Martes, 19.11.2019 - 09:19 h
Suena como candidato a la Generalitat

Valls insta al 'Ibex catalán' y a la élite de la región a sumarse a la presión a Torra

El político lanza una plataforma para impulsar la lucha contra el nacionalismo, desde la que quiere denunciar el vínculo de firmas e independentismo

Manuel Valls, durante la presentación de 'La España que Reúne'
Valls insta al 'Ibex catalán' y a la élite a sumarse a la presión a Torra / Ángel ROJO

"Esas élites que se han equivocado, que fueron a ver al 'lehendakari' para buscar soluciones, tienen que ayudarnos a vencer el nacionalismo". Esta reflexión del concejal del Ayuntamiento de Barcelona Manuel Valls, lanzada en una entrevista en Onda Cero, es un mensaje muy directo a las grandes empresas catalanas que han avalado por acción u omisión el 'procés' y que incluso han intentado mediar por el mismo. Las destinatarias son las que forman parte del 'Ibex catalán' y aquellas firmas que pertenecen a la burguesía de la región, a las que Valls va a exigir que se movilicen para lograr el adiós del president Quim Torra, como ha podido saber La Información

El ex primer ministro francés tiene claro que hay empresas que no han hecho lo suficiente para evitar la situación en la que se encuentra Cataluña en la actualidad. Un aviso a navegantes que forma parte del plan que quiere impulsar contra el independentismo que impera en la Generalitat. El dardo que lanzó desde la radio iba especialmente dirigido a familias como los Carulla, dueños de Gallina Blanca, los Cuatrecasas, fundadores del bufete del mismo nombre, o los Puig, magnates de la perfumería. Representantes o personas cercanas a estas tres dinastías viajaron a Euskadi junto al notario Juanjo López Burniol para visitar al 'lehendakari', Iñigo Urkullu, pocos días después del 1-O.

La intención que tenían era pedirle que mediara para que Carles Puigdemont no hiciera la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y convencerle de que convocara elecciones. Estas gestiones cayeron en saco roto tras las presiones de ERC y la CUP al expresident, que finalmente se lanzó a por la independencia y días después huyó de España. Casi dos años después, la situación en la comunidad catalana apenas ha cambiado. Torra sigue en el poder e insiste en la autodeterminación y la independencia, como resalta el propio Valls. E incluso se han vivido momentos de máxima tensión tras la sentencia del 'procés', con una semana de jornadas violentas en las calles. 

Pero no son las únicas firmas a las que Valls quiere pedir más responsabilidad ante la crisis catalana. En sus planes, que ahora se aglutinan en la plataforma 'La España que Reúne', están incluidas firmas que han mantenido posiciones ambivalentes sobre el independentismo y el soberanismo. Es donde entra el conocido como 'Ibex catalán', con CaixaBank, Naturgy o Sabadell como punta de lanza. Lo mismo ocurre con familias de la alta burguesía y las compañías que dirigen, a las que el político se refiere como las "élites". "Son aquellas que dicen 'no, la independencia, no, pero en Madrid no nos entienden, no nos quieren'", añadió el edil barcelonés. En este grupo hay que sumar a las que abandonaron Cataluña por el 1-O y posteriormente comenzaron a regresar, pero que ante la violencia han paralizado esa 'operación retorno'.

El último momento de crisis en el que ha imperado el silencio entre los grandes empresarios catalanes fue hace apenas unos días. Sucedió después del intento de asalto de miles de manifestantes al aeropuerto del Prat, que fueron convocados por la plataforma 'Tsunami Democràtic'. Los bancos y firmas de la región prefirieron no pronunciarse para no "empeorar las cosas", como ya publicó este diario. Los pronunciamientos en público sí surgieron desde las patronales, como Foment del Treball o el Cercle de Economia, que instaron a hacer "política en mayúsculas" y reclamaron la reapertura del diálogo entre Gobierno central y Generalitat. Desde la primera advirtieron además de que las protestas violentas tendrían "consecuencias en la economía", mientras que el Cercle condenó las acciones que promovieran la desobediencia o la paralización de la actividad económica.

Una apuesta "progresista y laica"

Según fuentes del entorno del ex primer ministro francés, lo que van a buscar es convencer y movilizar a quienes no han actuado cómo deberían para atajar los desmanes de Puigdemont y de Torra. En esta estrategia cobra un papel importante la financiación, ya que Valls también dirigirá su mensaje hacia quienes respalden económicamente al procés. Las mismas fuentes creen que "quienes financian estas actividades son cada vez menos, pero la potencia sigue siendo importante". A esta crítica suman a quienes "por un lado financian esto y por el otro se van a Madrid", apuntan sin señalar a nadie en particular. 

Para el proyecto de Valls, los que tienen que mojarse contra Torra y sus acólitos son "los que piensan en términos del nacionalismo de hace 20 o 30 años". A ellos dirigió parte de un discurso que pronunció este miércoles en Madrid, en el que insistió en la necesidad de un "pacto de constitucionalistas" frente al independentismo. Un movimiento al que puso a la altura de la extrema derecha, recordando que se desvinculó de Ciudadanos en parte por este motivo. Lo que sigue sin aclarar es si trasladará estas ideas a una posible candidatura a la Generalitat, como se lleva especulando varias semanas. Él mismo dijo que no lo sabía si iba a presentarse, ya que "ser candidato por ser candidato, pues no".

Según el manifiesto de 'La España que Reúne', la base de su plataforma, definida como "progresista, cívica, laica y reformadora", es la Constitución. Una presentación que fue medida al detalle, ya que se quiso elegir para la misma un lugar que encarnara esos valores "progresistas". Por eso se optó por la Fundación Diario Madrid, situada en el centro de la ciudad. El mismo emplazamiento que tres semanas antes eligió Íñigo Errejón para presentar parte de su programa electoral.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING