Jueves, 21.03.2019 - 11:56 h
Tras terminar la ronda de interrogatorios

Goirigolzarri y Mafo serán los primeros testigos en declarar en el caso Bankia

El tribunal cita para el miércoles 20 al sucesor de Rato y el lunes 25 al exgobernador del Banco de España por la salida a bolsa de la entidad.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri / EFE

El presidente de Bankia, Ignacio Goirigolzarri, será el primer testigo en declarar en el juicio que sigue la Audiencia Nacional por las irregularidades en la salida a bolsa de la entidad. El tribunal al frente del caso ha citado al sucesor de Rodrigo Rato en el banco para el próximo miércoles 2o marzo; el mismo día en que arrancará la ronda de testificales tras los interrogatorios practicados todos a los acusados del procedimiento. De la misma forma, el tribunal escuchará el próximo día 25 al exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez, según informan fuentes jurídicas.

Los dos testimonios serán claves para el procedimiento teniendo en cuenta que son nombres que han aparecido en numerosas ocasiones a lo largo del mismo. En el caso de Goirigolzarri, el banquero será preguntado por los detalles relacionados con su llegada a la entidad que se produjo tras la salida de Rodrigo Rato en mayo de 2012. Precisamente la dimisión del exvicepresidente del Gobierno ha sido uno de los puntos más candentes del juicio desde que él mismo apuntara a una salida orquestada por el entonces ministro de Economía Luis de Guindos y los tres principales bancos del país: BBVA, La Caixa y el Banco Santander. 

Rato detalló con pelos y señales ya al término de su interrogatorio cómo fueron las últimas horas en la entidad señalando directamente a De Guindos -que también será citado a declarar como testigo- y sus principales competidores, especialmente al ya expresidente de honor del BBVA, Francisco Gónzalez, de quien dijo que en las reuniones mantenidas esos días en la sede del Ministerio mostró su rechazo a que continuara en el cargo. A este extremo se refirieron también otros acusados como el exconsejero de Bankia Francisco Verdú Pons o José Antonio Moral Santín, quien calificó lo ocurrido entonces de "inaudito y realmente preocupante".

Igualmente se preguntará por este aspecto a Fernández Ordóñez a quien Rato también implicó en su relato de los hechos asegurando que le dijeron que debía guardar silencio sobre este asunto. Sobre la mesa estarán también los requerimientos que se le hizo a la entidad por esas fechas al exigirles unas provisiones -que Rato calificó como "completamente desproporcionadas"- de hasta 15.000 millones de euros. Se da la circunstancia de que el también exsecretario de Estado de Hacienda estuvo imputado en la causa que instruyó el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu si bien acabó sorteando el banquillo.

Con todo, no se librará de tener que responder por las acusaciones que vertieron Rato y otros acusados del macroprocedimiento contra el supervisor a quien responsabilizan de ser el que dio la orden directa de que se pusiera en marcha el proceso de fusión de las siete cajas que integraron el SIP. De hecho, el exvicepresidente de la entidad José Luis Olivas fue más allá en su declaración ante el tribunal al asegurar que si Bancaja formó parte del mismo fue por orden expresa del Banco de España apelando directamente a la "insistencia" de Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

Con todo, todavía queda por terminar de escuchar a Francisco Celma, auditor de las cuentas que, de acuerdo con la tesis de la Fiscalía Anticorrupción, fueron maquilladas desde la cúpula de la entidad de cara al proceso de salida de bolsa. En su interrogatorio, el socio de Deloitte explicó, en contra de la versión mantenida por el resto de exmiembros del banco, que si no dio el visto bueno a los estados anuales de 2011 fue porque no tenía la información que reclamaba para ello, responsabilizando personalmente a Rodrigo Rato por ser consciente de dicha ausencia de documentación.

El tribunal que preside la magistrada Ángela Murillo también tiene pendiente escuchar a las tres personas jurídicas acusadas en el procedimiento: Deloitte, BFA y Bankia. De acuerdo con el listado de citaciones, sus interrogatorios se celebrarán durante las sesiones de lunes y martes y con éstos terminará esta segunda fase del juicio que se ha alargado más de dos meses debido al parón de varias semanas que se produjo por motivos de salud de la fiscal del caso, Carmen Laúna, si bien ya está recuperada e incorporada de nuevo a la causa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios