Sábado, 07.12.2019 - 14:37 h
Apelan a "recuperar el control" de la inmigración

En qué se parecen las medidas de Francia en inmigración y las del programa de Vox

El Gobierno de Emmanuel Macron ha anunciado un paquete con 20 polémicas medidas bajo el argumento de la lucha contra el fraude y los abusos.

Inmigración, inmigrantes, inmigrante andando, pobreza, pobre
En qué se parecen las medidas de Francia en inmigración y las del programa de Vox. / EUROPA PRESS/JAVIER TORMO - Archivo

Uno de los grandes retos en la actualidad para la UE es el control de la crisis migratoria que, desde 2016, ha elevado el número de muertes de migrantes que, en la mayoría de los casos han perdido la vida en el Mediterráneo. Pero también es un gran reto la 'avalancha' de inmigrantes ha provocado que Bruselas haya buscado en Turquía un aliado para contener a más de 3,2 millones de refugiados (a cambio de 6.000 millones de euros).

Y ni aún así ha sido suficiente para evitar el aumento de la inmigración. Por eso, el Gobierno francés, con el argumento de luchar contra el fraude y los abusos, ha anunciado este miércoles que va a restringir y endurecer los controles en algunas de las prestaciones sanitarias para los inmigrantes en situación irregular y los demandantes de asilo, entre otras medidas que, en este sentido, recuerdan a las incluidas por Vox en su programa electoral.

El objetivo de estas medidas, 20 en total es "recuperar el control de nuestra política migratoria", tal y como ha destacado en una comparecencia ante la prensa el primer ministro francés, Édouard Philippe, en un discurso que recuerda mucho al que lleva utilizando el líder de Vox, Santiago Abascal, desde hace meses para referirse al plan de su partido en materia migratoria. Sin ir más lejos, en el debate electoral del pasado lunes, Abascal argumentaba que la soberanía de España le permite controlar sus fronteras con firmeza, para justificar su proyecto de construir sendos muros infranqueables en las fronteras de Melilla y Ceuta con Marruecos.

Pero no es la única similitud entre las medidas del Gobierno francés y Vox. A partir de 2020, Francia fijará cada año cuotas para dar permisos de trabajo a los no europeos en función de las necesidades no cubiertas de mano de obra. Un sistema que recuerda al de países como Australia y Canadá y que supone una limitación severa del flujo migratorio, especialmente en épocas de crisis económicas y de aumento del nivel de desempleo. Actualmente, el Servicio de Desempleo cifra en 150.000 los puestos de trabajo demandados y no cubiertos en Francia. 

En una línea similar (aunque sin explicitar la demanda de empleo) se mueve Vox en su programa electoral, el mismo de 2018 bajo el título de '100 medidas urgentes para España' y en el que su punto 22 señala: "La inmigración se afrontará atendiendo a las necesidades de la economía española y a la capacidad de integración del inmigrante. Se establecerán cuotas de origen privilegiando a las nacionalidades que comparten idioma e importantes lazos de amistad y cultura con España".

Sin atención sanitaria en tres meses

Pero una de las medidas del Gobierno francés que más reacciones en contra ha suscitado entre la izquierda e incluso entre algunos parlamentarios del partido del presidente, Emmanuel Macron, que han amenazado con votar en contra, es limitar las prestaciones sanitarias de los que presenten una demanda de asilo durante los primeros tres meses. En ese período solo recibirán atención de carácter urgente para desincentivar a quienes hacen la solicitud por razones médicas. Así, se endurecerán las verificaciones de los beneficiarios de la llamada Ayuda Médica Estatal (AME) para los inmigrantes sin papeles, que deberán obtener una autorización médica específica para recibir ciertos tratamientos, como operaciones de cataratas y de rodilla o sesiones de fisioterapeuta.

Una medida que también recuerda a la que Vox incluye en su programa para desincentivar la inmigración. Literalmente, el punto 17 del programa insta a "acabar con el efecto llamada: cualquier inmigrante que haya entrado ilegalmente en España estará incapacitado, de por vida, a legalizar su situación y por lo tanto a recibir cualquier tipo de ayuda de la administración". Paralelamente, el punto 59 propone la "eliminación del acceso gratuito a la sanidad para inmigrantes ilegales y copago para todos los residentes legales que no tengan un mínimo de 10 años de permanencia en nuestro suelo. Se cubrirán únicamente servicios de urgencia".

Y hay más similitudes. Vox propone en el punto 20 de su programa que se debe "elevar la exigencia en nivel de idioma, tributación e integración para la adquisición de la nacionalidad. Posibilidad de perder la nacionalidad adquirida por actividades contra la soberanía, seguridad o independencia nacional". Algo muy similar a otras de las medidas de Francia, que establece el aumento del nivel de francés requerido para la nacionalización, el fortalecimiento del personal de la Oficina Francesa para la Protección de Refugiados y Apátridas (Ofpra), la apertura de un proyecto para simplificar los procedimientos de expulsión a los extranjeros sin oficio o tributación imputable o la lucha contra los campamentos de inmigrantes.

Como contramedida, Francia prevé la construcción, a partir de 2020, de tres nuevos centros de detención administrativa de gran capacidad: en Lyon y Burdeos (140 cada uno), así como en Olivet, cerca de Orleans (con 90 plazas). El argumento es que esto debería ayudar a mejorar la tasa de deportación, uno de los principales talones de Aquiles de la política de migración francesa. Por su parte, Vox propone en los puntos 14 y 15 de su programa la "deportación de los inmigrantes ilegales a sus países de origen" y la "deportación de los inmigrantes que estén de forma legal en territorio español pero que hayan reincidido en la comisión de delitos leves o hayan cometido algún delito grave".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING