Martes, 26.03.2019 - 00:00 h
Una reflexión de John McArthur

Los tres grandes problemas que el mundo debe solucionar en 2019 (y no será fácil)

La mayoría de las sociedades están lidiando con una triple tarea común, incluso si sus manifestaciones locales difieren

Protestas chalecos amarillos
Protestas chalecos amarillos / Efe

La guerra de Yemen, el Brexit, los movimientos secesionistas, el auge de la ultraderecha, las tensiones en Oriente Medio, la guerra comercial entre EEUU y China… Son muchos los problemas abiertos en el mundo, cuya solución nadie se atreve a pronosticar.

No obstante, por debajo de todas estas cuestiones, subyacen una serie de problemas geopolíticos de fondo, claves para el devenir de la humanidad (y el de cada dilema local), al que no siempre se da la importancia que debieran.

John McArthur, socio de la Brookings Institution, un importante 'think tank' con sede en Washintong, se pregunta en un artículo publicado en la página del Foro Económico Mundial (la asociación que organiza el conocido como Foro de Davos), qué problemas centrales deben resolverse, independientemente de la cacofonía que genera el debate público.

“En última instancia, la mayoría de las sociedades están lidiando con una triple tarea común, incluso si sus manifestaciones locales difieren”, asegura McArthur.

Estos son, a su juicio, los tres grandes problemas a los que se enfrenta el mundo en 2019:

1. Repercutir el crecimiento económico en la población

Hombre Trabajando, Camión, Repartidor, Paro, Trabajador, Inem, Empleo, Desempleo
El trabajador medio ve como su salario sigue estancado / EUROPA PRESS - Archivo

Hace veinte años, era un principio básico que si la economía crecía también debía crecer el estándar de vida de la mayoría de las personas. Pero hoy, especialmente en las economías avanzadas, hay una fe decreciente respecto a que un mayor producto interno bruto (PIB) se traduzca en mejores vidas para las familias normales. Los ciudadanos sienten que los beneficios del crecimiento económico solo repercuten en una élite privilegiada.

“Muchas sociedades necesitan una reconfiguración para garantizar que los avances generales en la economía se conecten más directamente a las mejoras en la vida de las personas normales”, asegura McArthur.

Problemas como el auge del populismo, el nacionalismo, la xenofobia o la aparición de movimientos como los chalecos amarillos están directamente relacionados con este problema.

2. Desvincular el progreso de la degradación ambiental

Tráfico, Madrid, cortes de tráfico por contaminación, coche, coches, vehículo
El aire es irrespirable. / EUROPA PRESS - Archivo

Hasta la fecha, aunque hay avances, el crecimiento económico está directamente relacionado con la degradación del medio ambiente, con el cambio climático como problema principal.

“Miles de millones de personas en todo el mundo aspiran justamente a tener mayores ingresos, pero las mejoras en la prosperidad deben ir acompañadas de reducciones en la emisión de carbono”, explica McArthur.

El nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) fue meridianamente claro: si no se toman medidas drásticas para limitar la subida de temperaturas a 1,5 grados el planeta se verá en un gran aprieto.

Superar los 1,5 grados depararía más calor extremo, lluvias torrenciales y probabilidad de sequías, algo que afectará a la producción de alimentos, sobre todo en zonas sensibles como el Mediterráneo o Latinoamérica. Todo esto por no hablar de los problemas de salud asociados a la contaminación, el agotamiento de los suelos y el desabastecimiento de los recursos pesqueros.

“Nuestro planeta simplemente no puede sostener el modelo actual de progreso por mucho más tiempo”, sentencia McArthur.

3. Acabar con la exclusión, para que nadie se quede atrás

Inmigración, inmigrantes, inmigrante andando, pobreza, pobre
La inmigración es una consecuencia de la pobreza / EUROPA PRESS/JAVIER TORMO

“He empezar a llamar a esto acoplamiento: todos debemos sentirnos parte del movimiento hacia adelante de la sociedad”, explica el analista.

En opinión de McArthur, en todas las comunidades hay grupos que se sienten excluidos, debido a algún aspecto de su identidad: género, raza, etnia, religión, clase, orientación sexual… “Todos los seres humanos necesitan ser incluidos activamente en el progreso”, explica. “Ya no es lo suficientemente bueno que las sociedades tengan éxito en promedio; necesitan tener éxito para todos”.

Una última reflexión

McArthur tiene claro que esta clasificación solo describe los problemas que deben resolverse, no sus soluciones, pero esa es precisamente su utilidad: “En una época de distracciones aparentemente infinitas, una simple lista puede ayudar a enmarcar los debates públicos y ofrecer un lastre contra el estrechamiento excesivo de los problemas”.

“En 2019 y más allá, la triple tarea será fundamental para la estabilidad y el éxito a largo plazo de cada sociedad”, concluye el analista.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios