Supera el 4% del capital

Los ricos de Ebro Foods apuestan por la pasta... Comenge refuerza su inversión

El millonario dueño de parte de Coca-Cola European Partners ha comprado acciones todos los días de noviembre por importe de 10 millones de euros.

Comenge (centro, corbata rosa), junto a sus socios de Coca-Cola.
Comenge (en el centro y con corbata rosa) junto a algunos de sus socios de Coca-Cola (Castellanos, Gómez Trénor, Álvarez Estrada, Daurella...) en 2015. / L. I. / Archivo

Es una de las grandes fortunas de la bolsa española con una cartera de acciones que ronda los 370 millones de euros a través de cuatro compañías. Pero desde hace dos semanas solo tiene ojos en su pantalla de bolsa para una de ellas: Ebro Foods. La fortuna de la ‘coca-cola’ José Ignacio Comenge Sánchez-Real ha comprado acciones cada día de noviembre en el mayor productor de arroz del mundo y segundo en pasta hasta hacerse con algo más de 500.000 títulos por cerca de 10 millones de euros, según los datos registrados en la CNMV.

Comenge, donostiarra de 66 años, ha elevado su participación directa en la compañía de alimentación del 3,8% al 4,02% del capital de Ebro, aunque su presencia indirecta supera el 5% si se cuentan sus intereses indirectos en Empresas Comerciales e Industriales Valencianas (ECIV), la empresa que tiene el 7,8% de Ebro Foods de forma compartida con los Gómez-Trénor y los Usó Ferreira.

Ese paquete accionarial directo e indirecto supera a los intereses que tiene en Coca-Cola European Partners (CCEP), el origen de su gran fortuna actual, donde está presente de forma indirecta a través de esa misma empresa valenciana. ECIV posee a su vez el 21% de Olive Partners, el holding que dirige la familia Daurella y que es el mayor accionista con más de un tercio de las acciones de la empresa que embotella y distribuye 'Coca-Cola', 'Fanta' o 'Aquarius' por Europa.

Los accionistas españoles de la compañía con sede en Holanda duplican la participación en la empresa de la propia marca estadounidense (The Coca-Cola Company tiene solo el 18% del capital). La embotelladora cotiza tanto en la Bolsa de Ámsterdam (Euronext) como en la de Madrid (BME) y vale más de 22.000 millones de euros. Los socios de Olive Partners controlan un porcentaje del 36% valorado en 8.000 millones de euros y que se reparten apellidos como los Daurella, Gómez Trénor, Uso, Álvarez Estrada, Castellanos o Mora-Figueroa y el propio Comenge.

Sube en Ebro, baja en Ence

Comenge se refuerza tras las últimas operaciones como uno de los mayores accionistas del grupo de arroz y pasta. Se sitúa por detrás del clan Hernández Callejas, que tienen el 16% de Ebro Foods a través de Tradifin (Blanca Hernándezy Hercalianz (Antonio Hernández); los March (un 14% en su holding Corporación Alba); Carceller (el 11,5% en Corporación Delta) y la familia pública SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), que todavía controla el 10,3% de las acciones en una empresa estratégica para el Estado.

Como novedad, la presencia de Comenge Sánchez-Real en Ebro se convierte en su mayor inversión por encima de CCEP o Ence, donde mantiene un 6,3% del capital valorado en unos 60 millones de euros. También supera los 40 millones que vale el 20% en el proveedor hospitalario Prim o los 35 millones que valía su 15% en las bodegas CVNE antes de su exclusión de bolsa hace cuatro años.

Comenge controla todas esas acciones a través de su patrimoniales La Fuente Salada y Globotrans. Además de accionista forma parte del consejo de Ence, Ebro y CCEP, aunque su mayor cargo actual es la presidencia para España y Portugal de Ball Beverages, el principal productor de envases y latas de refrescos que suministra a Coca-Cola European Partners. Se trata de un gigante industrial con unas ventas de más de 10.000 millones de euros en todo el mundo, que tiene una quinta parte de su negocio en Europa vinculado, sobre todo, a Coca-Cola.

El aumento de participación en Ebro del multimillonario se produce en la semanas previas a la revisión en la composición del índice Ibex 35. A principios de diciembre, el ‘comité de sabios’ de BME se reunirá para valorar cambios en el escaparate internacional de las empresas españolas. Ence, la papelera que controla la familia Arregui, es una de las candidatas como en junio a abandonar el índice, mientras que Ebro, con 3.000 millones de euros de capitalización bursátil, vuelve a ser una de las opciones de recambio. De hecho, el índice no cuenta con representación de empresas de alimentación y ese movimiento ayudaría a diversificar su composición sectorial: más de la mitad son banca y energía.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING