Trucos para ahorrar

Los 12 trucos para ahorrar más de 1.000 euros al año sin que te des cuenta

Los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com nos explican que han elaborado una lista con doce trucos para no gastar tanto dinero.

Ahorrar dinero
Los 12 trucos para ahorrar más de 1.000 euros al año sin darte cuenta
Canva

Ahorrar se ha convertido en una prioridad para muchos españoles. La crisis sanitaria ha provocado que la tasa de ahorro de los hogares se haya disparado hasta el 22,5% de la renta disponible durante el segundo trimestre del año, 12,3 puntos más que durante los tres primeros meses de 2020. Y todo apunta a que la incertidumbre económica actual mantenga el interés por ahorrar.

Guardar una parte de la nómina cada mes en una cuenta de ahorro, por pequeña que sea, y realizar un consumo responsable nos ayudarán a gastar menos y a ahorrar más, nos explican los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que han elaborado una lista con doce trucos para ahorrar sin demasiado esfuerzo.

1. Abre una cuenta de ahorro

Si queremos empezar a ahorrar, mejor hacerlo bien desde el principio. Los expertos de HelpMyCash recomiendan disponer de una cuenta de ahorro para separar el dinero del día a día del que queramos guardar y evitar la tentación de gastarlo. Además, separar los ahorros nos ayudará a ser más conscientes de a cuánto asciende nuestro colchón. Pero hay más: las mejores cuentas de ahorro del mercado nos pagarán intereses (podremos ganar hasta un 5% TIN).

2. Cambia de supermercado 

No hace falta pasar hambre para ahorrar. Podemos seguir llenando la despensa y gastar menos, bastante menos, si compramos en el supermercado adecuado. Concretamente, podríamos ahorrar 1.063 euros de media al año en función del supermercado al que acudamos, según un estudio de la OCU de 2019.

3. Marcas blancas

Si cambiar de supermercado de confianza puede suponernos un ahorro de más de mil euros, sustituir las marcas de toda la vida por las blancas nos ayudará a ahorrar un 31% en nuestra cesta de la compra. Un estudio del portal virtual Tiendeo publicado en 2018 reveló que los productos en los que más se puede ahorrar comprando la marca de distribuidor son la cerveza, la carne y el agua. En el caso de la cerveza, la diferencia entre el precio de la marca de fabricante y la blanca puede ser del 80%.

4. Gasolineras más baratas

Podemos ahorrar hasta 49 céntimos por litro de gasolina y hasta 48 por litro de diésel si llenamos el depósito de nuestro vehículo en las gasolineras más baratas de España en comparación con las más caras, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica. Hagamos cálculos: si consumimos una media de 50 litros de carburante al mes, hablamos de un ahorro de cerca de 300 euros anuales.

5. Deja de pagar comisiones

Si nos descuidamos, podemos llegar a pagar más de 200 euros al año por el mantenimiento de nuestra cuenta corriente y por la operativa básica asociada. Un dispendio difícil de justificar si tenemos en cuenta que hoy en día podemos tener una cuenta corriente, tarjetas de débito y de crédito y hacer transferencias, ingresar cheques o sacar dinero totalmente gratis. Si no estamos satisfechos con las condiciones de nuestra cuenta, podemos cambiar de banco y abrir una cuenta sin comisiones en otra entidad que sea gratis y que tenga ventajas extras como regalos, condiciones exclusivas para viajar, etc.

6. Renueva tus electrodomésticos 

El consumo de energía de un electrodoméstico de clase G puede ser hasta tres veces mayor que el de uno de clase A, lo que en la práctica se traduce en un gasto más elevado, de acuerdo con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Por ejemplo, un frigorífico con la etiqueta A+++ consume un 60% menos que uno calificado como A. Cambiar el ordenador también nos puede ayudar a ahorrar: un portátil consume la mitad que uno de sobremesa. Y las pilas no son amigas de los ahorradores, ya que, según IDAE, la energía que producen es 600 veces más cara que la que se obtiene de la red eléctrica.

7. Apaga el televisor

Un gesto tan cómodo como apagar el televisor desde el mando a distancia puede encarecer nuestra factura de la luz. Dejar los aparatos electrónicos con el famoso piloto rojo encendido acaba saliendo caro; concretamente, puede suponer un gasto de más de 40 euros al año, según IDAE, que recomienda enchufar el televisor y otros aparatos como el DVD a una regleta y apagarlos todos.

8. Controla la temperatura del hogar

Por muy cómodo que resulte ir en manga corta en pleno invierno por casa, es mejor que renunciemos a ese placer si queremos gastar menos. Los expertos recuerdan que por cada grado que aumentamos la temperatura de la calefacción, el consumo de energía se incrementa alrededor de un 7%. Muchas voces recomiendan mantener una temperatura de 21 grados en el hogar y combinarla con ropa adecuada y un buen sistema de aislamiento. De hecho, muchas veces nos vemos obligados a subir el termostato por las fugas de calor originadas en las ventanas. Para evitarlas, podemos renovarlas o, como medida low cost, colocar burletes para evitar fugas de calor.

9. Vigila el frigorífico y la lavadora

El frigorífico supone entre el 18% y el 30% de la electricidad que se consume en una casa, según La Guía para disminuir la factura eléctrica y ahorrar en el hogar de Ecodes y el Gobierno de Aragón, que recomienda fijar la temperatura de la nevera en cinco grados y la del congelador, en -18. Gastaremos un 5% más por cada grado que la bajemos. Por otra parte, si queremos mantener a raya el gasto que supone el uso de la lavadora, podemos usar los programas eco y lavar con agua fría. No olvidemos que alrededor del 80% del consumo energético de una lavadora está provocado por el calentamiento del agua, según IDAE.

10. Adiós al plástico: usa bolsas de tela

A pesar de que ahora hay que pagarlas, seguimos usando bolsas de plástico. En 2018 cada español usaba 180 bolsas al año. Si pagamos entre cinco y 15 céntimos por bolsa, precios orientativos fijados por el Gobierno hace dos años, el resultado es que gastamos entre nueve y 27 euros al año. Para ahorrar, podemos sustituir las bolsas de plástico por las de tela, ayudaremos al medio ambiente y a nuestro bolsillo.

11. Revisa tus recibos del hogar

Podemos revisar nuestras facturas de electricidad y de móvil y comprobar qué tarifas ofrece la competencia. Además, pecar por exceso nos puede salir caro. Quizá no necesitemos tantos megas de Internet o la potencia eléctrica contratada supere la que realmente necesitemos. También podemos valorar la posibilidad de contratar una tarifa con discriminación horaria.

12. Plantéate un reto y cúmplelo

Si no tenemos problemas para ahorrar, podemos simplemente programar una transferencia periódica desde nuestra cuenta corriente a nuestra cuenta de ahorro a principios de cada mes (mejor hacerlo al principio que al final), pero si queremos motivarnos, podemos plantearnos algún rato. Por ejemplo, el reto del céntimo con el que podremos ahorrar 668 euros al año aprovechando la calderilla que solemos llevar en el bolsillo. Consiste en ahorrar un céntimo el primer día, dos el segundo, tres el tercero y así hasta que el último día del año se guarden en la hucha 3,65 euros.

Si somos más ambiciosos, podemos poner en práctica el reto de las 52 semanas que consiste en partir de un euro la primera semana e ir incrementado la cantidad semanalmente en un euro extra, de manera que la última semana del año se guarden 52 euros. Resultado: 1.378 euros ahorrados en un año.

Mostrar comentarios