Martes, 17.09.2019 - 01:48 h
Tras las críticas de Sánchez

Netflix no es la única: cinco gigantes tech pagaron sólo 31 millones en impuestos

Apple, Google y Microsoft tuvieron que pagar más a Hacienda tras varias inspecciones. Alibaba abonó apenas 20.000 euros en su primer año en España.

Tecnológicas Impuestos

No la mencionó. Evitó decir su nombre, pero la referencia era más que clara. "Una conocida plataforma digital pagó en España 3.146 euros en concepto de Impuesto de Sociedades", afirmó el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante su discurso de investidura. Era Netflix. Pero como él mismo aseguró, no es la única. Los cinco gigantes tecnológicos, con un negocio real en España de varios miles de millones de euros, pagaron apenas 31 millones del último año fiscal del que hay cifras. Por contextualizar con grandes compañías españolas del Ibex 35, Telefónica o la plataforma tecnológica de reserva online Amadeus pagaron 28 y 11 veces más por sí solas.

El caso de Netflix se ha convertido en paradigmático durante el debate de las grandes tecnológicas en las últimas semanas. El gigante del vídeo en streaming no tenía sociedad en España hasta que en 2018, cuando abrió su propio centro de producción, decidió crear dos filiales. Entre ambas en ese primer ejercicio pagó esos 3.100 euros. ¿La razón? Los pagos de sus cientos de miles de usuarios en el país acaban en su matriz holandesa, donde la tributación es muy inferior. Pero, aunque ha sido la única mencionada por Sánchez, no se trata de la única.

Microsoft, Amazon, Google, Facebook y Apple manejan algunos de los productos y servicios más utilizados en todo el mundo. Entre todas ellas tienen una valoración en bolsa de más de 4 billones de dólares (3,5 billones de euros, es decir, algo más de tres veces el PIB anual español). Y entre todas ellas, según las cuentas presentadas por sus diferentes filiales en España, suman apenas 31 millones de euros en concepto de Impuesto de Sociedades. Es decir, de media pagaron en torno a 6 millones de euros, una cantidad a años luz de lo generado realmente por su actividad en el mercado local.

Esta es la cifra que pagaron en el año 2018 (o en 2017, en caso de que aún no hayan presentado las cuentas en el Registro) de manera 'voluntaria'. A esto hay que sumar algunas regularizaciones y pagos tras inspecciones ejecutadas por Hacienda. En el caso de Google, pagó otros 2,7 millones extra sólo en impuestos no pagados, junto a unos 300.000 en intereses de demora. No fue el único. En 2017, Apple también pasó por caja y Microsoft dio por perdidos los 11,9 millones de euros que debía a Hacienda después de estar años pleiteando con ella en los tribunales de justicia.

Hay que tener en cuenta que estas compañías tienen un negocio real muy superior al que declaran en España. Por ejemplo, Google ingresó con su filial casi 100 millones de euros. La realidad es que varios estudios colocaron ese negocio en el entorno de los 800 millones de euros. ¿La razón? Su sociedad local actúa como comisionista, pero la facturación de sus servicios vinculados a la nube o a la publicidad online se hace desde Irlanda, donde está la matriz y la propiedad intelectual y con un tipo impositivo muy inferior al español. No es una excepción. El resto de compañías tienen ingenierías similares con sedes en países como Holanda o Luxemburgo, que permite reducir sus cuentas (y sus beneficios) en España.

Las cinco grandes no están solas

Estas cinco grandes compañías no están tampoco solas. Además de Netflix, se suman otras compañías con facturas fiscales muy reducidas. Hay un caso llamativo como el de Aliexpress, una de las divisiones del gigante chino Alibaba. Éste declaró un Impuesto de Sociedades de apenas 21.000 euros en el primer año de actividad de su filial en España. O Paypal que, pese a tener un enorme negocio de comisiones por los pagos online en su plataforma de más de 3.700 millones de euros y una valoración en bolsa de 123.000 millones, apenas aportó a las arcas públicas 64.500 euros el pasado año en tributos vinculados a sus beneficios.

La última que ha tenido que pasar por caja precisamente por una inspección de Hacienda es Cisco, dedicada a la fabricación de equipos vinculados al sector de las telecomunicaciones y una valoración en bolsa de más de 200.000 millones. Tuvo que abonar 6,8 millones de euros en 2018 (el triple de lo que suele abonar en los últimos años) extra por una inspección sobre el Impuesto de Sociedades de los últimos años. Algo similar a lo ocurrido con Oracle, uno de los gigantes del 'software' informático.

"Insostenible", pero sin medidas

Este es el contexto en el que el presidente en funciones del Gobierno señaló con el dedo, sin pronunciar su nombre, a Netflix. "Esto no sólo resulta insostenible, sino que atenta contra los más elementales principios de responsabilidad y de justicia fiscal", apuntó Sánchez, en un discurso en el que no hubo un solo anuncio fiscal para cambiar esta forma de tributar de estas grandes plataformas.

De hecho, el propio Sánchez durante el discurso pronunciado en el Congreso de los Diputados volvió a confirmar que la llamada 'Tasa Google', que pretendía gravar los servicios de algunas de estas plataformas prestados en España, no se puede crear de manera unilateral por parte del Ejecutivo. "Sólo pueden hacerse desde Europa", apostilló, confirmando lo que ya se sabía: si no hay acuerdo en la UE o en la OCDE, entonces actuarían.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios