Lunes, 15.10.2018 - 19:49 h
Camino a la ralentización económica

La economía flojea en vísperas del primer 'test' al Gobierno Sánchez de OCDE y FMI

Tensión en el Ministerio de Economía ante la visita de los 'hombres de negro' de los organismos internacionales: preocupa el déficit y el empleo.

Gráfico desaceleración económica Septiembre 2018

El destino ha querido que el Gobierno de Pedro Sánchez se haya encontrado con el peor dato del mercado de trabajo en cuatro años justo en vísperas de recibir la visita de los 'hombres de negro' del FMI y de la OCDE. Los organismos internacionales tomaron la decisión de suspender el encuentro con las autoridades españolas previsto para el pasado mes de junio tras el terremoto político que devino en el relevo de Mariano Rajoy y el ascenso de Pedro Sánchez y del PSOE al Gobierno de España.

Han pasado cerca de 100 días desde entonces y al Gobierno de Sánchez le toca ahora someterse al examen de los organismos internacionales, que, según fuentes de la Administración, aterrizarán en España en los próximos días para reunirse con autoridades gubernamentales, organismos reguladores, agentes sociales e institutos de análisis para formarse su opinión sobre la situación de la economía española.

La visita se produce en un contexto que ofrece más incertidumbres que hace tres meses. Los datos de paro y afiliación a la Seguridad Social correspondientes al mes de agosto han ofrecido una instantánea inquietante. La ocupación que hace un año crecía al 3,5% hoy lo hace al 2,9% y la capacidad del mercado de trabajo para reducir el número de parados se ha desacelerado de forma muy intensa y amenaza con dejar en el entorno del 15% la frontera del paro estructural español, como por otra parte ya advirtieron algunos organismos internacionales.

La mala suerte para el equipo económico de Pedro Sánchez es que la elevada tasa de paro y la dificultad de España para crear empleo es una de las principales preocupaciones de los organismos internacionales, que desde hace lustros claman porque España habilite un mercado de trabajo más flexible y acabe con la dualidad actual entre temporales e indefinidos, que lejos de atenuarse durante la crisis se ha agravado.

La otra gran preocupación de los organismos multilaterales es la mayor o menor atención de los gobernantes a los objetivos de reducción de déficit acordados por el Gobierno. Se avecinan curvas en ese capítulo y en el Ministerio de Economía son muy conscientes de ello. "La preocupación es grande. En el Ministerio están atacados con este asunto", asegura una fuente no oficial del Ministerio de Economía. 

Nadia Calviño maniobró con eficacia en primera instancia para dar carta de naturaleza en Bruselas a una senda de reducción del déficit más realista y más adecuada al plan presupuestario que la presentada en su día por el Gobierno del PP. Sin embargo, la negociación presupuestaria abierta con el bloque de izquierdas ha introducido nuevas incertidumbres sobre esa senda presupuestaria.

Los negociadores de Unidos Podemos se han marcado la modificación al alza del techo de gasto planteado en su día por el Gobierno como una de sus líneas rojas en la negociación y en Economía saben que la mera amenaza de incrementar el gasto público en un contexto de ralentización  económica, y cuando España aún arrastra un importante déficit presupuestario y una deuda en el entorno del 100% del PIB, no será bien recibida por los organismos internacionales.

Las autoridades del Gobierno deberán dar respuesta a estas cuestiones y también a otras relacionadas con la financiación del sistema de pensiones, la falta de reformas estructurales o la atonía de su política fiscal, que ya han sido puestas en cuestión en el pasado.

Una economía en desaceleración

Lo malo para las autoridades gubernamentales es que ya no podrán presentar el aval del extraordinario desempeño económico del país como defensa. España continúa creciendo a un ritmo reseñable, pero tanto la Airef como los propios indicadores adelantados publicados por el Ministerio de Economía (ver gráfico) hablan de una ralentización económica incipiente.

La Autoridad de Responsabilidad Fiscal ha avanzado incluso que la economía crecerá seis décimas en los dos últimos trimestres y que bajo esos parámetros el PIB podría incumplir en una décima el objetivo planteado en el cuadro macro: crecería un 2,6%, en lugar de un 2,7%. 

Hasta desde el propio Gobierno se admite esta dinámica. El secretario de Estado de Seguridad Social aseguró este martes que el dato de afiliación no se explicaba tanto por el peor desempeño de la campaña turística estival como por una situación más estructural de desaceleración. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios