Domingo, 08.12.2019 - 11:42 h
Apunta a la elaboración de "contrainformes" en el caso Bankia

La fiscal acusa al BdE de maniobrar para desvirtuar los informes de salida a bolsa

Carmen Launa acusa a la cúpula de consentir el maquillaje de cuentas que supuso una "pesadilla" para los españoles y un ataque a la economía del país.

Rato culpa al Banco de España de la fusión de Bankia
La fiscal dice que la caída de Bankia fue una pesadilla para todos los españoles. /EP.

La fiscal Anticorrupción Carmen Launa ha arremetido duramente contra el Banco de España por la postura oficial que adoptó en relación a la salida a bolsa de Bankia. Al respecto, ha manifestado que todas las nuevas pruebas practicadas durante el procedimiento penal que arrancó el pasado mes de noviembre le han llevado a concluir que existieron una suerte de "contrainformes" en el seno del supervisor con los que se pretendía "desvirtuar" las conclusiones alcanzadas por los inspectores Víctor Sánchez Nogueras y Antonio Busquets así como por José Antonio Casaus, el cual advirtió acerca de la inviabilidad del Grupo BFA Bankia.

De este modo, la representante del Ministerio Público ha otorgado validez a la prueba pericial estrella solicitada por el magistrado instructor Fernando Andreu así como a los nuevos correos del inspector de cabecera del Grupo relativos a 2012 en los que alertó del colapso de la entidad que presidía Rodrigo Rato antes de quebrar. El propio Casaus expuso en calidad de testigo que su "gran error" fue suavizar las conclusiones de sus informes de seguimiento a petición de su superior Pedro Comín, el cual, en sintonía con otros altos cargos del supervisor, negó que Casaus recogiera de manera oficial todas estas advertencias en sus trabajos internos. Al respecto, la fiscal no solo no ha restado importancia a sus advertencias sino que ha apuntado que "no es una barbaridad" pensar que efectivamente se harían necesarios 16.000 millones de euros en saneamientos para Caja Madrid y Bancaja.

"Todo lo que rodeó la constitución del Grupo BFA Bankia, su salida a bolsa hasta la dimisión de Rato y la nacionalización de la entidad minó lógicamente la credibilidad exterior de nuestra economía y nos llevó al mayor rescate bancario de la historia. Esta situación devino en una especie de pesadilla que los distintos operadores financieros han querido hacer desaparecer. Pero esta pesadilla sucedió, supuso un mal despertar para miles de españoles que tienen derecho a conocer lo que pasó y exigir las responsabilidades correspondientes con la finalidad de evitar que sucesos que provocaron el colapso social y económico de toda una época puedan volver a repetirse", ha apuntado.

La sobrevaloración de Bankia

Con todo, la fiscal también ha dedicado buena parte de su tiempo en esta nueva fase de informes finales a apuntar que Bankia estuvo sobrevalorada desde el principio y que la cúpula de la entidad (Rodrigo Rato, José Manuel Norniella, Francisco Verdú Pons e Ildefonso Sánchez Barcoj) era consciente de esta situación así como del maquillaje de las cuentas del ejercicio 2011, a su juicio, el asunto troncal de esta vista penal. Por todo ello ha defendido su legitimidad para endurecer su acusación e incluir, además de delito de fraude de inversores el de falsedad contable.

Y todo ello sin que este cambio en la acusación, calificada por las defensas de "giro copernicano", suponga una vulneración en sus derechos. Más bien al contrario, la actuación de la Fiscalía ha sido "respetuosa" y acorde a lo exigible puesto que ya avanzó en el marco de las cuestiones previas que podría endurecer su postura, como finalmente ha hecho. Y ello principalmente debido al maquillaje de los estados anuales de 2011 que pasaron de presentar unos beneficios de 300 millones de euros a reflejar unas pérdidas cercanas a los 3.000 millones de euros. 

La "fiabilidad" del informe de PwC

En su enumeración de todos los hitos que le han llevado a modificar sus conclusiones, Launa se ha referido en primer lugar al informe de PwC elaborado en 2010 y que vaticinó que la integración del SIP que dio origen a Bankia iba a implicar unas pérdidas superiores a las recogidas en el plan de integración. En concreto planteó un rango de ajuste de 11.500 millones de euros, una cifra que superaba hasta en un 61% la estudiada inicialmente. "La aportación de este trabajo ha provocado la revisión de las conclusiones en un aspecto crucial del proceso como es la relativa a la valoración de BFA así como del conocimiento que los principales acusados tendrían de esta situación", ha explicado.

"Rato, Norniella y Barcoj decidieron incluir en las cuentas anuales de 2010 ajustes por la apuesta a valor razonable por importe de 9.207 millones cuando la cifra de ajustes debida era de 14.966 millones de euros netos de cobertura sobre la base de los importes calculados a PwC. A esta suma habría que añadir 663 millones consecuencia de los ajustes correspondientes de Banco de Valencia que tampoco fueron practicados. El reconocimiento de estos deterioros habría supuesto al reducción del patrimonio de BFA, habría implicado conocer la sobrevaloración del coeficiente de solvencia, habría exigido más capital y probablemente habría impedido la salida a bolsa", ha dicho al respecto.

Launa ha dedicado gran parte de su intensa alocución a reiterar que tanto Bankia como la matriz tendrían que haber aflorado los deterioros denunciados por los inspectores del Banco de España Víctor Sánchez Nogueras y Antonio Busquets en su prueba pericial. De acuerdo con su versión, la verdadera cuantía de ajustes que tendría que haber acreditado no era de 9.000 millones de euros sino de cerca de 16.000 millones de euros. Esta cifra resulta de sumar los 14.966 millones de euros de ajustes que realmente se tendrían que haber recogido en las cuentas de Bankia a 31 de diciembre de 2010 junto con otros 633 millones relativos a los ajustes en Banco de Valencia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING