Lunes, 11.12.2017 - 21:50 h
El proceso independentista

Dos exconsellers alegan que acatan la aplicación del 155 para salir de prisión

El exresponsable de presidencia Jordi Turull y el de Territorio, Josep Rull se unen a la estrategia con la que Forcadell logró eludir la cárcel

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont junto al conseller de Presidencia, Jordi Turull
El exconsejero catalán de Presidencia Jordi Turull, junto al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. / EFE

La decisión del instructor del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, de acordar fianzas para casi todos los miembros de la Mesa del Parlament que apoyaron el proceso independentista, incluida Carme Forcadell ha abierto una ventana de esperanza para los ocho exconsejeros catalanes que permanecen recluidos en la prisión de Estremera (Madrid). Dos de ellos, Jordi Turull (Presidencia) y Josep Rull (Territorio) han decidido seguir la misma estrategia que permitió a la presidenta de la cámara salir de la cárcel tras abonar una fianza de 150.000 euros. Los dos exmiembros del Gobierno de Puigdemont, como Forcadell, han asumido la aplicación del 155 de la Constitución ante la Audiencia Nacional para lograr su salida de la cárcel.

Ambos lo hacen en sus recursos de apelación presentados ante la Sala de lo Penal contra la decisión de la instructora del caso, Carmen Lamela, de enviarlos a prisión preventiva. En sus recursos explican que "aún discrepando políticamente de su contenido y legitimidad", ambos ex responsables políticos "han acatado expresamente las medidas decretadas al amparo del artículo 155 de la Constitución", entre ellas su propia destitución, "sin efectuar ni promover ningún tipo de resistencia a su aplicación".

Los consejeros aducen como prueba el hecho de que, tras la aplicación de ese precepto por el Gobierno de Mariano Rajoy, "no se ha adoptado ya ningún acuerdo ni dictado disposición de ninguna clase ni por el Govern (...)  ni tampoco ninguna orden por ninguno de los cesados consellers". Según el escrito, ninguno de los responsables políticos encarcelados, según sus recursos, "ha optado por ofrecer ni promover resistencia al nuevo escenario, anunciando por el contrario su propósito de concurrir a las urnas", en las elecciones catalanas convocadas por el Ejecutivo central para el próximo 21-D.

Rull y Turull se refieren expresamente en sus recursos al auto en el que Llarena, el instructor de la causa contra Forcadell, descartó el riesgo de esta última y del resto de miembros de la mesa, de cometer nuevos delitos si quedaran en libertad. El magistrado del alto tribunal, al abordar el peligro de reiteración delictiva, explicó que lo que evaluaba era la posibilidad de que la presidenta y los demás miembros de la Mesa siguieran actuando "fuera del marco constitucional" y transformaran la próxima legislatura "en un ilegal proceso constituyente".

Renuncia a actuaciones inconstitucionales

En el auto por el que impuso una fianza de 150.000 euros para Forcadell y 25.000 para el resto de diputados de la Mesa que votaron a favor de los actos del procés, Llarena explicaba que todos ellos, no solo asumieron "la intervención derivada de la aplicación del artículo 155", sino que, además, durante sus interrogatorios, manifestaron que o bien renunciaban a la actividad política futura, o los que deseaban seguir ejerciéndola, lo harían renunciando a cualquier actuación fuera del marco constitucional".

Los encarcelados invocan los argumentos del instructor del Supremo cuando la causa de la Audiencia Nacional se encuentra en un momento clave. La Sala de lo Penal del alto tribunal ha aceptado la competencia para enjuiciar todos los casos relacionados por el procés si Llarena ordena acumularlos. El instructor del Supremo ya ha dado el primer paso al reclamar a Lamela un informe sobre esa posibilidad y otro al Ministerio Fiscal que se presentará esta misma tarde o mañana.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios