Domingo, 17.11.2019 - 23:11 h
Después de que Guindos negara presiones

Rato contraataca y aporta al caso Bankia el informe del FMI que señaló al Gobierno

Entrega las conclusiones del auditor del FMI sobre el adelanto de la mala valoración de Bankia. En ellas se dijo que actuaron a petición del Gobierno.

Auditoría del FMI 2012
Imagen del punto 77 de las conclusiones del auditor sobre el adelanto de la valoración/LI

Rodrigo Rato ha puesto el foco en la declaración que prestó Luis De Guindos como testigo ante el tribunal de la Audiencia Nacional que le juzga por la salida a bolsa de Bankia. Por ese motivo ha pedido a los magistrados que incorporen al procedimiento el informe que elaboró en el año 2016 el auditor externo del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el que se analizaban los motivos por los que el organismo internacional, en un hecho sin precedentes, anticipó al mes de abril de 2012 su valoración negativa de Bankia, de acuerdo con el contenido del mismo adelantado por La Información.

En su escrito con fecha de 29 de marzo y al que ha tenido acceso este diario, la defensa de Rato solicita que, "dada la directa relación que presenta el contenido" del informe con la declaración que prestó el exministro de Economía, se incorpore el mismo al procedimiento penal. Esto es así porque el actual vicepresidente del BCE aseguró en su testifical de la pasada semana que no tuvo capacidad de influencia alguna en el hecho de que el organismo internacional adelantara más de dos meses su valoración sobre la banca española. "Mi capacidad de influencia es inexistente", dijo entonces por videoconferencia desde Alemania el economista ante la insistencia de la fiscal Anticorrupción, Carmen Laúna, de cara a conocer los detalles de esta cuestión.

Sin embargo, el informe elaborado por la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) del organismo internacional expuso, en su conclusión 77, que "el 25 de abril de 2012, a petición del Gobierno, el FMI publicó sus conclusiones preliminares sobre el Programa de Evaluación del Sector Financiero". De esta forma el documento pone en solfa la versión prestada por De Guindos, que insistió en sede judicial que la mala situación de Bankia era por todos conocida y que el anticipo de las valoraciones del organismo que dirige Christine Lagarde solo fue un "elemento adicional de reconocimiento de la realidad" del banco".

Cabe destacar que la emisión de este primer extracto acerca del Programa de Evaluación del Sector Financiero precipitó el ocaso de Bankia puesto que, apenas semanas después de su difusión, Rodrigo Rato anunció su dimisión, la cúpula de la entidad fue sustituida por José Ignacio Goirigolzarri y su equipo y, además, se produjo una primera inyección de capital público para evitar la quiebra del banco. Este escueto documento identificó diez entidades "vulnerables" del sistema bancario español. Aunque no hizo mención expresa de Bankia sí apuntó que era "crucial" que tres bancos españoles, especialmente el más grande, acometieran importantes reformas para preservar la estabilidad financiera del país. 

El auditor externo del organismo internacional calificó este adelanto de sus conclusiones de "controvertido pero justificado" e incluso reconoció que, tras hacerse públicas, "los eventos se aceleraron en los próximos días y semanas". De hecho, recogió la dimisión de Rodrigo Rato el 7 de mayo y la nacionalización de la entidad ese mismo mes; de ahí que ahora el principal acusado en el gran juicio por la crisis financiera española quiera que esas conclusiones se sumen al procedimiento que se juzga en la Audiencia Nacional.

"Interés relevante para el esclarecimiento de los hechos"

Tanto es así que en su escrito entregado ahora al tribunal que preside la magistrada Ángela Murillo, Rato asegura que las preguntas que formularon el pasado 26 de marzo al testigo De Guindos en sede judicial "guardan directa relación" con la existencia de estos documentos y, por ese motivo, considera que los mismos tienen un "interés relevante para el esclarecimiento de los hechos". Cabe recordar que Rato ya apuntó desde el banquillo de los acusados que las exigencias a la entidad en sus últimos meses al frente de la misma eran de tinte político de la misma forma que su salida del banco, la cual achacó directamente a De Guindos y al expresidente de honor del BBVA, Francisco González, quien declara este miércoles como testigo en este procedimiento. 

Sobre este punto concreto también se pronunció De Guindos negando que en las ya famosas reuniones celebradas los días 4 y 6 de mayo de ese año en Economía con los presidentes del BBVA, Banco Santander y La Caixa, se hablara de la dimisión de Rato. "¿Cómo íbamos a hablar de cuestiones personales con él delante?", dijo entonces el exministro quien añadió que sí que se puso sobre la mesa el plan que el entonces presidente de Bankia tenía para reflotar el banco y que pasaba por una inyección del FROB de 7.000 millones para apuntar que Fainé y Francisco González "mostraron su desconfianza" al mismo. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios