Podrían desaparecer en 12 años

Así serán las tarjetas de crédito del futuro: Mastercard las cambia en 2024

La multinacional de servicios financieros ha optado por modificar todas sus tarjetas y eliminar un detalle de las mismas que hoy en día está en desuso. Además, plantea nuevas alternativas tecnológicas para 2033.

Tarjetas de Mastercard y Visa junto a billetes de euro.
Tarjetas de Mastercard y Visa junto a billetes de euro.
©[GA161076 de Getty Images Signature] a través de Canva.com

El dinero en efectivo parece acercarse a su fin, de hecho, las nuevas normativas cualquier consumidor que realice pagos en tiendas y establecimientos que sean iguales o superiores a 1.000 euros tendrá que optar por otra alternativa. Esta tendencia, y sus correspondientes restricciones, ha abierto todo un mundo a los bancos para ofrecer nuevos métodos de compra. 

Las tarjetas bancarias ya fueron uno de los sistemas más usados en los meses más complicados de la pandemia por el temor a los contagios. Según un estudio de Visa, durante el último año este tipo de pagos aumentó un 37% en el caso de las de débito y un 25% en las de crédito. 

Hoy en día, es posible pagar cualquier compra por diferentes vías, desde los Wallet incorporados en los smartphones, hasta mediante aplicaciones móviles como Bizum, que ya está trabajando en crear sistemas para facilitar su uso en los negocios. Las monedas y los billetes parecen no tener cabida en el futuro, especialmente ahora que Mastercard ha anunciado que eliminará de forma gradual las bandas magnéticas de sus tarjetas.

Los cambios de Mastercard

La compañía financiera ha anunciado en un comunicado que poco a poco irá modificando las tarjetas de crédito y el primer paso es eliminar las bandas magnéticas. Estos cambios llegarán en primer lugar a Europa en 2024, y más adelante se extenderán hasta otras regiones del mundo, entre las que se incluye Estados Unidos o Canadá.

A partir de esas fechas todas las nuevas tarjetas que se emitan, tanto de crédito como de débito, eliminarán este diseño y apostarán por los chips de pago sin contacto. Además, según su calendario personal, en 2033 esperan que desaparezcan por completo.

IBM empezó a introducir sistemas en los 60 con el objetivo de que los bancos pudieran codificar la información de la tarjeta. En su momento se convirtió en toda una revolución puesto que facilitó el pago electrónico y proporcionó mayor seguridad a los usuarios. Sin embargo, la llegada de los chips en los 90 y las tecnologías 'contactless' ha eclipsado su uso y hoy en día carece de sentido.  "En la actualidad, los chips EMV se utilizan para el 86% de las transacciones con tarjeta cara a cara a nivel mundial", especifican en el informe. Esta tecnología cada vez resulta más segura y continúa evolucionando para ofrecer mayor protección a clientes y comerciantes contra el fraude.

Mostrar comentarios