Llega el retiro para los nacidos a finales de los 50

El sigiloso desembarco del 'baby boom': Hay 850.000 jubilados más que en 2011

La nómina de las nuevas altas es de 1.456 euros, un 10% mayor que el sueldo más habitual. Casi 206.000 trabajadores se retiraron con 63 años o menos desde 2019. 42.000 jubilados murieron por Covid en 2020.

Ultimas noticias de pensiones y jubilados
La reforma de Escrivá trata de evitar un aluvión de retiros entre los nacidos a partir de 1950.
Canva.com

El desembarco de los primeros 'baby boomers', los nacidos a finales de los cincuenta, está siendo silencioso y suave. Muchos ya han empezado a jubilarse con 61 ó 63 años e incluso menos, gracias a las facilidades y opciones que proporciona -hasta el momento- el sistema de pensiones, algo que sin duda cambiará en muy corto plazo. La estadística que facilita la Seguridad Social de forma periódica muestra los indicios de esta irrupción, con un aumento de los jubilados de un 16% en la última década, que supone 850.000 personas más cobrando esta prestación que en 2011.

Esta cifra hubiera sido todavía mayor de no ser por la pandemia, que provocó que en 2020 el número de jubilados fallecidos con respecto a 2019 se incrementase en 42.019, según los datos aportados por el ministerio a La Información. Desde 2019, momento en el que los nacidos en 1958 empezaron a llegar a la edad de retiro voluntaria, fueron despedidos por ERE y consiguieron jubilarse a los 61 años o pudieron hacerlo gracias a convenios especiales -como el de los policías, mineros o artistas-, que incluso permiten retirarse a los 52, ya se han jubilado 205.000 trabajadores con 63 años o menos y la mitad de ellos lo ha hecho con 62 o menos años. Los primeros en hacerlo llegaron ya en 2010, con 52 años cumplidos.

Mientras, la nómina de los nuevos jubilados, muchos de la generación 'baby boom', que se incorporaron al mercado laboral con muy pocos años, por lo que han tenido largas carreras de cotización -muchos más de cuatro décadas- y sueldos elevados, es ya de 1.456 euros en 14 pagas, un 10% superior a la retribución más frecuente y que la pensión que se cobraba hace solo tres años. También el gasto en prestaciones ha experimentado un importante crecimiento, pasando de los 4,9 millones de euros mensuales de hace 10 años a los casi 7,3 millones actuales, prácticamente un 50% más.

El perfil de los 'baby boomers'

Los nacidos después de la posguerra se incorporaron masivamente a la universidad, se formaron, lograron experiencia y consiguieron puestos más cualificados que los de las generaciones anteriores, lo que lógicamente ha repercutido en sus retribuciones y en sus pensiones, más cuantiosas. Su retiro se está produciendo de forma suave, pero el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Antonio Abellán ya advertía hace unos años que se producirá un pico importante en dos décadas, un momento en el que, teóricamente, entrarán 723.000 pensionistas y sumarán cerca de 15 millones. La salida anticipada del mercado laboral de muchos ellos podría reducir considerablemente la cifra.

Abellán, que utilizaba para su proyección las bases del Instituto Nacional de Estadística (INE), admitía que la entrada del 'baby boom' en el sistema de pensiones podría ser menos alarmante de lo esperado, "porque no llegan de golpe sino de forma progresiva". La previsión es que 574.000 'baby boomers' -que nacieron en 1958- se jubilasen en el año 2023 al cumplir 65 años, pero muchos ya lo han hecho incluso una década antes.

También entre los funcionarios acogidos al régimen de las clases pasivas -todos aquellos que se incorporaron a la Administración antes de 2011- se constata una entrada importante de nuevos jubilados en su sistema. A partir de 2018, ejercicio en el que cumplieron 60 años los nacidos en 1958, están cobrando pensión 58.000 funcionarios y militares más. Los vinculados a las clases pasivas pueden jubilarse de manera voluntaria a partir de los 60 años y siempre que acrediten al menos 30 años de servicios en las administraciones.

El objetivo de Escrivá

La nueva reforma del sistema que ha elaborado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, y que será supervisada por Bruselas, ya que está supeditada a los fondos de recuperación, tratará de evitar una oleada de jubilaciones de los nacidos entre 1958 y antes de 1977 -algunas fuentes ponen la fecha final en 1975-, que pondría en grave peligro la sostenibilidad del sistema y el mantenimiento de las actuales prestaciones. Por ello, resulta clave el desincentivo a la jubilación anticipada, que la esperanza de vida determine parte de la edad de retiro y que se beneficie económicamente a los trabajadores que dejen más tarde el mercado laboral.

Desde 1958, cuando la natalidad empieza a crecer con el desarrollismo y el fin de la posguerra, a mediados de los setenta, los nacimientos en nuestro país rondaron los 650.000 de media cada año. Hasta 14 millones de niños nacieron durante esas dos décadas, 4,5 millones más que en los 20 años siguientes y 2,5 más que en los 20 años anteriores. La generación del 'baby boom', que lleva diez años de retraso con respecto a Europa, representa un tercio de la población española actual.

Posiblemente, parte del impacto que puede suponer el desembarco conjunto de cerca a 65o.ooo 'baby boomers' cada año en la estadística de pensiones ha sido amortiguado por las jubilaciones anticipadas voluntarias e involuntarias y los convenios especiales, pero llegará un momento en que la mayoría esté recibiendo al tiempo su prestación. Seguir evitando ese momento es el objetivo de Escrivá.

Mostrar comentarios