Jueves, 05.12.2019 - 11:28 h
Es la interlocutora con el Ibex 35

La gran empresa aplaude la 'vía Calviño' para allanar un pacto Sánchez-Casado

El PP ve en el anuncio una "cortina de humo" de Moncloa para evitar que en los días previos a las elecciones se hable de los datos del paro.

Fotografía Nadia Calviño y Pedro Sánchez / EFE
La gran empresa aplaude la 'vía Calviño' para allanar un pacto Sánchez-Casado / EFE

La 'vía Calviño' desvelada por Pedro Sánchez en el debate a 5 de este lunes ha sido especialmente bien recibida en las grandes empresas. El hecho de tener a una vicepresidenta de su confianza, que interlocute de tú a tú con los poderes económicos y que, además, tenga galones en Europa es, para las empresas del Ibex 35, un motivo de celebración. Creen que la elección del candidato del PSOE allana el camino a un acuerdo entre los dos principales partidos, al que se puede sumar Ciudadanos, de cara a garantizar la estabilidad del país.

El gran empresariado nunca se ha escondido. Su preferencia es que el próximo Gobierno tenga una mayoría suficiente para poder ejecutar las reformas que necesita el país. Por eso siempre recelaron de un Gobierno de coalición con Unidas Podemos y vieron con mejores ojos un acercamiento a PP y Ciudadanos. A la espera de comprobar que ocurre en las elecciones del domingo, algunos creen que la solución al bloqueo solo podría llegar gracias a un acuerdo o un gesto patriótico por parte de estos dos últimos partidos, esencialmente del que preside Pablo Casado.

Calviño es para las grandes empresas el nexo ideal. En general se escuchan grandes elogios de ella por ser una ministra que desde que llegó de Bruselas ha sido el enlace del Gobierno con la mayoría de grandes empresas. También ha llevado el peso de las relaciones con la CEOE. Esta relación será aún más intensa si Sánchez logra consumar su plan y la convierte en vicepresidenta económica, salvando las reticencias internas que tiene en el seno del PSOE.

Lo cierto es que la ministra Calviño genera confianza fuera de nuestras fronteras. Fuentes socialistas recuerdan reuniones a puerta cerrada con fondos de inversión extranjeros que resultaron todo un éxito. Citan el caso del G-20 de Osaka, el pasado verano. Calviño acudió y elevó el interés de bonos españoles por parte de los inversores nipones.

Un 'pacto de caballeros' Sánchez-Casado

En la gran empresa ven, por tanto, inevitable que a partir del 11 de noviembre se allane el camino a un 'pacto de caballeros' entre Sánchez y Casado. ¿En qué formato? Ahí no entran los empresarios. Lo ideal para ellos sería la gran coalición pero los líderes de PSOE y PP ya lo han descartado por activa y por pasiva. Creen que el movimiento de Calviño a la vicepresidencia económica allana este camino y, sobre todo, aleja a los socialistas de un acuerdo postelectoral con Pablo Iglesias y los independentistas.

En el PP también hay quien interpreta la 'vía Calviño' como una jugada de ajedrez de Moncloa para trasladarles la presión a ellos y que puedan facilitar un Gobierno de Sánchez, como hizo el PSOE en 2016 para evitar las terceras elecciones. Algunos dan por seguro que esa presión llegará a Génova procedente de estos poderes económicos. Por eso el propio Casado ha arremetido inmediatamente contra Calviño: "Recuerdan a esas declaraciones que hacía [Pedro] Solbes, la señora [Elena] Salgado, el señor [José Luis] Rodríguez Zapatero o las que hacen las ministras de Economía o Hacienda", ha dicho Casado. Para el PP, Calviño es una de las responsables del "triste récord de crear 100.000 parados nuevos".

Fuentes del PP también apuntan a que sacar a colación el nombre de Calviño como vicepresidenta económica tenía un objetivo: dejar en un segundo plano los datos del paro que se publicaron a la mañana siguiente. Aseguran que Moncloa conocía esas cifras y que, como no eran buenas, lanzaron esta "cortina de humo" con la ministra gallega. 

Quien ha arremetido con dureza contra la promoción de Calviño a la vicepresidencia económica es Unidas Podemos. Creen que es un gesto más del PSOE al PP para conformar una "coalición blanda", que llama Iglesias: un pacto de investidura gracias a una abstención del PP y la aprobación de una serie de medidas en materia económica. "Si apuesta por Calviño va en la dirección de buscar el acuerdo con Casado y ha entristecido a la gente del PSOE. Calviño va a asustar a la gente de izquierdas", ha asegurado el líder morado.

"El modelo de Calviño como vicepresidenta sólo es viable con una coalición blanda con el PP. En un acuerdo con nosotros creo que tendría protagonismo otra gente que se sitúa más a la izquierda", ha expuesto Iglesias en clara alusión a María Jesús Montero. Con la ministra de Hacienda "nos entendemos bien, es una señora progresista", ha añadido Iglesias.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING