Martes, 18.02.2020 - 11:48 h
Xi Jinping ya estuvo en Moncloa

Sánchez prepara un 'road show' en China para atraer más inversiones orientales

El presidente también planea un viaje a África y quiere reforzar su presencia en el exterior durante esta legislatura. Busca 'sherpa' para su equipo.

Fotografía de Pedro Sánchez y Xi Jinping
Sánchez prepara un 'roadshow' por China para atraer más inversiones orientales / EFE

Pedro Sánchez quiere impulsar las relaciones comerciales con China, el motor económico de Oriente, y Moncloa ya está preparando los trámites para una visita oficial, en formato 'road show', del presidente del Gobierno. Fuentes del gabinete explican que sus planes pasan por un viaje a lo largo de este 2020 para devolver el que hizo su homólogo Xi Jinping en noviembre de 2018. El objetivo es lanzarse a la búsqueda de más inversiones chinas en España y de oportunidades para nuestro país en el país asiático coincidiendo con un momento en el que las relaciones con Pekín se encuentran engrasadas, admiten desde el Ejecutivo.

Sánchez ya intentó viajar a China hace ahora un año pero el fracaso de los Presupuestos y la convocatoria anticipada de elecciones trastocaron los planes iniciales. Ahora, con cuatro años de legislatura por delante, el equipo de Internacional de Moncloa quiere impulsar la presencia del presidente fuera de nuestras fronteras. Será una legislatura volcada hacia el extranjero, adelantan, y el viaje a China es, sin duda, uno de los más importantes en agenda. La opción es que la visita se celebre en la segunda mitad de este año.

China es un país de enormes oportunidades para la diplomacia económica española. Tanto para atraer inversiones a nuestro país -el Gobierno de coalición pretende acometer una transformación global de la economía y para ese ambicioso plan quiere intentar cortejar a grandes inversores-, como para abrir el camino a multinacionales locales interesadas en hacer negocios en un país donde se necesita obligatoriamente el impulso político del Gobierno. Moncloa, por tanto, está dispuesta a ejercer este papel con la Administración de Pekín.

Poner una pica económica en China es una maniobra que Moncloa viene pensando desde que Sánchez desembarcó en el poder. En el país donde viven 1.390 millones de personas (un 30% de la población mundial) y allí España puede 'cazar' importantes oportunidades de negocio. Empresas, en definitiva, que también de la mano del Gobierno chino estén dispuestas a invertir en nuestro país en base al clima de entendimiento que impera entre ambas naciones. Rajoy ya visitó el país en 2017 y abrió el camino de la colaboración.

Las bases para incrementar la presencia china en España y viceversa ya están construidas. Con motivo de la visita de Jinping en 2018 ambos gobiernos firmaron un total de ocho Memorandos de Entendimiento (MOUs) en diversas materias: un convenio de doble imposición, cooperación conjunta en terceros mercados (en Asia, África y América Latina), intercambios en materia de empleo, trabajo conjunto en investigación, ciencia y tecnología, dos protocolos agrícolas (para la exportación a China de uva de mesa y de productos con carne porcina), aperturas de centros culturales y un convenio para la enseñanza del español en el país a través de la Real Academia de la Lengua (RAE). 

el dato

Objetivo: flexibilizar los visados de los chinos

Moncloa es consciente del poderío económico chino, a pesar de la guerra comercial con Estados Unidos, de ahí que sea considerado como un socio preferente. Desde que Jinping visitara España en 2018 ambos gobiernos acordaron trabajar en una de las históricas demandas de Pekín: flexibilizar el régimen de visados. El objetivo es eliminar barreras para que ciudadanos españoles y chinos puedan realizar viajes entre ambos países sin excesivos problemas burocráticos. La convocatoria anticipada de elecciones trastocó todos los planes del Gobierno.

Varias multinacionales española también cuentan con acuerdos estratégicos con 'partners' chinos. Es el caso de Telefónica y Huawei para el desarrollo de la red 5G, la fibra óptica y otros servicios digitales en Asia. O el acuerdo de financiación relativo al megaparque solar Dubai CSP entre el ICBC, Shanghai Electric, Abengoa y ACWA. O la alianza entre Indra y Beijing Moreget Innovation Technology. O, por último, el memorando de entendimiento para el desarrollo de un proyecto con la industria del automóvil en el que participará Seat.

Además de China, en Moncloa también están pensando ya en un viaje a África que llevará a Sánchez a recorrer varios países del continente. Especial atención hay en el Gobierno a la zona subsahariana. El presidente solo ha visitado Marruecos y Mali. Este último desplazamiento fue relámpago, para visitar a las tropas españolas desplazadas en el país. En esta ocasión el equipo presidencial tiene en la cabeza una estancia más amplia y con mayor implicación política en una zona donde viaja de forma habitual la esposa del presidente, Begoña Gómez, como directora del 'Africa Center' del IE. 

Para desarrollar esta ambiciosa agenda internacional Sánchez tiene previsto nombrar en los próximos días un nuevo responsable de Asuntos Internacionales. El actual director, José Manuel Albares, acaba de ser propuesto como embajador en Francia. No le quedan muchas jornadas, por tanto, en su despacho en Moncloa. Su cargo tiene una carta estratégica destacada, ya que es la persona que, junto a la ministra de Exteriores, abre el camino al presidente con los gabinetes y gobiernos en cuestión. En estos días el gabinete está buscando a ese 'sherpa' de Sánchez que le acompañará en sus viajes al extranjero.

Agenda apretada en Davos

Sánchez se encuentra desde anoche en el Foro de Davos, donde llegó acompañado de sus vicepresidencias Nadia Calviño y Teresa Ribera. Moncloa da máxima importancia a esa cumbre anual como la cita del mundo económico liberal por excelencia. En la localidad suiza el presidente mantendrá una apretada agenda que, según fuentes que Gobierno, se ha montado a contrarreloj en apenas una semana. No pudieron mover sus fichas antes de la investidura.

Ayer Sánchez participó en la cena privada con motivo 50 aniversario de la fundación del Foro Económico Mundial. Al acto fue invitado por Klaus Schwab, presidente ejecutivo y fundador de Davos. Este miércoles el jefe del Ejecutivo participa en varios encuentros bilaterales y una reunión destacada con una docena de grandes inversores. Entre ellos se encuentran Bank of America, Zurich Insurance Group, Citi Group y Morgan Stanley.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING