Han salido 1.200 millones en los últimos meses

Toque de retirada: ¿Por qué los grandes fondos españoles dejan las 'small caps'?

Los gestores salen de las firmas más pequeñas ahora que las 'Blue Chip', más castigadas en el mercado, vuelven a convertirse en una oportunidad.

Evolución Small Caps
Evolución Small Caps

Los grandes fondos españoles han entonado el toque de retirada de las empresas más pequeñas, tras años de fiebre inversora. Desde máximos, a mitad de este 2018, han salido del índice de referencia para dichas compañías -Ibex Small Caps- hasta 1.200 millones de euros (un tercio del volumen que ha entrado en los últimos 2 años). Las tensiones macroeconómicas, el alto volumen de deuda que presentan un gran número de ellas y el cambio en el enfoque de las inversiones están detrás.

La predilección por las denominadas ‘small caps’ se remonta a años atrás, ya que es en los primeros compases del ciclo cuando las pequeñas empresas -también las medianas- lo hacen mejor en el mercado. De hecho, desde finales de 2016 hasta mediados de 2018, el mercado ingresó en saldo neto algo más de 3.200 millones. Además, en los últimos 20 meses, hasta máximos, solo registró salidas de capital en cuatro.

Normalmente, la inversión en este tipo de empresas se focaliza más en fondos especialistas -que mueven menos patrimonio-, pero el fuerte crecimiento que ofrecían sedujo a a gestores de otros más grandes, que tienen un abanico más amplio. Por ejemplo, en CAF, que tiene una de las ponderaciones más altas en el índice, entraron Renta 4 Multigestión, Renta 4 Bolsa, Caixabank Bolsa All Caps o Bestinver Bolsa.

En Dominion, otro valor con mucho peso, las inversiones crecieron un 34% gracias a las fuertes apuestas llegadas de instrumentos como Metavalor, Liberbank Renta Variable o BBVA Bolsa. Prácticamente, a los mismos atrajo OHL (incluidos algunos de renombre como AzValor), Atresmedia o Euskaltel -que llegó ha seducido a Francisco García Paramés- y así prácticamente un gran número de valores.

El cambio de tendencia que se aprecia en el volumen de salidas de capital que presenta el índice, se debe a varias causas. La más importante, según explican fuentes de mercado, es que la fiebre ‘small caps’ ha pasado y ahora se miran con lupa las nuevas inversiones que se realizan. Los gestores no solo prefieren ya evitar compañías que puedan dar sustos a su cartera una vez pueda reducirse la actividad económica, esto es, firmas muy endeudadas o que tengan bajos márgenes, sino que también están empezando a vender posiciones una vez aprovechado el potencial inicial.

Por otro lado, desde el mercado también apuntan a que se ha producido una importante salida de capital en busca de firmas más grandes castigadas en el mercado. "Las 'blue chips' que han sido penalizadas se han vuelto a convertir en oportunidades", explica el director general de Análisis de GVC Gaesco Beka en la presentación de las perspectivas financieras para 2019, Victor Peiro. De hecho, la evolución del Ibex Small Caps ha crecido con fuerza respecto a su hermano mayor, por lo que las empresas más pequeñas ahora son más caras que las grandes. Todo ello, ha hecho que todos esos grandes fondos que habían encontrado acomodo en las pequeñas estén saliendo de ellas.

La salida de grandes volúmenes de capital de un mercado relativamente pequeño genera oscilaciones en el precio que pueden llegar a ser agresivas, y que alimentan la idea cerrar posiciones rápidamente. Un ejemplo de lo anterior es el caso de Solaria, que pese a ser un valor relativamente pequeño, ha visto cómo los fondos han multiplicado su presencia en ella un 1.000%. El hecho de que un número alto de ellos decidan abandonar el valor termina por generar tensiones que es lo que ocurrió el pasado martes, cuando los ‘chicharros’ registraron importantes caídas de doble dígito.

Cambio de tendencia en toda Europa

La mala evolución de los índices españoles, tanto el más pequeño como el Medium, siguen la misma tendencia que el resto de sus pares europeos. Así, el CAC Small francés pierde desde mediados del 2018 un 16%, aunque en su caso el máximo lo marcó en enero y no en junio como el español. En el caso del alemán, SDAX, su corrección ha sido más moderada y ha llegado hasta el 12,07%. Con ello, de media los principales índices europeos que recogen este tipo de firmas ceden en los últimos meses cerca de un 15% de media.

El último indicador referente a pequeñas empresas que ha iniciado una senda bajista importante -empezó a caer a finales de agosto- ha sido el estadounidense Small Russell 2000. Dicho indicador suele ser un buen referente tanto para comprobar la fortaleza de la economía estadounidense, como para anticipar movimientos próximamente en los mercados. Los recientes rumores de fin de ciclo en EEUU habrían alentado los temores de los inversores, aunque los últimos datos presentados como la producción industrial o el número de vacantes laborales sin cubrir muestran que una posible recesión queda todavía muy lejos, según explican distintos analistas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING