Subrogación o nuevo crédito

Cuál es la mejor opción para cambiar una hipoteca de banco y ahorrar dinero

Muchos clientes, si cuentan con un buen perfil, tienen la opción de cambiar el préstamo de entidad para pagar unas cuotas más bajas o para eliminar otros gastos asociados. 

Ahorrar dinero cambiar hipoteca de banco
Cuál es la mejor opción para cambiar una hipoteca de banco y ahorrar dinero
Canva

La banca española, desde hace varios meses, se muestra más dispuesta que nunca a asumir y mejorar préstamos hipotecarios de otras entidades. Así, muchos clientes, si cuentan con un buen perfil, tienen la opción de cambiar la hipoteca de banco para pagar unas cuotas más bajas o para eliminar otros gastos asociados al préstamo (comisiones, productos adicionales, etc.). Ahora bien, ¿cuánto dinero cuesta este traslado? Según el comparador financiero HelpMyCash.com, el precio de esta operación puede ser distinto dependiendo de si se formaliza a través de una subrogación de acreedor o con la firma de un nuevo crédito hipotecario.

Subrogación de acreedor

Con la subrogación de acreedor, un nuevo banco acepta asumir una hipoteca de otra entidad (se convierte en el nuevo acreedor) a cambio de modificar su precio o su plazo. Este cambio, no obstante, hay que escriturarlo e inscribirlo, lo que genera una serie de gastos de formalización

Por ley, el banco que asume la hipoteca debe hacer frente a los gastos de notaría, registro y gestoría. Al cliente, en cambio, le corresponde abonar el coste de la tasación de la vivienda (un paso necesario para aprobar el traslado), cuyo precio ronda los 300 euros de media. Además, debe pagar la comisión por subrogación que le cobre el banco del que se vaya, que puede costar un máximo de entre el 0% y el 2% sobre el importe pendiente del préstamo dependiendo de lo que se indique en la escritura y de la fecha en la que se firmó la hipoteca original.

Desde el comparador HelpMyCash.com señalan, sin embargo, que hay bancos que se ofrecen a asumir uno o varios de estos gastos para atraer clientela. Por ejemplo, en caso de subrogar la hipoteca a ING, esta entidad se hará cargo del precio de la tasación, siempre que la operación se termine formalizando. ING permite rebajar el interés hasta conseguir un tipo variable de euríbor más 0,99% o uno fijo del 1,60% a cambio de domiciliar la nómina y de firmar sus seguros de hogar y de vida.

Contratación de una nueva hipoteca

Hay, además, otro método para cambiar una hipoteca de banco: suscribir un nuevo préstamo hipotecario, con unas mejores condiciones, para cancelar el que se tiene con la otra entidad. En este caso, por la contratación de ese crédito es necesario pagar el coste de la tasación de la vivienda (unos 300 euros de media) y el de la posible comisión de apertura, aunque prácticamente ninguna entidad la cobra. Por ley, el nuevo banco está obligado a abonar los gastos de notaría, registro y gestoría asociados a la constitución de esa hipoteca.

Asimismo, para liquidar la hipoteca original habrá que pagar los gastos de cancelación registral correspondientes, cuyo coste suele rondar los 1.000 euros de media. Y al banco al que se abandone habrá que abonarle la comisión por amortización anticipada si aparece en la escritura, que puede costar entre el 0% y el 2% sobre el importe pendiente en función de la fecha en la que se contrató el préstamo que se cancele.

Como en el caso anterior, existen ciertas entidades que asumen o financian buena parte de estos gastos. Por ejemplo, con el servicio Trae tu Hipoteca de Openbank no es necesario pagar la tasación o los gastos de cancelación registral, pues la entidad los abona íntegramente. Esta entidad, además, da la opción de financiar la comisión por amortización anticipada. Con Openbank se puede rebajar el interés para conseguir un tipo variable desde euríbor más 0,95% o uno fijo desde el 1,30% a cambio de domiciliar la nómina y contratar su seguro de hogar.

Pese a los gastos, cambiar la hipoteca de banco sale a cuenta

Ahora bien, pese a lo que pueda costar esta operación, desde HelpMyCash.com afirman que, por norma general, cambiar una hipoteca de banco sale a cuenta. En la inmensa mayoría de los casos, este traslado permite conseguir unas condiciones mejores (un interés más bajo, menos comisiones o productos adicionales…), así que ese precio se amortiza rápidamente con el ahorro obtenido.

Para que los consumidores puedan calcular cuánto se ahorrarían con una subrogación o con la firma de un nuevo préstamo, HelpMyCash dispone de una calculadora gratuita para simular el ahorro al cambiar la hipoteca de banco. Un estudio elaborado a principios del mes de febrero por esta compañía revela que, de media, los que utilizaron este simulador podían obtener un ahorro de unos 20.000 euros al trasladar su préstamo hipotecario a otra entidad.

No obstante, hay casos en los que cambiar de banco puede no salir a cuenta: si apenas se rebaja el interés, si quedan muy pocos años para que se acabe de pagar la hipoteca… Por ello, siempre es aconsejable hacer números para valorar si merece la pena irse a otra entidad o no.

Mostrar comentarios