Miércoles, 26.06.2019 - 14:47 h
Corporance forma parte de la red europea ECGS

El primer 'proxy advisor' español pide el rechazo a Torres en la junta del BBVA

Considera excesiva la retribución del actual presidente del banco y recomienda a los socios instituciones que voten en contra de su nombramiento.

Carlos Torres, BBVA
La junta del BBVA tiene que ratificar el día 15 a Carlos Torres como presidente. / EFE

Los máximos responsables del BBVA trabajan bajo sordina en la preparación de la junta general que tendrá lugar en Bilbao el próximo día 15 de este mes. La asamblea anual constituye una especie de 'Rubicón' para el nuevo presidente de la entidad, Carlos Torres, cuya promoción  de la mano de Francisco González (FG) ha coincidido con el escándalo de los 'servicios' contratados años atrás por la entidad al excomisario Villarejo y cuyo nombramiento como máximo responsable del banco tiene que ser sometido todavía a la ratificación de la masa social de accionistas.

​La confirmación de Carlos Torres en el cargo de presidente no está en peligro pero eso tampoco significa a priori que el sucesor de FG vaya a ser aclamado con el respaldo unánime de toda la junta como sería deseable en un momento especialmente crítico para el banco. Los asesores que inducen el voto de los accionistas, los llamados 'proxy advisors', están al acecho de los movimientos protagonizados por la entidad desde que se conocieron las escuchas telefónicas y su percepción sobre dichos episodios condiciona lógicamente los informes de recomendaciones que están siendo emitidos estos días a los mercados. 

El primer proxy advisor constituido en España, que es la firma Corporance asesores de voto S.L., ha distribuido su dictamen de recomendaciones de cara a la junta del día 15 y los resultados no son precisamente muy halagüeños para el flamante presidente del BBVA. La entidad, que está integrada en la red internacional ECGS (Expert Corporate Governance Services), no ha querido comentar los pormenores de su decisión pero algunos de los fondos de inversión que han recibido la propuesta han asegurado que la recomendación induce a un claro voto de castigo contra Carlos Torres.

Corporance no entra a valorar los acontecimientos recientes que afectan a la reputación del banco pero el fantasma del 'caso Villarejo' sobrevuela, aunque sea de pasada, sobre la figura del nuevo presidente de la entidad que, a fin de cuentas, es el que tiene que someterse al refrendo de la junta de accionistas. El 'proxy advisor' considera inadecuado el nivel retributivo anunciado por el BBVA para Carlos Torres teniendo en cuenta que una buena parte de las competencias ejecutivas serán repartidas con el nuevo consejero delegado Onur Genç.

Objetivos particulares y no financieros

Torres ganará este año un salario fijo de 2,45 millones, pero además tendrá opción a incrementar su retribución con un variable que puede alcanzar hasta otros tres millones de euros. La política de remuneraciones acordada por el BBVA para 2019 se ha orientado de acuerdo con la separación efectiva de poderes entre el presidente y el consejero delegado, estableciendo para cada uno de ellos objetivos de carácter específico. En el supuesto de Carlos Torres dichos objetivos particulares están vinculados parcialmente con indicadores no financieros, como es principalmente el liderazgo en la transformación tecnológica del banco.

En todo caso lo que sí está claro es que Torres ganará más que Genç, quien dispondrá de una retribución fija de casi 2,2 millones de euros. Además, el ratio entre fijo y variable es el mismo para ambos, lo que tampoco termina de convencer a los asesores de voto. Es cierto que el presidente del BBVA sigue manteniendo carácter ejecutivo pero el hecho de que disponga a su lado de un consejero delegado es algo que produce también rechazo entre los 'proxy advisors'. En el mundo anglosajón cuando un presidente convive con un consejero delegado la función del primero debe ser meramente representativa o institucional dejando que el segundo sea el primer ejecutivo y el que obtenga la mejor retribución de acuerdo con su mayor responsabilidad.

La singularidad del gobierno corporativo adoptado por el BBVA ha generado también suspicacias en el Banco Central Europeo (BCE) y se va a traducir en un primer revés para Carlos Torres en su estreno como presidente ante la junta general. La filial española de ECGS ha recomendado a los fondos de inversión el voto en contra del nombramiento del presidente, al tiempo que solicitan la abstención en la designación del consejero delegado. Habrá que ver ahora la incidencia que esta propuesta tiene entre los accionistas institucionales el 15 de marzo, un día en la que los múltiples analistas y observadores de la comunidad financiera internacional tendrán puestos los ojos en el BBVA.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios