Viernes, 15.12.2017 - 03:23 h
Sus equipos mantienen contacto permanente

Rajoy y Sánchez se vieron en secreto en Moncloa para allanar un pacto post 21-D

El presidente del Gobierno y el líder del PSOE se han reunido al menos dos veces para avanzar en un acuerdo en Cataluña tras las elecciones.

Rajoy y Sánchez en La Moncloa.
Rajoy y Sánchez en La Moncloa (EFE).

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez han conformado una 'entente cordiale' para hacer frente al desafío independentista de Cataluña. El presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE se han reunido al menos en dos ocasiones en La Moncloa para pactar, en un primer encuentro, las medidas del artículo 155 y la convocatoria de unas elecciones anticipadas, y, en una segunda cita, allanar el camino hacia un pacto postelectoral con el objetivo de que el futuro Govern de la Generalitat sea liderado por un candidato de uno de los partidos constitucionalistas.

La primera cita entre Rajoy y Sánchez sí fue pública. Se produjo el 10 de octubre y en ella los dos líderes ya sentaron las bases de la previsible aplicación del artículo 155 en Cataluña. La segunda, en cambio, no se conocía. Se produjo en la semana clave (entre el sábado 21 en el que el Gobierno acuerda aplicar el citado 155 y el sábado 28 de octubre en que se publican las medidas en el BOE). El escenario, el mismo: el Palacio de la Moncloa, según confirman a La Información fuentes del entorno de ambos dirigentes.

Rajoy y Sánchez pactaron mantener en secreto el encuentro. De hecho, una fuente asegura que la entrada del líder del PSOE a La Moncloa se produjo por la zona oeste del Palacio para que no quedara registro alguno. Se trata del mismo acceso por el que suelen pasar los vehículos oficiales de los ministros al complejo cuando acuden a los consejos de ministros de los viernes.

155 y 21-D sobre la mesa

El contenido de esta segunda reunión reservada-añaden las mismas fuentes- fue cerrar algunos aspectos de cómo iba a desarrollarse la gestión del artículo 155 y, especialmente, avanzar en un acuerdo tras el 21-D. Rajoy y Sánchez hablaron de escenificar, junto con Albert Rivera y Ciudadanos, que el acuerdo a tres bandas se trataba prácticamente de un pacto de Estado. Eso sí, ambos tienen claro que después de las elecciones catalanas sus caminos serán diferentes y tendrán que romper esa unidad que mantienen hasta ahora. 

Esa ruptura entre Gobierno y PSOE no tiene por qué ser traumática, indican las mismas fuentes. De hecho, ni Rajoy ni Sánchez descartan que tengan que llegar a un acuerdo tras el 21-D para que los independentistas no vuelvan a gobernar en Cataluña. En ese sentido todas las miradas apuntan a Inés Arrimadas o a Miquel Iceta como posibles presidenciables. Según las encuestas que se han publicado hasta ahora, la posición que tomen los 'comunes' en la sesión de investidura será clave para saber quién liderará la Generalitat durante los próximos cuatro años.

Tras la aplicación del 155 y las dos reuniones celebradas en Moncloa, Rajoy y Sánchez han seguido manteniendo la comunicación vía telefónica. Las fuentes consultadas aseguran que continuarán con esta extraña relación hasta el 21-D, como mínimo. Y, dependiendo de lo que ocurra en las urnas, tendrán que tomar unas decisiones u otras. En el equipo de Rajoy, por cierto, no ha pasado desapercibido cómo Sánchez ha girado del "no es no" que enarboló en las primarias socialistas a una etapa de entendimiento con el presidente del Gobierno. "Se odiaban y ahora, digamos, se entienden", añaden.

Saludo entre Rajoy y Sánchez, este sábado, en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).
Saludo entre Rajoy y Sánchez en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).

Fuentes del PSOE aseguran que la relación entre Ferraz y Moncloa no solo la ha llevado Pedro Sánchez con Mariano Rajoy. Destacan el papel que ha jugado Carmen Calvo, secretaria de Igualdad, en contacto permanente con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría (se reunieron el 19 de octubre). No hay que olvidar que los socialistas han sido los impulsores de la comisión territorial del Congreso que ha echado a andar esta semana y con la que buscan un acuerdo amplio para reformar la Constitución. La propia Calvo ha asegurado que cuentan con el PP para esa posible modificación de la Carta Magna: "Nosotros creemos en la palabra del presidente Rajoy. Está incluso en el diario de sesiones. Él dijo literalmente en el Congreso de los Diputados, es decir, le dijo a todos los españoles, que tenía claro que había que acometer la reforma del texto constitucional".

De forma paralela a los contactos con Rajoy, Pedro Sánchez ha mantenido durante estas semanas una relación fluida con el resto de dirigentes y exresponsables del partido. El 21 de octubre, nada más aprobarse el 155, telefoneó a Alfredo Pérez Rubalcaba, José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González para informarles de sus contactos con el Gobierno y agradecerles el apoyo. Ese mismo día también habló por teléfono con los secretarios generales territoriales y los presidentes autonómicos para mantenerlos al tanto de las novedades. Ese mismo día dimitió Núria Parlon de la Ejecutiva socialista.

Rajoy, por su parte, ha mantenido una reunión con Albert Rivera en La Moncloa. Fue el pasado 18 de octubre y duró una hora y cuarto. Allí el líder de Ciudadanos le pidió aplicar el artículo 155 y convocar unas elecciones autonómicas en Cataluña. Ahora es el presidente del Gobierno quien, de cara a la campaña, intenta capitalizar esa decisión inédita en Europa.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios