Ha cerrado un 20% de sus puntos de venta

Adolfo Domínguez da la razón a Amazon: vende más con menos tiendas físicas

La verdadera razón que subyace tras la mejora de sus resultados no es una mayor facturación sino la fuerte reducción de sus costes.

Imagen de una tienda de Adolfo Domínguez.
Adolfo Domínguez da la razón a Amazon: vende más con menos tiendas físicas. / EFE

Las cifras de Adolfo Domínguez ponen de manifiesto que el cambio en el retail minorista, en este caso en su vertiente textil, no solo ha llegado para quedarse sino que puede ayudar a las empresas a ser más eficientes para los inversores. La compañía dirigida por Adriana Domínguez es uno de los mejores ejemplos de la transformación del sector y es que ha logrado en el primer semestre de su año financiero, que empieza el 1 de marzo, superar en ventas la cifra de 2015 y 2016 con un 20,6% de tiendas físicas menos.

Las cuentas presentadas este viernes le permiten seguir cogiendo aire pese a que continúa instalado en los número rojos. En el primer semestre cosechó unas pérdidas de 2,8 millones que suponen un importante avance, de un 43,5%, respecto de los números rojos de 4,9 millones de hace justo un año. El grupo también ha puesto de relieve su "importante mejora" en el resultado operativo, negativo en 1,5 millones, que supone "el mejor de la empresa en 8 años". Todo ello, pese a que solo los ingresos han crecido un 1% de los 51,4 millones de 2015 a los 52 de 2018.

La verdadera razón del progreso en sus cifras de negocio no está en sus inversiones en marketing, campañas agresivas o descuentos de infarto, sino que simplemente se debe a un importante ahorro de costes a través de clausurar puntos de venta físicos y acometer una serie de despidos. La compañía ha acometido un duro repliegue en sus locales que la ha llevado a cerrar uno de cada cinco que poseía en los últimos tres años. Con ello, Adolfo Domínguez ha logrado reducir sus pagos por salarios un 10,2%, mientras que la partida de ‘otros gastos’ un 17,5%.

La positiva evolución en cuanto a los costes de la compañía ha tenido su reflejo sobre las cuentas presentadas en esos mismos años. Tras la agresiva reestructuración de su negocio en 2015, la firma dirigida por Adriana Domínguez ha reducido los números rojos de su ebitda en un 81,25%. Además, en ese mismo periodo ha sido capaz de aumentar su margen bruto un 10,3%.

Tiendas en el extranjero y grandes ciudades

El gran problema del nuevo modelo basado sobre el canal online, aunque ofrece una mejora muy palpable en la eficiencia, es que potencia lo que se ha llamado ‘despoblación’ o concentración en las grandes ciudades. La agresiva política de cierres de Adolfo Domínguez contrasta con otras aperturas en zonas ‘prime’ en las grandes ciudades españolas. De hecho, mientras que el número de tiendas en la Península se ha reducido un 24,3% este mismo 2018 ha abierto una en Barcelona en plena Avenida Diagonal.

La firma textil ha optado por seguir posicionándose en el exterior, frente a la pronunciada retirada en España. Por primera vez en la historia de la firma, el número de tiendas en el extranjero ha superado a las ibéricas. En total, el 52% de los puntos de ventas que mantiene es fuera de España, cifra que contrasta con el 36% de 2012. La compañía ha buscado nuevos mercados en China o Australia y reforzar su presencia en Latinoamérica.

El buen resultado de la compañía ha venido acompañado de una importante mejora en su acción. En lo que va de 2018 su cotización se ha revalorizado un 34%, e incluso a mediados de año llegó a marcar máximos por encima de los 9,2 euros por título.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios