Miércoles, 16.10.2019 - 17:51 h
Encuesta Ipsos para Henneo-La Información

El bloqueo político sin una opción clara de Gobierno se mantendrá tras el 10-N

El más beneficiado sería el PP que subiría hasta 83 escaños, pero sin opciones de superar a Sánchez y con Cs ligeramente a la baja. 

Encuesta generales

Los resultados de las elecciones generales del próximo 10 de noviembre no van a servir para solventar el actual bloqueo político entre izquierdas y derechas en España y presentarán un reparto muy similar al que hay ahora. Esa es la conclusión principal de la encuesta realizada por Ipsos para el Grupo Henneo-La Información la semana pasada, que presenta pocas opciones de formar un Gobierno estable después de lo ocurrido en los últimos cinco meses y del enfrentamiento que existe entre las principales formaciones políticas que se presentas a los comicios y sus líderes. Ni los partidos de la derecha ni los de izquierdas lograrían acercarse a los 176 escaños de la mayoría absoluta y el apoyo de los nacionalistas sería necesario para cualquier ecuación política que se analice, aunque tampoco sería definitivo.

Los datos de Ipsos, basados en 1.837 entrevistas online realizadas en todas las comunidades autónomas entre el 18 y 20 de septiembre pasados, auguran un resultado en el que el partido en el Gobierno no mejora sus 123 escaños actuales, sino que se queda con dos menos. La formación que más avanzaría sería el PP, que pasaría de sus actuales 66 sillones en el Congreso a un máximo de 83, lo que supone acaparar cerca del 20% del electorado y quedarse a ocho puntos del PSOE (ahora son 12). Pero ese avance de la formación de Pablo Casado no se hace a costa de otro partido en concreto, sino que está repartida, dado que la encuesta no augura una caída demasiado fuerte para ninguno de los principales candidatos.

El mayor retroceso se coloca en Ciudadanos, que se dejaría 5 sillones en el Congreso para quedare con 52 escaños, como mucho, si bien ese freno sí ampliaría de forma significativa la brecha entre los de Rivera y los de Casado, para afianzar al PP como principal partido de la oposición de forma clara y dejar a Cs lejos de conseguirlo por el momento. Mientras el ‘sorpasso’ por la derecha se aleja para el partido naranja, en el caso de Vox la cosa se quedaría prácticamente como están, con cerca del 10% del electorado y unos 23 escaños.

Tampoco la encuesta le augura nada malo a Unidas Podemos. Al contrario, estima que podría llegar a los 45 escaños en el Congreso, frente a los 42 que tiene actualmente. El equilibrio de fuerzas entre PSOE y UP quedaría prácticamente como está ahora mismo y las opciones para que llegasen a un acuerdo que permita investir a un presidente socialista serían las mismas: frente al bloque de la derecha, sería necesario el voto a favor de los de Iglesias (con todas sus confluencias regionales) y del PNV vasco, junto a la abstención de los independentistas catalanes de ERC, que mantienen sus 15 escaños y el apoyo de sus bases en Cataluña como hasta ahora.

Responsabilidad de las nuevas elecciones

La culpa es de Sánchez… o de todos

Una de las cuestiones que más llama la atención de la consulta de Ipsos para el Grupo Henneo-La Información es el tremendo efecto que la responsabilidad en el fracaso de las negociaciones de Gobierno va a tener en los comicios del 10-N. Según las respuestas obtenidas, el 85,7% de los votantes lo va a tener muy en cuenta a la hora de introducir su voto en la urna, con una convicción: el mayor culpable de que todo se haya perdido tras el 28-A es Pedro Sánchez para un 47% de los ciudadanos, muy por delante del 28,8% que entiende que todos los líderes políticos han tenido algo que ver.

En esta cuestión y siempre teniendo en cuenta la intención de voto (la gente que va a ir a votar), el segundo gran culpable de la ruptura es Pablo Iglesias (Unidas Podemos) con un 11,5% de los votantes que lo creen así, proporción que está muy alejada de quienes ven más responsabilidad en el presidente en funciones. Resulta significativo que apenas un 4,8% de los encuestados cree que la ruptura de las conversaciones para la investidura ha sido de Ciudadanos, en la persona de Albert Rivera, mientras que apenas un 3,6% se lo achaca a Pablo Casado y el PP (casi los mismos que no sabían que contestar a esta pregunta).

A la hora de buscar responsables de la falta de acuerdo político para formar Gobierno la situación cambia cuando se analiza dentro de los votantes potenciales de cada partido. Lógicamente, los socialistas descargan la culpa de su líder (apenas un 15% cree que pudo hacer más) y apuestan en un 43% por repartir la responsabilidad entre todos los grupos políticos. Pero en este caso, el resto de la oposición de la izquierda y la derecha coinciden en su veredicto de culpabilidad contra Sánchez, desde el 60% de votantes ERC y Cs que así lo cree, hasta el 69% de UP y el 71% del PP. Y, evidentemente, casi todos ellos lo tendrán en cuenta a la hora de votar.

Sigue las últimas noticias de las elecciones generales del 10 de noviembre en Lainformacion.com.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios