Miércoles, 18.09.2019 - 01:29 h
Se dispara más del 6% en la semana

¿Por qué India y el coche eléctrico ponen a Renault en la diana de los inversores?

En 2018 se hundió un 35% por el declive del diésel, la crisis de los emergentes, las sanciones a Irán y el escándalo de su expresidente 

Renault inicia la comercialización en España del eléctrico Twizy
Renault inicia la comercialización en España del eléctrico Twizy

La desaceleración de la economía europea, la regulación más restrictiva en materia medioambiental o el escándalo de su expresidente, Carlos Ghosn, parecen haber llenado de nubarrones el horizonte para Renault, que al igual que el resto de firmas del automóvil europeo ha pasado por un auténtico 'via crucis' en el último año. Sin embargo, los inversores han puesto su diana en la principal compañía francesa. La proliferación del coche eléctrico o el mercado indio responden a este nuevo interés y pueden darle alas a lo largo de este ejercicio. 

Es cierto que 2018 ha sido un año muy complicado para la firma. Esta misma semana, durante la presentación de sus resultados anuales anunciaba una caída de su beneficio del 36,6% en el ejercicio hasta los 3.302 millones de euros y un descenso de su facturación del 2,3% a 57.419 millones. La menor aportación de su socio Nissan, la devaluación de las divisas de los países donde está presente (Argentina, Brasil, Turquía), el pinchazo del diésel en Europa y las sanciones de Washington a Irán, donde se ha visto obligado a dejar su negocio, explican también su debacle en bolsa.

El año pasado sus títulos se hundieron un 35% en el Cac de París hasta los 54,55 euros. No ha estado solo en este declive, puesto que el sector del automóvil europeo en general ha sido uno de los más castigados en bolsa en el último año junto a la banca. En lo que llevamos de 2019, los títulos de la gala avanzan cerca del 10%, sobre todo tras el importante estirón de esta última semana, que cierra con un alza superior al 6%, por encima de los 59 euros.

El pasado miércoles su consejo de administración impidió a Carlos Ghosn ejecutar la adquisición de las acciones que acumulaba en la firma como remuneración variable por ejercicios pasados y que ascendían a unos 30 millones de euros. El expresidente y exconsejero delegado permanece en prisión en Japón desde noviembre pasado, acusado de irregularidades al frente de Nissan. Es una de las últimas puntadas del hundimiento de un directivo estrella al que llegó a calificarse de 'asesino de costes'.

Se trata de una compañía que es fácil de valorar en opinión de Antonio Marquina, gestor de Solventis, puesto que su capitalización asciende a 17.000 millones de euros, mientras que solamente sus participaciones en Nissan (43,4%) y Daimler (1,55%) valen 14.000 millones y cuenta además con una caja de 5.000 millones de euros. "Tenemos una empresa que nos está regalando todo el negocio de la fabricación de coches y la parte de banca", apunta e incide en que esa parte financiera tiene un ROE (rentabilidad financiera) del 20%. 

Hoy día es la única firma de automóviles que fabricando coches eléctricos es rentable, algo que ni siquiera ha logrado Tesla. Actualmente posee un 22% de la cuota de este tipo de vehículos en Europa, lo que la convierte en líder de este mercado, gracias a su alianza con Nissan. La compañía tiene un programa de digitalización que implementa desde hace cinco años y dedica alrededor del 20% de sus ventas a invertir en I+D.

En principio, los analistas consultados consideran que su fortaleza en países emergentes como India le permitirá encarar un 2019 que en Europa puede presentarse más complicado por la desaceleración de la economía o la caída de ventas a raíz de la nueva regulación medioambiental más restrictiva para el diésel.

No obstante, hablamos de una firma que por muy mal que se den las cosas en el Viejo Continente tiene detrás al Estado francés que, de acuerdo con los datos de 2017 (los últimos disponibles), es el principal accionista al controlar algo más del 15% de las acciones de la compañía, es decir, un porcentaje similar al de Nissan que, sin embargo, no tiene derechos de voto en la junta de accionistas.

A su posición privilegiada en el mercado de los vehículos eléctricos se suma, por tanto, su fuerte penetración en India a través de Dacia, cuyo presidente en Europa, Jean Christophe Kugler, aseguró hace unos días a la prensa británica que tiene la tecnología eléctrica lista para sacar a la venta un modelo eléctrico a bajo precio, por herencia directa de Renault y Nissan (con las que forma una alianza global que incluye también a Mitsubishi), “y preparada para su lanzamiento comercial”. 

Actualmente el mercado de vehículos de India ha superado al francés o al alemán y las principales casas de análisis estiman que de aquí a los próximos años va a elevar su demanda al menos hasta los 10 millones de automóviles. Solo hay que pensar que en Francia se matricularon el año pasado 2,7 millones de vehículos, un 3% más que el año previo.  

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios