Lunes, 20.05.2019 - 15:28 h
"Tres camiones de papeles" sobre Púnica

Villarejo medió para que los cabecillas de la Púnica ocultaran sus cuentas de Suiza

Marjaliza dice que Granados recurrió al comisario y éste les puso en contacto con letrados suizos a quienes pagaron más de 200.000 euros.

Marta JaraEl empresario David Marjaliza, presunto cerebro de la trama 'Púnica'
Marjaliza ya apuntó a encuentros con Granados en su anterior declaración

El constructor confeso David Marjaliza ha vuelto a disparar contra el líder de la trama Púnica Francisco Granados, en su declaración en la Audiencia Nacional. Lo ha hecho aportando cantidad de documentos que vendrían a poner de manifiesto la buena relación que ambos mantenían -como fotografías de los dos en karaokes y de cacería- y, además, volviendo a sacar a relucir la gestión que hizo el comisario jubilado José Manuel Villarejo en calidad de mediador para conseguir ocultar importantes cuantías que los dos acusados tenían en Suiza, según informan fuentes presentes en el interrogatorio.

Al término de su declaración de este jueves, adelantada por este diario, el presunto cabecilla de la red ha apuntado que Granados le propuso en 2013 reunirse con el comisario Villarejo para que éste les facilitara el contacto de un despacho de abogados que, a su vez, les remitiría a letrados suizos así como a agentes del Sebplac. La gestión, siempre según su testimonio, se produjo con el fin de que se les desbloqueara una importante suma de dinero que ambos tenían en Suiza un año antes del estallido de la causa Púnica. Por estos hechos el constructor de Valdemoro abonó un total de 135.000 euros "en A", mientras que Granados abonó 90.000 euros en metálico; extremo que la defensa del exlíder del PP madrileño ha negado. 

Marjaliza, que ha asegurado que las dos reuniones se produjeron entre los meses de junio y julio de 2013, ha explicado a preguntas de los periodistas al término de su comparecencia, que nunca pagó  directamente al comisario jubilado -investigado también en la Audiencia Nacional- y que los abonos en cuestión se efectuaron en el despacho de abogados español que es precisamente el mismo que se encargó de la defensa del policía al comienzo del estallido del caso Tándem. Sobre Granados ha dicho que efectuó dos pagos de 30.000 euros y los otros 30.000 restantes se los dio a él directamente en un sobre. 

Pagos de hasta 25 millones de pesetas a Granados

Marjaliza ha aportado además facturas y documentos que vendrían a probar los presuntos pagos en 'b' que se investigan en este procedimiento, tales como un concurso municipal de una parcela para construir un hotel con unos originales de comisiones y otro documento donde se le abona a Granados 25 millones de pesetas en 2001 por un proyecto relacionado una gasolinera cuando éste era alcalde de Valdemoro. "En todos los sitios estoy leyendo que ni fuimos ni amigos ni conocidos y he aportado fotos de numerosas cacerías, numerosos viajes y lugares donde hemos estado en Semana Santa y otros como la Feria de Abril, Viena o Ámsterdam", ha dicho el constructor confeso. 

Sobre este asunto ha vuelto a negar ante el magistrado Manuel García Castellón -el mismo que investiga la causa contra Villarejo- que tengan pacto alguno con la Fiscalía Anticorrupción aunque ha mostrado su intención de seguir colaborando con la Justicia. Con todo, se han vivido varios momentos de tensión a lo largo del interrogatorio especialmente en lo relativo a la documentación que el empresario sigue aportando a día de hoy a una causa que se instruye en la Audiencia Nacional desde 2014. Al respecto, algunos abogados de las defensas han mostrado su intención de que se le incaute todo el material que siga teniendo bajo su dominio. 

Facturas del suegro de Granados

Ello ha provocado la intervención del instructor el cual le ha preguntado acerca de si calcula algún horizonte temporal de tiempo de cara a presentar más facturas que guardarían relación directa con esta trama de corrupción. Marjaliza ha respondido que todavía guarda mucha en su poder -"tres camiones de documentación"- pero que, antes de traerla a sede judicial, tiene que expurgar la que efectivamente demostraría irregularidades en el procedimiento de la que incluye simples facturas de pago. Con todo, ha vuelto a situar el foco de los presuntos amaños en Valdemoro y en la etapa en la que Granados fue alcalde de dicho municipio (desde 1999 hasta 2003). Es más, al respecto ha asegurado que quiso seguir controlando los negocios de esta localidad incluso una vez iniciada su etapa en el gobierno regional.

Entre las facturas aportadas en esta nueva sesión de interrogatorio destaca una relativa a la compra de un aparato de aire acondicionado por parte del suegro de Granados. También ha mencionado a la pareja de éste, Nieves Alarcón, afirmando que él mismo costeó los gastos de enseres de los que se encaprichaba. Sobre todos estos asuntos ha protestado el abogado que ejerce la defensa de Granados, el cual además, ha asegurado en lo que respecta a los encuentros mantenidos con Villarejo que los propuso Marjaliza y no su cliente. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios