Jueves, 23.11.2017 - 10:31 h
Preocupados por el 1 de octubre

Botín, Pallete, Fainé, FG y Roig crean un G-5 para supervisar la agenda política

Los responsables de Santander, Telefónica, La Caixa, BBVA y Mercadona mantendrán reuniones cada tres meses para revisar la situación del país.

José María Álvarez-Pallete
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Los principales empresarios españoles se reunirán cada tres meses para analizar la situación del país. Según ha podido confirmar Lainformacion.com, los presidentes de cinco de las mayores compañías del país han acordado organizar una serie de reuniones periódicas con el objetivo de comentar y debatir, en un ambiente reservado y con cierta confianza, sobre diferentes temas de actualidad que les preocupan a ellos y a sus compañías. El primer encuentro entre ellos ya se ha celebrado y el siguiente tendrá lugar en unos dos meses.

Los cinco nombres que se han organizado para poner en marchar este club de empresarios VIP son el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete; la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, que estuvo este año en el Club Bilderberg; el presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé; el máximo responsable del BBVA, Francisco González; y el de Mercadona, Juan Roig. Cuatro hombres y una mujer, o tres representantes de bancos, uno del sector de las telecomunicaciones y un quinto de una cadena de supermercados (la única que no está presente en el Ibex 35), son sus 'fundadores'.

La primera cita reservada de este nuevo G-5 tuvo lugar el pasado 4 de septiembre en la sede de Telefónica en Madrid. Según acordaron los presentes, la próxima se celebrará unos días antes de las Navidades. El formato que han escogido es el de una café informal, en la sede de una de sus compañías.

Los cinco empresarios, según las fuentes consultadas por Lainformacion.com, destacaron en la reunión el "buen ambiente" que  existió entre ellos y el deseo de seguir celebrando este tipo de encuentros en privado cada trimestre. Hablaron, eso sí, de mejorar en algún aspecto: por ejemplo, quedaron en prepararse con más profundidad junto a sus equipos personales los temas a tratar en la próxima cita, ya que la del día 4 fue solo una primera toma de contacto. Incluso hablaron de llevar algún documento preparado ex profeso para la ocasión.

En esa primera reunión, los cinco empresarios hablaron de la situación política del país y, cómo no, sacaron a colación el referéndum de Cataluña. La principal conclusión a la que llegaron es que había que "tender puentes" entre el Gobierno central y la Generalitat a partir del lunes 2 de octubre.

Los escraches a Fainé

En la cita se encontraba Isidro Fainé, prohombre de La Caixa, y que ha sufrido hasta tres escraches en su domicilio por parte de independentistas que han pedido un posicionamiento del banco catalán a favor del proceso secesionista. La entidad con sede central en la Avenida Diagonal de Barcelona ya se opuso a la consulta del 9-N y también recibió ataques por parte de radicales. 

Isidro Fainé.
El presidente de la Fundación La Caixa, Isidre Fainé.


Otro asunto que abordaron en la cita, según fuentes conocedoras de lo sucedido, fue el ascenso que podría protagonizar Podemos en los sondeos demoscópicos de opinión en los próximos meses. Uno de los presentes habló, incluso, de encuestas propias que apuntaban en ese sentido y destacó que su compañía había detectado que el partido de Pablo Iglesias estaba subiendo en intención de voto, debido a que españoles tradicionalmente de izquierdas les podían ver como unos buenos mediadores entre los partidos constitucionalistas y los independentistas.

También se abordó, añaden estas fuentes, la posibilidad de que Pedro Sánchez pudiera presentar una moción de censura contra Rajoy en los próximos meses, pero los presentes llegaron a la conclusión de que había que esperar al día 2 de octubre para comprobar cómo evolucionaba la política.

Fuentes cercanas a la Presidencia del Gobierno indican que fueron informados de la celebración de esta cumbre informal de grandes empresarios y del deseo de celebrar más en un futuro. Destacan que Mariano Rajoy no tiene relación habitual con estos presidentes de compañías y restan valor a una cita donde, según dicen, fue más bien una "reunión de amigos".

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín.
Ana Botín en una Junta de Accionistas del Santander.

La ausencia de otros empresarios

El G-5 de empresarios no es una organización formal, indican las fuentes consultadas. No tienen previsto, por tanto, redactar unos estatutos, ni nombrar a un presidente o fijar una hoja de ruta concreta. No descartan, además, incorporar al grupo a otros importantes colegas. En concreto, las mismas fuentes citan el caso de Pablo Isla, presidente de Inditex.

En el G-5 hay destacadas ausencias de empresarios que, en el pasado, sí participaron en encuentros de este tipo. Es el caso, por ejemplo, de Antoni Brufau (Repsol), José Manuel Entrecanales (Acciona), Florentino Pérez (ACS) o Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola).

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios