Guerra comercial 

¿Puede 'sabotear' Trump un acuerdo con China que el mercado prevé inminente?

El líder estadounidense ha atacado de nuevo al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, por la fortaleza del dólar

Donald Trump
A Donald Trump no le interesa una solución demasiado rápida para la guerra comercial. / Efe

Estados Unidos y China están al borde de un acuerdo que podría poner fin a su guerra comercial. En el mercado, en la prensa estadounidense se habla de un pacto inminente en el que ambas partes habría hecho cesiones importantes. China habría aceptado reducir sus tarifas, así como levantar las restricciones a los productos agrícolas, químicos, de automóviles, entre otros, mientras que EEUU estaría considerando eliminar la mayoría de las sanciones impuestas a los productos chinos, si no todas. Esto, en medio de nuevos ataques del presidente estadounidense, Donald Trump, al banco central del país, la Reserva Federal. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y los expertos advierten de que al líder de EEUU puede no interesarle un desenlace tan rápido.

Entre los pasos al frente que el gigante asiático estaría dispuesto a dar se incluiría su intención de “equilibrar el campo de juego”. Esto implica que China pisaría el acelerador a la hora de eliminar las limitaciones de propiedad extranjera en las empresas de automóviles y de rebajar los aranceles en los vehículos importados por debajo del 15% que aplica actualmente a los automóviles. El Wall Street Journal pone fecha incluso a la cumbre en la que Trump y Xi Jinping rubricarían su acuerdo: el próximo día 27 en Florida.

Esto, después de un nuevo ataque del líder estadounidense al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, a quien reprocha que el dólar estadounidense está demasiado fuerte y a quien se ha referido como alguien a quien "le gusta aumentar los tipos de interés". "Quiero un dólar fuerte, pero quiero un dólar que sea bueno para nuestro país, no un dólar que sea tan fuerte que nos impida hacer negocios con otras naciones y tomar su negocio", aseveró Trump durante un discurso en la Conferencia de la Conservative Political Action, en National Harbor (Maryland) el pasado fin de semana.

En Pekín mañana arranca el Congreso anual del Partido Nacional, una reunión en la que dará a conocer sus nuevos objetivos de crecimiento este año (podrían situarse en torno a +6,2%), así como mayores detalles sobre el plan de estímulos a la economía para evitar un aterrizaje brusco. Desde Link Securities, Juan J. Fernández-Figares confía en que el gobierno chino siga apoyando al crecimiento tanto por la vía de la política monetaria como de la fiscal.

En concreto, el país prepara una ley que unifica las condiciones para la inversión extranjera que, tal y como explican desde MacroYield, prohibiría la transferencia forzada de tecnología o la interferencia ilegal en las prácticas comerciales extranjeras, aportando una mayor seguridad a las compañías foráneas. Desde su punto de vista, estos avances y la decisión del proveedor global de índices MSCI de incrementar la ponderación de compañías chinas en sus índices de referencia son "factores adicionales que podrían dar un impulso al crecimiento económico" del país.

El ejecutivo de Xi Jinping estaría estudiando, además, una legislación tributaria y otra más para regular sus exportaciones. "Los legisladores chinos planean aprobar una ley unificada para promover y proteger la inversión extranjera. Es necesaria una actualización de esta legislación", dijo hoy Zhang Yesui, portavoz de la ANP, durante una rueda de prensa celebrada en la capital del gigante asiático, de la que se hace eco EFE.

Ojo a la estrategia de Trump

Sin embargo, los mensajes de cautela se mantienen. Los analistas de Bankinter recuerdan que a Trump le interesa mantener vivas las incertidumbres comercial y norcoreana para aumentar la probabilidad de salir reelegido en lo comicios de noviembre de 2020, "así que los avances en ambos asuntos serán lentos", sostienen.

Desde su punto de vista el mandatario evitará desenlaces claramente destructivos porque una caída de las bolsas, a las que ha ligado su futuro en no pocas declaraciones, le perjudicaría. Al mismo tiempo, cualquier solución rápida podría hacerle “prescindible”. Ante un equilibrio tan peligroso, desde la entidad ven necesario que el Banco Central Europeo (BCE) defina cuanto antes qué piensa hacer con los TLTROs, las facilidades de crédito a largo plazo ilimitadas para los bancos, lo que serviría para eliminar parte de la incertidumbre.

Precisamente, el futuro próximo se puede complicar para el mandatario a raíz de la conocida como trama rusa. El fiscal especial encargado del caso, Robert Mueller, tiene previsto presentar próximamente las conclusiones de su investigación que busca esclarecer si hubo un acuerdo ilícito entre Moscú y el equipo de campaña de Trump para perjudicar a Hillary Clinton y favorecer la victoria de Trump en las elecciones de 2016.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios