Miércoles, 12.12.2018 - 13:34 h
El futuro de la energía nuclear

Otro incidente en Vandellós golpea a un CSN agitado por el cambio de consejeros

El suceso tardó cinco días en ser registrado y el pleno no fue informado, lo que ha desatado las críticas de los técnicos.

Central nuclear de Vandellós (Tarragona) propiedad de Endesa e Iberdrola.
Central nuclear de Vandellós (Tarragona) propiedad de Endesa e Iberdrola. / EFE

En la madrugada del lunes 2 de julio al martes 3, sucedió algo en la central nuclear de Vandellós II, en Tarragona. En el lenguaje habitual del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), fue un suceso relacionado con el mal funcionamiento de una válvula de seguridad que no supuso riesgo para las personas o el medio ambiente. El incidente no se recogió de forma oficial en la página del Consejo hasta el sábado 7 de julio. Según fuentes del organismo, el pleno del CSN no fue informado de la situación en la reunión que mantuvo el miércoles 4 de julio.

El suceso en Vandellós y la falta de constancia oficial del mismo a lo largo de la semana ha agitado unas aguas ya de por sí revueltas en el CSN. La Asociación Profesional de Técnicos en Seguridad Nuclear (ASTECSN), según fuentes al tanto de los hechos, envió el viernes 6 de julio una carta a la presidencia del Consejo en la que protestaba por la forma en que se había gestionado el incidente. Al día siguiente, el CSN recogió la información sobre lo sucedido en la central como información preliminar.

Según el CSN, en la central de Vandellós -propiedad de Endesa (78%) y de Iberdrola (32%)- en la noche del día 2 hubo un problema con una válvula. Resumido: se detectó "un valor de presión fuera del rango admisible, incumpliendo con ello las bases de diseño del sistema". Todo cuando la central se encontraba en el proceso de calentamiento para una posterior conexión a la red.

Información y normas

El organismo que gestiona la planta por cuenta de Endesa e Iberdrola, la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós (ANAV) admite que el incidente se registró el día 2 de julio y no se notificó hasta cuatro días después. Las normas del CSN distinguen, según su importancia, entre sucesos que deben ser notificados de forma inmediata o en 24 horas. Pero ANAV lo explica: el procedimiento interno de comprobación del problema llevó tiempo y se comunicó cuando se confirmó.

La versión oficial del CSN sobre la gestión del suceso es rotunda: "Se han cumplido todas las normas". Fuentes del organismo señalan que, al margen de la notificación oficial, el CSN y sus inspectores estuvieron al tanto de la situación desde el primer momento

Vandellós está desconectada de la red desde hace cuatro meses por una sucesión de problemas que desataron las críticas de organizaciones ecologistas y ciudadanas y que provocaron incluso la apertura de diligencias de investigación por parte de la Fiscalía de Tarragona. El nuevo incidente mantiene la incógnita sobre el reenganche a la red de la instalación. La parada de Vandellós, junto a la de Almaraz -por recarga- la pasada primavera fue uno de los factores que contribuyó a la subida de los precios de la luz en los últimos meses.

La polémica por la gestión de los incidentes revela las tensiones que vive el CSN en los últimos tiempos. La ponencia del Congreso que se encarga de las relaciones con el CSN aprobó en junio por unanimidad “la necesidad de no prorrogar en ningún caso el mandato del actual y reprobado presidente del CSN”, Fernando Marti, que acaba su mandato de seis años en diciembre.

El relevo de consejeros

No se trata sólo de Marti. Además del presidente, otros tres consejeros acaban mandato. Jorge Fabra -que sustituyó en el CSN a la presidenta del PSOE, Cristina Narbona- finaliza su periodo en diciembre. Otros dos, Fernando Castelló (nombrado a propuesta del PP) y Rosario Velasco (ex diputada del PSOE) terminan en febrero de 2019. Permanece, porque fue nombrado en octubre de 2015, Javier Dies Llovera, nombrado también por el PP.

Entre las propuestas del Congreso figura que el CSN apruebe, antes de que Marti acabe mandato, "un procedimiento específico de gestión de discrepancias técnicas, con el objetivo de impulsar el debate interno, garantizando que las discrepancias técnicas sean conocidas por el Pleno, antes de que los expedientes que presenten discrepancias sean aprobados".

Con el CSN en abullición por la inminencia y profundidad de los cambios, incidentes como el de Vandellós se convierten en pelea política con facilidad. Para la asociación ASTECSN es una muestra más de una gestión -la de Marti- muy discutible; para la dirección del Consejo, un asunto poco relevante que se utiliza con intencionalidad política. Hay pelea.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios