Derechos acumulados o consolidados

Plan de pensiones o plan de previsión aseguro: ¿cuál me conviene más?

Existen muchos factores que pueden hacer que los que ya piensan en la jubilación se inclinen a empezar a ahorrar usando una u otra modalidad ofrecida por diferentes empresas y asociaciones.

Las pensiones que no tienen que pagar impuestos en la declaración de la Renta
Pensionista, pensiones, jubilado
©️[shironosov] a través de Canva.com

Tanto los planes de previsión asegurados como los de pensiones son herramientas para generar ahorros a largo plazo, por lo que muchas personas prefieren la segunda, más convencional y mejor conocida. Pero para complementar la jubilación, existen diferencias clave que separan estos dos vehículos y que es mejor conocer antes de decidirse por uno.

En primer lugar, el plan de previsión asegurado se parece al de pensiones en algunos aspectos prácticos: ambos pueden tomar forma como capital, rentas o una forma mixta, y se pueden rescatar antes de la jubilación en situaciones extraordinarias, si el titular lo requiriera. En todo caso, el rescate tendrá la consideración fiscal de rendimientos de trabajo.

Ventajas fiscales

También cuentan con ventajas fiscales que funcionan como incentivos para que la gente ahorre en aras del futuro como poder desgravar hasta 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas o 2.000 euros (la cantidad que sea menor) de las aportaciones que hace anualmente. Además, los derechos de ambos tipos se pueden movilizar a planes distintos, así como entre planes de diferente tipo.

En cuanto  las diferencias, una de las principales es la instrumentalización de cada herramienta. Los planes de pensiones funcionan, redundantemente, como fondos de pensiones que acumulan capital que se considera derechos consolidados. Por otro lado, los fondos de previsión asegurados dependen de una póliza de seguros, situación en la que se habla de derechos acumulados.

Las figuras más importantes de los planes de pensiones son el partícipe, encargado del ahorro, el beneficiario -que puede coincidir con el partícipe, y el promotor- y la entidad, empresa o asociación que promueve el plan. En el caso de los planes de previsión asegurada está el beneficiario, que contribuye al plan; el asegurado, que puede ser el mismo beneficiario o no, y el beneficiario, que puede ser más de una persona.

La parte más importante para mucha gente es la diferencia entre la rentabilidad de ambos planes. Un plan de previsión asegurado ofrece rentabilidad asegurada mediante un número de técnicas actuariales, pero solo algunas modalidades de planes de pensiones tienen esta garantía. 

Mostrar comentarios