Lunes, 22.07.2019 - 04:03 h
Duras críticas hacia Rivera

El ala liberal de Garicano y los ex de UPyD agrietan Cs en una ejecutiva de infarto

El partido se rompe en dos por el "giro a la derecha" de la ejecutiva. Aunque los críticos son minoría, abren una crisis de consecuencias inciertas.

El ala liberal de Garicano y los ex de UPyD dinamitan Cs: "No somos un nuevo PP"

El 'no es no' de Albert Rivera a Pedro Sánchez le está costando a Ciudadanos la mayor crisis de su corta pero intensa historia. Este lunes ha perdido a Toni Roldán, Javier Nart también ha dimitido de la Ejecutiva y se ha abierto una vía de agua sin precedentes en un partido acostumbrado a actuar como un bloque monolítico y sin críticas internas. Ahora el partido está roto en dos y, aunque los opositores a la estrategia de pactos son una clara minoría, han hecho saltar por los aires la 'pax interna' en pleno debate sobre la investidura. 

¿Qué es Ciudadanos a día de hoy?, se preguntan los críticos. "No somos un nuevo PP", apuntan a La Información fuentes de este sector, evidenciando que las posturas que defiende la ejecutiva se asemejan más a las de Génova que a las del proyecto inicial naranja. "¿Cómo vamos a superar la dinámica de confrontación entre rojos y azules si nos convertimos en azules?", llegó a decir Roldán en su adiós de la política.

Roldán, que en su día fue asesor del exdirigente del PSOE Ramón Jáuregui, llevaba tiempo mostrándose crítico con la postura de la ejecutiva de la que formaba parte. Por ejemplo, arremetió contra la decisión colegiada de Cs de romper con Manuel Valls en Barcelona, según explican fuentes internas. Añaden que su formación intelectual y su ascendencia (es hijo de históricos socialistas y llegó a estar afiliado al PSC) han pesado en su decisión de marcharse.

De momento los críticos no tienen un peso orgánico de primer nivel (ayer mismo dimitieron Juan Vázquez, el que fuera candidato a la presidencia de Asturias, y el exsecretario de Programas y Áreas Sectoriales de Cs en Murcia, Miguel López Bachero), pero los que quedan se han convertido en un auténtico 'caballo de Troya' en el partido naranja. "Cs surgió para regenerar la política y ofrecer un espacio de reflexión al bipartidismo, no para sustituirlo", añaden desde este bloque opositor que ayer estalló con el 'portazo' de su portavoz económico en el Congreso.

Garicano y el ala liberal

Luis Garicano es el principal referente del bloque liberal que planta cara a Rivera. Él abrió la 'caja de truenos' con un tuit previo a una Ejecutiva donde Ciudadanos iba a decidir la política de pactos. Pidió públicamente hacer alcaldesa a Ada Colau para evitar a una independentista como Ernest Maragall en el consistorio de Barcelona. Y a partir de ahí el partido que capitanea Rivera comenzó a tambalearse. Luego llegó Valls, de Carreras, Arcadi Espada, Macron... Y este lunes el bloque crítico.

Toni Roldán encarna a la perfección junto a Garicano ese ala liberal que no acepta el 'no es no' a Pedro Sánchez y que discrepa de conformar gobiernos municipales y autonómicos con Vox en la sombra. "Los costes de la estrategia de Ciudadanos son demasiado altos para España", dijo el hasta ayer responsable de Programas de la Ejecutiva en el momento de anunciar su dimisión. Javier Nart también se encuentra encuadrado en este bloquea liberal, junto a Francisco Igea, el líder en Castilla y León que dinamitó las primarias.

Los ex de UPyD

Los contrarios al giro a la derecha de Cs no están, además, solos. Las fuentes consultadas aseguran que algunos de los ex de UPyD que se enrolaron en el equipo naranja también se unen a este sector críticos y piden un giro en la estrategia de pactos. Citan a los diputados en el Congreso Ignacio Prendes y Marta Martín en el grupo de 'opositores' por la cerrazón de Rivera y los suyos. Y también a Fernando Maura, el responsable de Internacional en la Ejecutiva. Alguna fuente también encuadra en este sector crítico a Toni Cantó, el nuevo 'barón' naranja en la Comunidad Valenciana.

En la ejecutiva de ayer quedó perfectamente evidenciado cómo el ala liberal de Cs y los ex de UPyD unieron sus fuerzas. Así, Garicano y Nart solicitaron celebrar un debate y una votación para revisar la estrategia de pactos en relación a la próxima investidura de Pedro Sánchez. El resultado de la votación fue el siguiente: cuatro votos a favor de cambiar de postura (Garicano, Nart, Maura e Igea), tres abstenciones (las fuentes consultadas aseguran que así se manifestaron Prendes, Martín y Orlena de Miguel) y 24 votos a favor (los del bloque que respalda a Rivera).

Lo cierto es que la marcha de Roldán se esperaba en Cs. En varias ejecutivas anteriores había mostrado sus discrepancias con el 'no es no' a Sánchez y él mismo se definía mejor encuadrado en el grupo de Garicano que en el Rivera y Villegas. Ambos dirigentes ya habían alzado la voz en el cónclave posterior al 26-M para expresar sus discrepancias con los pactos con el PP con el apoyo externo de Vox. Sin embargo, según destacó ayer Inés Arrimadas, el propio Roldán votó a favor de esa estrategia que ayer censuró: "No me voy porque yo haya cambiado, me voy porque ha cambiado Ciudadanos. La política no es un supermercado".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios