Impresionar a las empresas

Los 5 errores en el CV que te harán parecer el candidato más débil

A menudo los curriculums pueden tener fallos fatales que provoquen una mala imagen del candidato y terminen descartándole para ese empleo. ¿Qué puede hacerte parecer mejor postulante?

Dos reclutadores entrevistando a un candidato con el currículum sobre la mesa.
Dos reclutadores entrevistando a un candidato con el currículum sobre la mesa.
Canva.

La situación de crisis hace más complicado aún encontrar empleo por lo que los candidatos interesados en un puesto tienen que destacar ente todos los postulantes en la primera fase, el CV. 

Los reclutadores revisan cientos de curriculums al día, entre tanta competencia es fácil que de un simple vistazo decidan descartar al postulante. Es por ello que crear el CV perfecto resulta imprescindible para seguir avanzando en los procesos de selección.

Algunos de los requisitos básicos es que resulte fácil de leer, incluya los logros conseguidos o refleje la historia profesional del trabajador. Pero según cuenta Peter Yang a la CNBC, CEO de la empresa Resume Writing Services, estos son los cinco errores que nunca debes incluir para no parecer el peor candidato.

1. No añadir tu LinkedIn

Si tienes perfil en LinkedIn aprovecha para añadirlo en el CV. Allí podrán encontrar actualizaciones recientes de tu trayectoria profesional o incluso recomendaciones de tus antiguos jefes o compañeros. 

La red social tiene muchas posibilidades para mostrarte como el mejor candidato y añadirla en la parte superior de tu currículum, junto a otros datos de contacto, te dará puntos extra. Recuerda también indicar correctamente el teléfono o el email para evitar malentendidos.

2. No incluir 'hard' y 'soft skills' suficientes

Los 'hard skills' se relacionan con todas las habilidades técnicas de un candidato como el manejo de herramientas de edición de vídeo o programación en JavaScript. Mientras que las 'soft skills' se refieren a las competencias personales que convierten a la persona en un gran trabajador, entre ellas destacan la facilidad de comunicación u organización, la puntualidad o la adaptabilidad.

No incluir suficientes pueden demostrar que eres un candidato débil. Lo ideal para Yang es que por cada dos 'hard skills' se incluya una 'soft skill', de manera que el interesado pueda demostrar todo su potencial a la empresa.

3. Un perfil no acorde con el puesto

Tu rango profesional debería situarse en la parte superior del CV, es uno de los detalles principales en los que se fijan los reclutadores. Por ello si no coincide con el tipo de puesto que buscan lo descartan de inmediato. Los expertos recomiendan aplicar solo a aquellas ofertas que encajen en nuestro perfil.

Sin embargo, en situaciones de crisis, donde existe gran demanda de trabajo, las personas desempleadas no tienen más opción que aplicar a cientos de ofertas, incluso sin estar relacionadas con su perfil profesional.

4. Diseños exagerados

Conseguir un currículum bonito, estructurado y fácil de leer no es sencillo. El diseño es cada día más importante para destacar entre otros candidatos, a pesar de que lo esencial es la información que contiene.

Cuando resultan muy llamativos, tienen muchos colores, líneas o formas por todo el documento pueden crear el efecto contrario a lo que se busca y parecer demasiado desorganizado. Los reclutadores prefieren mantener un estilo sencillo.

Debido a eso recomiendan diseñarlo en tonos monocromáticos, con líneas limpias y tipos de letra uniformes para los trabajadores generales, y demostrar mayor creatividad en sectores como el diseño gráfico o la publicidad.

5. Gramática descuidada

Las faltas de ortografía y las construcciones gramaticales pobres pueden dar muy mala impresión del candidato. Peter Yang recomienda no usar pronombres en primera persona, no escribir los números en letra y con ello ahorrar espacio, evitar usar verbos fuertes al inicio de enumeraciones y  asegurarse de usar los tiempos verbales correctos.

Además, entre sus recomendaciones, destaca que no hay que tener un CV ni demasiado largo ni demasiado corto. En España lo ideal es que ocupe una sola página y ampliar la información necesaria en una carta de presentación o en la propia entrevista.

Mostrar comentarios