Acuerdo sin la patronal

Seis claves que debes conocer sobre la subida del salario mínimo en 2021

El Ministerio de Trabajo ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para incrementar el SMI un 1,6% desde septiembre.

Dinero, euros, billetes de euro
Tres claves que debes conocer sobre la subida del salario mínimo en 2021
©[M a través de Canva.com

Dos semanas después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijese que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) llegaría de forma "inminente", el Ministerio de Trabajo y sindicatos han terminado por llegar a un acuerdo, al que no se ha sumado la patronal, para fijar un incremento de 15 euros al SMI que ya se aplicará desde la nómina de septiembre. 

Así, el salario mínimo alcanzará los 965 euros mensuales, desde los 950 en los que estaba fijado. Por lo pronto, lo que sí ha evitado el Ejecutivo es fijar la cuantía de los próximos años 2022 y 2023 en los últimos momentos de las negociaciones, tal y como exigían los líderes sindicales. Veamos a continuación cuáles son las claves 

¿1.000 euros de SMI en 2022?

Este era el punto que demandaban desde los sindicatos, quienes abogan por subir ahora 15 euros la nómina y que a partir de enero de 2022, el salario mínimo llegase ya a los 1.000 euros. El Gobierno, por su parte, ha preferido esperar y dilatar más los plazos, pues las negociaciones en torno a este asunto se retomarán a finales de año, una mesa en la que sí se volverá a sentar la CEOE. Así, de haber acordado ya las cuantías, complicaría y mucho las negociaciones con los empresarios. 

Entonces, ¿en cuánto queda ahora el SMI?

Como decimos, el SMI quedará fijado para septiembre, octubre, noviembre y diciembre en 965 euros mensuales en 14 pagas. Recordemos que en 2018 estaba fijado en 735,9 euros. El Gobierno quiere continuar con el compromiso electoral de que el SMI alcance a final de la legislatura el 60% del sueldo medio.

El sueldo ¿es en bruto o neto?

Cuando se habla del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), siempre se habla de salario bruto sin aplicar la parte que se sustrae para las arcas públicas. En este sentido, el trabajador no recibe 965 euros de nómina al mes. El empleado que cobra el SMI posee un salario inferior a la cantidad fijada por el Gobierno, ya que hay que restar las deducciones a las cotizaciones a la Seguridad Social junto con las retenciones del IRPF.

¿Subirán todos los salarios?

No. Para empezar hay que tener en cuenta que el salario mínimo es el sueldo más bajo que por ley puede pagar cualquier empresa a sus empleados, de manera que realmente su subida solo repercute a aquellos que reciben unos ingresos por debajo de lo estipulado, con indiferencia de si se tiene derecho a pagas extras o están prorrateadas.

Por tanto, la subida del SMI no implica el incremento de todos los salarios. Y no, tampoco de aquellos que tengan un sueldo base por debajo de los 965 euros. Esto se debe a que habrá que tener en cuenta todos los conceptos que se incluyen en la nómina, aquellos en particular que no entran dentro de ese salario base y que son considerados como complementos extrasalariales que, por otro lado, se pactan igualmente en el contrato, y pueden incrementar los ingresos a final de mes. Con todo, una vez se apruebe la subida, cualquier trabajador podrá contar con un salario base por debajo de esta cifra, pero los ingresos establecidos en su nómina a final de mes correspondientes al salario base, a los complementos y a las pagas extras, deberán ser, al menos, iguales al SMI.

¿Cómo afecta la subida del SMI a las pensiones?

Por otro lado, una de las primeras consecuencias de subir el salario mínimo interprofesional sería un incremento en la recaudación por cotizaciones sociales. Tal y como explica Jubilación de Futuro, el portal dedicado a pensiones y jubilaciones del banco BBVA, esto sucede así porque las bases mínimas de cotización, que son sobre las que luego se aplican los tipos de cotización de los trabajadores, suben en función del SMI y las pagan, en gran parte, los empresarios.

Además, en caso de producirse un incremento salarial, también se produciría un aumento de las bases reguladoras de las prestaciones de la seguridad social. Si se incrementan las bases reguladoras de los trabajadores en los próximos años, "también aumentará considerablemente el gasto en pensiones de jubilación y en las de incapacidad permanente", detalla el BBVA. Por hacer un breve inciso: la base reguladora es un baremo que sirve para calcular las prestaciones a las que cada trabajador tiene derecho a percibir de la Seguridad Social. Se determina en función de la base de cotización durante un periodo de tiempo determinado. Lo primero que hay que tener en cuenta en este sentido es para qué supuesto se calcula, ya que varía dependiendo de cada caso, aunque en la mayoría suelen ser para las pensiones de jubilación o incapacidad permanente.

En el caso de las de jubilación, para calcular la base reguladora hay que tener en cuenta las bases de cotización a la Seguridad Social en los años previos a dejar la actividad laboral. Se sumarán las bases de cotización y, a partir de 2022, se dividirá por 350 (hasta ahora es de 322) durante los 300 meses anteriores al hecho causante.

Eso sí, añade el BBVA, aquellas personas que les sea aplicable la legislación anterior a 1 de enero de 2013, la base reguladora será el cociente que resulte de dividir por 210 las bases de cotización del interesante durante los 180 meses anteriores al mes del mes previo al hecho causante. Y, desde el 1 de enero de 2013, el número de meses se elevará progresivamente a razón de 12 meses por año. Por tanto, apunta la entidad, al aumentar considerablemente la base reguladora, por la subida del SMI, se incrementaría también el coste de las pensiones de jubilación en los próximos años, así como el gasto de la Seguridad Social.

Subsidios y ayudas del SEPE

El incremento del SMI también tendrá incidencia en determinados subsidios para desempleados del SEPE. En la práctica, además, supondrá abrir en cierto modo el abanico a más personas para poder acceder a estas ayudas. ¿El motivo? Que tanto el subsidio para mayores de 45 años con cargas familiares, como el subsidio para mayores de 52 años o el subsidio extraordinario por desempleo tienen un requisito que dice lo siguiente: "carecer de rentas, de cualquier naturaleza, superiores al 75% del salario mínimo".

Es decir, el 75% de 950 euros (SMI) implica que el límite de rentas es actualmente de 712,15 euros. Ahora, con la subida a 965 euros, el límite de rentas será 723,75 euros. 

Mostrar comentarios