Lunes, 20.05.2019 - 17:27 h
Máxima tensión tras el 21-D

Cecot prepara el asalto a la patronal Foment tras la victoria independentista

La patronal de las pymes impulsará a su líder, Antoni Abad, como nuevo presidente de los empresarios catalanes en sustitución de Gay de Montellà.

Antoni Abad, presidente de Cecot, junto a Mariano Rajoy.
Toni Abad, presidente de Cecot, junto a Mariano Rajoy.

Es el momento de asaltar el poder. La patronal más antigua de España, la catalana, se prepara para un 2018 convulso con el relevo de Joaquim Gay de Montellà (que no se puede volver a presentar) como el hito más importante. Superadas las elecciones catalanas y a la vista del reparto de fuerzas, en Cecot, donde se agrupan cientos de pymes del Vàlles, consideran que ha llegado el momento de impulsar a su histórico líder, Antoni (o Toni) Abad. Peleará por la presidencia de Foment del Treball Nacional con el candidato oficialista, Joan Castells, presidente y consejero delegado de la mutua de seguros FIATC.

La relación entre Cecot y Foment es de máxima tensión en este momento. La primera va por libre y tiene opinión propia al margen, situación que no gusta en el equipo de Gay de Montellà que ha llegado a plantear internamente incluso la expulsión de sus rivales, pero finalmente se echó atrás. Así, el resultado de las elecciones catalanas no ha hecho más que evidenciar la enorme brecha que existe entre ambas partes enfrentadas y que no tiene fácil solución.

Fuentes empresariales explican que Cecot se ha ofrecido a ejercer de mediador entre el Gobierno de Mariano Rajoy y las fuerzas independentistas, cuestión que en Foment tampoco ha agradado. De hecho, en la junta de la patronal catalana celebrada ayer se excluyó a Cecot del orden del día, de modo que su postura solo podrá ser escuchada en el seno de la organización en la próxima reunión prevista para enero. 

Ante esta situación, en Cecot consideran que ha llegado el momento de intentar alcanzar la presidencia de Foment. Abad lleva tiempo aspirando al cargo, pero es ahora cuando más apoyos está recibiendo. La patronal de las pymes vallesas ha tomado una participación activa en algunos aspectos del llamado proceso independentista, una actitud que -según creen- les beneficiará de cara a un proceso electoral interno que podría provocar un vuelco histórico en el seno del empresariado catalán.

El presidente de la patronal Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà.

Tres han sido los movimientos de Cecot en los últimos meses que han agrandado aún más la división interna: la defensa del derecho de consulta de los catalanes (Abad no hizo una apuesta por la secesión de Cataluña, sino que manifestó que lo que él quería era que los ciudadanos se expresaran en las urnas), la participación en la llamada 'Taula per la democràcia' (Mesa por la democracia) y la carta que la patronal del Vallès envió al ministro de Economía, Luis de Guindos, tras la aprobación del famoso 'decreto Fainé' que permitía que el cambio de domicilio social de empresas como CaixaBank pudiera efectuarse con una decisión del consejo de administración. Cecot le expresó por escrito al ministro su disconformidad con un decreto-ley que, bajo el punto de vista de la organización catalana, ha cambiado el sistema mercantil español. 

Foment, Cecot y el 21-D

Cecot ha expresado su opinión sobre el resultado del 21-D al margen de Foment, una visión totalmente diferente en cada caso. Mientras el equipo de Gay de Montellà instó a Ciudadanos y Arrimadas a intentar formar Gobierno, la patronal vallesa pidió a los nuevos parlamentarios que tengan "coraje político" y "lleguen a consensos en el ámbito económico" y desarrollen las reformas pendientes.

"Para alcanzar la estabilidad, primero se tiene que restablecer la normalidad en el funcionamiento de las instituciones catalanas", defendían. "La prioridad del nuevo Govern tiene que ser trabajar para mejorar la competitividad-país y, para hacerlo, entre otras cosas, hace falta que impulse las reformas estructurales pendientes", añadían. Cecot invitaba también a las fuerzas políticas ganadoras en que pacten y se centren en generar "competitividad empresarial", lo que a su vez generará "progreso y bienestar social" en Cataluña.

Abad y Cecot no van a dar su brazo torcer, asegurán desde el Vallès, más allá de la relación que tengan con Junts per Catalunya y con ERC. El relevo en la patronal catalana, por cierto, coincidirá en el tiempo con la sucesión en la CEOE, donde ya se están produciendo movimientos para ocupar el sillón de otro catalán, Juan Rosell.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios