Miércoles, 20.11.2019 - 11:17 h
Contratados en 2015

Villar Mir finiquita 'la jaula' de derivados de Natixis que le protegía de OHL en bolsa

Los dueños de la constructora contrataron derivados bajistas en octubre de 2015 tras la macroampliación de capital de 1.000 millones. 

Villar Mir
Villar Mir, fundador de Grupo Villar Mir. / EFE

Espacio Activos Financieros, S.L.U es una filial poco conocida de Grupo Villar Mir (GVM), pero es la que está salvando los muebles del imperio familiar desde que se inició la crisis bursátil de la compañía en octubre de 2015. Aquella colocación acelerada de acciones permitió a OHL captar 1.000 millones de euros, si bien escondía una letra pequeña que no aparecía en ningún contrato. Los Villar Mir suscribieron la ampliación, pero entraron con el paracaídas puesto: una maraña de derivados financieros contratados con los bancos de inversión galos Natixis y Société Générale que les ha permitido capear el 'crash' bursátil.

Desde entonces, hace ya 44 meses, las acciones de OHL han perdido un 85% de su valor ajustando el precio a los dividendos (de 6,6 a 1 euro) o un 92% sin hacerlo (de 12 a 1). Los principales accionistas de OHL han logrado sobrevivir a sus efectos con tres diferentes vías: cobro de dividendos, venta de títulos y derivados financieros. Con la primera partida, los Villar Mir se han embolsado unos 0,75 euros por acción en tres años, o unos 107 millones de euros. Con la segunda, la venta de acciones de OHL, otros 98 millones de euros con la colocación sorpresa del 12% de la constructora realizada en junio de 2018.

Pero es la tercera vía la que ha podido dar mayores alegrías a los Villar Mir al neutralizar las gigantescas pérdidas sobre su participación, aunque todavía no han trascendido esas plusvalías. La familia contrató hace tres años coberturas con SG y Natixis sobre 20 millones de títulos. Según consta en los registros de CNMV desde el 23 de abril, uno de los últimos contratos ‘collar equity swap’ sobre un millón de acciones de OHL se extinguió el pasado 15 de abril. Grupo Villar Mir no da más detalles, pero se trata del último derivado contratado con Natixis en octubre de 2015, según la documentación vista por ‘La Información’.

“Con fecha 15 de octubre de 2015, Espacio Activos Financieros, S.L.U. contrató con Natixis un ‘collar’ sobre 5 millones de acciones de OHL de las mantenidas a través del Equity Swap y vencimiento escalonado entre 15 de abril de 2018 y el 15 de abril de 2019, al objeto de cubrir el riesgo derivado del valor razonable de las acciones mencionadas. El collar supone la venta de una opción de compra (call) y la adquisición de una opción de venta (put). Este derivado no es considerado como de cobertura contable, reflejándose el impacto de sus variaciones en la cuenta de pérdidas y ganancias”, explicÓ Manuel Garrido, consejero delegado de GVM, en las cuentas de la firma del pasado año.

Como publicó ‘La Información’ en enero, la estructura de derivados desplegada durante estos años es de tipo ‘collar equity swap’, vendiendo la ‘call’ y comprando la ‘put’ para generar un efecto neutro en teoría. Es una estrategia usada para abaratar los coste de la protección en el largo plazo y solo puede ser diseñada a medida por un gran banco de inversión ya se trata de una operación ‘fuera de mercado’ entre dos partes. También se usa cuando se esperan caídas mayúsculas del precio del activo. Espacio Activos Financieros admite ante el auditor que esa inversión en derivados no puede pasar como ‘cobertura contable’, sino que es una ‘inversión financiera’ o “meramente especulativa”, una de las actividades a las que se dedica la filial de los Villar Mir.

¿Cuál es el funcionamiento básico de este tipo de instrumentos? “De acuerdo con los contratos de equity swap firmados por la sociedad, ésta se obliga al pago de intereses referenciados a mercado (Euríbor) por el nocional de la operación y recibe los dividendos de las acciones de OHL junto con la diferencia de cotización entre la fecha de inicio y la de vencimiento sobre un número de acciones”, según describe la filial de los Villar Mir. Dicho de otro modo, hay un pago fijo a SG y Natixis, que poseen las acciones durante ese tiempo, a cambio de poder cobrar los dividendos y beneficiarse de los efectos del derivado.

El paquete inicial de acciones ‘enjaulado’ en derivados por los Villar Mir ascendía a 20 millones de títulos, aunque a cierre de 2017, los títulos afectados sumaban 26 millones de acciones, o un 8,9% del capital de OHL. La mayor parte de esos derivados han ido extinguiéndose desde abril de 2018 y lo últimos todavía activos, en octubre de 2019. La progresiva terminación de estos contratos ha ido animando a OHL, donde los Villar Mir todavía controlan algo más del 34% de las acciones. La constructora subió este miércoles subió un 11%, hasta 1,11 euros. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING