Entre el 1 de abril y el 30 de junio 

Alemania aplaza el pago del alquiler hasta dos años a los afectados por coronavirus

Foto de archivo: vivienda sobre plano
Foto de archivo: vivienda sobre plano
Canva

Alemania también prohíbe los desahucios a todas aquellas personas afectadas por la crisis del coronavirus. Así, entre el 1 de abril y el 30 de junio, el Ejecutivo de Ángela Merkel ha aprobado un paquete de medidas para evitar que se eche a nadie de su vivienda o de un local. Así lo ha asegura un reportaje de RTVE, que explica que el plan no significa que se perdonen los alquileres durante esta etapa, sino que se permite atrasar el pago a plazos durante dos años. 

Sin embargo, el inquilino va a tener que demostrar que no puede pagar la renta por haber clausurado su negocio a causa de la pandemia, o que fue despedido y no tuvo ingresos durante estos meses.  Así, tanto inquilinos como arrendadores pueden recurrir a estas moratorias que contemplan, por ejemplo, pagos inmediatos de entre 9.000 y 15.000 euros a fondo perdido, sin deducción, a autónomos y pymes. 

El Bundesrat (cámara de representación regional) ratificó el pasado viernes el plan de choque del Gobierno alemán contra el coronavirus, dando luz verde al mayor paquete de estímulo desde la II Guerra Mundial. El plan del Ejecutivo, que incluye un presupuesto suplementario para este año de 156.000 millones de euros, fue aprobado por unanimidad por los representantes de los 16 estados federados.

Esta actualización de las cuentas públicas incluye 122.500 millones en ayudas (entre ellas hasta 50.000 para autónomos y pequeñas empresas) y la previsión de que la recaudación fiscal caiga en 33.500 millones de euros. Hospitales y centros médicos recibirán 3.500 millones para aumentar su número de camas en unidades de cuidados intensivos, adquirir respiradores mecánicos y material de protección, así como para investigar en busca de una posible vacuna, según recoge Efe. 

El Gobierno alemán ha puesto además ya a disposición de las grandes empresas el Fondo de Estabilización, dotado con 600.000 millones de euros. Este instrumento cuenta con 100.000 millones para créditos blandos del banco de inversión público KfW, 100.000 millones para adquirir participaciones y para nacionalizaciones temporales y 400.000 millones en un marco de garantías para asegurar las deudas y pasivos de grandes empresas.

También aprobó el Bundesrat las ayudas a los desempleados y los padres que deban dejar de trabajar para cuidar de sus hijos (porque colegios y guarderías han cerrado). El Gobierno central deberá endeudarse para financiar este presupuesto suplementario, lo que le obligará a abandonar el "déficit cero" que había cumplido en los últimos cinco ejercicios.

Mostrar comentarios