No es algo personalista

A S&P le da igual Guindos: el rumbo de la economía española lo dicta Bruselas

La agencia señala que "no ha habido flexibilidad para aplicar políticas muy personalistas", por lo que su relevo seguirá la estela europea.

Guindos
Guindos ante los periodistas.

A la banca española le da igual el adiós de Guindos, casi lo prefiere. En el Consejo de Ministros no era el más popular. Y ahora la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha descartado que la sucesión de Luis de Guindos al frente del Ministerio de Economía vaya a suponer un "cambio radical" en la política económica del país. La razón parece contundente. No va a hacer un cambio radical en la política económica, porque el foco de la política económica española durante el mandato de Guindos ha sido "alinearse" con los requisitos europeos. No ha habido flexibilidad para aplicar políticas muy personalistas. Palabra de Standard & Poor's (S&P), que deja claro que el milagro económico español con el que el Gobierno 'vendió' a Guindos para el BCE le debe mucho... a Bruselas.

Déficit fiscales importantes

Así, la analista de S&P, Elena Iparraguirre agrega, que Guindos se enfrentó a problemas de déficit fiscal "muy importantes", por lo que la "prioridad" era encauzar este indicador, un compromiso adoptado por España con Bruselas. Eso es lo que más le interesaba a Europa. Y no parece que un nuevo titular vaya a desandar lo logrado. 

El actual titular de la cartera económica presentará su dimisión "en los próximos días", según explicó el propio Guindos, una vez resultó elegido para sustituir al portugués Vitor Constancio en la Vicepresidencia del BCE, cuando concluya su mandato en mayo. En cuanto al que será nuevo ministro español de Economía, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se limitó a señalar el viernes que el nombramiento tendrá lugar "en las próximas fechas".

Guindos pasará otro examen pese a tener ya el aprobado

Con el puesto ya en el bolsillo, el todavía ministro de Economía, Luis de Guindos, pasará este lunes un nuevo examen ante la Eurocámara tras su elección por el Eurogrupo como nuevo vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) en sustitución de Vitor Constancio.

Será la segunda vez en apenas dos semanas que De Guindos responda a las preguntas de los miembros de la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, después de que el 14 de febrero ya se sometiera a audiencia junto al entonces también aspirante al puesto, el gobernador del banco central irlandés, Philip Lane.

En aquella ocasión, los eurodiputados informaron tras el examen, a puerta cerrada, que aunque los dos aspirantes eran aptos para el cargo, Lane había sido "más convincente". El irlandés, sin embargo, con menos apoyos en el Consejo, se retiró en el último momento de la carrera y De Guindos fue aupado por consenso entre los titulares de Finanzas europeos.


Aunque la opinión del Parlamento Europeo, que se hará pública el martes 27 de febrero, no es vinculante, sí existe la tradición por respeto y cooperación institucional que los altos cargos del BCE comparezcan ante los eurodiputados. En la audiencia de la Eurocámara se espera que De Guindos reciba el apoyo de los eurodiputados del Partido Popular Europeo y el rechazo de la Izquierda Unitaria y los Verdes europeos, que entre otros argumentos esgrimen presuntos problemas de incompatibilidad por el hecho de que De Guindos pase directamente de ser ministro a vicepresidente de una institución que debe guardar independencia política.

El eurodiputado de En Comú Podem Ernest Urtasun, del grupo europeo ecologista, ha asegurado que en la comparecencia de este lunes su grupo hará "un dictamen negativo del candidato en la línea de las conclusiones acordadas el 14 de febrero. Lamentablemente, el posicionamiento del Parlamento Europeo respecto a su candidatura es estrictamente consultivo sin efectos vinculantes. Hace falta reformar el método de elección para figuras como la de los miembros del comité ejecutivo del BCE y asegurar que personas que ostentarán cargos de tanta responsabilidad sean elegidos por el Parlamento Europeo a través de un proceso en plena transparencia", añadió.

Los socialistas españoles no votarán en contra, se abstendrán

Por otro lado, la posición de los socialdemócratas europeos no estará cerrada hasta escuchar a De Guindos, un punto de vista abierto que también comparten los liberales del PE. Dentro de los socialdemócratas son especialmente críticos con De Guindos tanto la portavoz del grupo en la comisión parlamentaria económica, Pervenche Berès, que ha dicho públicamente que el español "no es la mejor opción para el puesto", como el propio líder en funciones del segundo grupo de la Cámara, el alemán Udo Bullman.

En el caso concreto del PSOE, la decisión a propósito de De Guindos será una "abstención crítica", informó este viernes la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra. Los socialistas españoles han descartado votar en contra, por considerarlo "poco elegante", al ser De Guindos el único candidato a la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE), tras la retirada del irlandés.

Tanto los socialdemócratas como el resto de grupos coincidieron en reprochar a los países del Eurogrupo que no se hubiera presentado una terna con mujeres que también aspiraran al cargo para avanzar en la paridad de género. Pasado el trámite del Parlamento Europeo, está previsto que los líderes de la UE den el último visto bueno a la elección del ministro español en la cumbre del 22 y 23 de marzo.

De Guindos sustituirá al portugués Constancio, cuyo mandato expira el 31 de mayo, a partir del 1 de junio por un periodo de ocho años no renovable. El propio De Guindos, tras la elección por el Eurogrupo, llamó la atención sobre la trascendencia de su nuevo cargo para España dentro del comité ejecutivo del BCE.

Ahora en portada

Comentarios