Jueves, 27.06.2019 - 07:12 h
Los impuestos de los gigantes tech

Apple rebaja los impuestos en sus tiendas un año después de 'pactar' con Hacienda

Reduce hasta un tercio el pago de tributos con su filial Apple Retail, hasta rozar los 5 millones, tras ponerse al día después de una inspección.

Apple inaugurará el sábado su tienda en la céntrica Puerta del Sol de Madrid
Apple recorta su factura fiscal en su filial de tiendas en España. / L.I.

Apple vuelve a tener su maquinaria fiscal a pleno rendimiento.  El fabricante del iPhone ha metido un tijeretazo a los impuestos pagados a Hacienda en España en su filial con la que gestiona las tiendas físicas repartidas por todo el país. Lo reduce a menos de la mitad, justo un año después de que la Agencia Tributaria le asestara uno de los golpes más sonados de los últimos años entre los gigantes tecnológicos... y en pleno debate sobre la factura fiscal de estas compañías. 

La historia arranca en una investigación de los inspectores de Hacienda sobre los principales impuestos pagados por Apple Retail Spain en España a principios de esta década. La consecuencia de estos trabajos fue el desembolso obligado de 14 millones de euros (y otros ajustes millonarios), uno de los más altos que se han ejecutado hasta la fecha entre estas multinacionales tecnológicas.

Pero eso ya es pasado y quedó atrás. Ahora vuelve a beneficiarse de su estructura de sociedades que ha levantado en los últimos años con el epicentro en Dublín (Irlanda). El gigante ha declarado el pago de casi 5 millones de euros entre los diferentes impuestos, un tercio de todo lo que salió de su caja el año pasado, incluida una importante 'reserva' de dinero que preparó antes de que se produjera la sanción. Pese a que se trata de un fuerte recorte sigue estando ligeramente por encima de lo que ha sido habitual en los ejercicios previos a la investigación.

Apple se beneficia de una estructura fiscal que se repite y que le ha permitido recortar los impuestos, no sólo en España sino en numerosos países más allá de las fronteras estadounidenses. La filial vende los productos físicos (iPhone, Apple, iWatch...) en las once tiendas que tiene repartidas por toda España. Todos esos artículos son adquiridos a una sociedad que el grupo tiene en Irlanda. ¿El objetivo? Trasladar ahí una parte importante del negocio para reducir la factura tributaria a través de estas compras (elevando el precio pagado por ellas). El tipo impositivo de sociedades en el país es casi un tercio del español.

Las cifras del negocio

Las cifras vuelven a niveles anteriores a las inspecciones, pero hay una incógnita con una de ellas. Apple reservó 9 millones de euros, para anticiparse a lo que le iba a exigir Hacienda. Pero sólo gastó una parte de ese dinero. Se dejó un remanente que ha desaparecido de sus cuentas y sin ninguna explicación por parte de la empresa. ¿Lo ha utilizado para pagar una factura que quedara pendiente? Se desconoce.

Al margen de los impuestos, la compañía mantuvo la salud en la facturación de las tiendas: casi 400 millones de euros de ingresos declarados por la distribución de todos sus productos y algunos servicios ofrecidos por parte de su plantilla a los clientes finales. Una plantilla que superó la barrera  de los 1.300 empleados, con una mayoría de hombres, como sucede en buena parte de estas empresas.

La compañía mantiene sin cambios su estrategia de aperturas, con la misma planta de tiendas distribuidas en España: once establecimientos. Pese a ello ha logrado reducir ligeramente la factura que paga en alquileres. No hace distinción entre los diferentes locales, pero el más costoso es el que se ubica en la Puerta del Sol, que hasta comienzos de este año se encontraba en manos de la familia mexicana Díaz-Estrada.

Un sector bajo lupa

Apple ha superado, por tanto, dos años de escrutinio por parte de Hacienda. Pero no es la única. Prácticamente, todas las grandes compañías tecnológicas han pasado, en mayor o menor medida, por caja tras una inspección. La única que se salva es Facebook, que aún no ha sido investigada. En los dos últimos años, la Agencia Tributaria ha aflorado unos 30 millones de euros en las diferentes actuaciones. Junto a la del fabricante del iPhone se encuentra la de IBM, la de Amazon y la de Google.

Mientras esta ofensiva continúa, hay algunas de estas grandes compañías  que no quieren alargar más la batalla con Hacienda en los tribunales y se sientan a negociar para pactar una salida. Es el caso de Microsoft, que tras perder el pleito millonario que sostenía en el Tribunal Supremo, ha decidido dialogar con la Agencia Tributaria para intentar recortar el desembolso de la otra gran batalla legal.

Todos estos movimientos se siguen dando con una 'tasa tech' en el aire. El Gobierno de Pedro Sánchez presentó un anteproyecto de ley en el Congreso de los Diputados pero la convocatoria de las elecciones anticipadas dejó toda la tramitación en suspenso. La promesa del PSOE es aprobarlo para tratar de elevar la factura fiscal de compañías como Apple. Queda por ver si, finalmente, sale adelante.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios