otros seis meses. Esta medida es fundamental para evitar un hundimiento de los precios del crudo en caso de que el frenazo de la economía mundial vaya a más, lo que irá menguando la demanda.

El petróleo está muy atento también a todo lo relacionado con la negociación comercial que mantienen Estados Unidos y China, puesto que hablamos de los dos principales demandantes de barriles a nivel mundial, con el gigante asiático a la cabeza. De hecho, el crudo rompió a finales de marzo el sesgo alcista que había registrado desde enero, al arreciar las tensiones entre Donald Trump y Xi Jinping.

Hasta entonces, el West Texas, de referencia en EEUU, se había revalorizado más del 10%, alcanzando los 66,3 dólares. En poco más de un mes, guerra comercial mediante, el barril se hundió cerca del 23% hasta los 51,15 dólares, que han sido su suelo. A partir de ahí, el crudo se ha ido recuperando a golpe de tensiones geopolíticas en Oriente Medio (con los ataques a varios buques petroleros en el Estrecho de Ormuz) hasta esos 60 dólares que recupera hoy. Felipe López Gálvez, de Selfbank añade una caída de récord de inventarios de crudo en EEUU, como otra de las claves de que el precio la materia prima se venga arriba. 

El escenario más probable es que los países productores mantengan el control de la oferta, previsiblemente extendiendo al menos al segundo semestre de 2019 los recortes de producción de 1,2 millones de barriles por día vigentes desde enero de 2019  y que equivalen al 1% de la producción global. El objetivo sería, tal y como explican desde Renta 4, estabilizar el precio del crudo en "niveles razonables".

Por el momento, Rusia y Arabia Saudí ya han alcanzado un acuerdo durante el fin de semana para prorrogar los actuales recortes hasta final de año, e incluso para extenderlos al primer trimestre del 2020 en caso de que fuera necesario. Esta noticia es la que ha motivado ya avances del 3% en el precio del Brent hasta 66,5 dólares por barril; y del 2,8% en el caso del barril de crudo ligero West Texas para entrega en agosto, hasta los 60,14 dólares.

"En lo que llevamos de ejercicio, el grado de cumplimiento de los objetivos de recorte de producción ha sido elevado", apuntan en Renta 4. El último dato disponible, correspondiente al mes de abril, sugiere un grado de cumplimiento en torno al 150%. Con este control de la oferta se podría compensar la debilidad de la demanda y equilibrar el precio del crudo en torno a los 65 dólares por barril.

En opinión de Juan J. Fernández-Figares, responsable de Análisis de Link Securities, las declaraciones del presidente de Rusia, Vladimir Putin, confirmando que el acuerdo se extenderá al menos seis meses más restan incertidumbre al resultado de la reunión, ya que "las dudas sobre el compromiso de Rusia con esta estrategia habrían quedado resueltas". Esto debería favorecer, a su juicio, a los valores ligados directamente a esta materia prima, como las petroleras, o a los que tienen una vinculación indirecta, como ingenierías y fabricantes de tubos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios