Jueves, 20.09.2018 - 15:07 h
Las convocatorias arrancan ahora

Así afrontan en Popular la repetición del examen de asesor: nervios y... 'chuletas'

Los más de 10.000 empleados del Banco Popular deben repetir la prueba de asesor financiero que hicieron online para realizarla de forma presencial.

El Santander ha cubierto ya el 50% de las compensaciones a accionistas del Popular

La plantilla de las oficinas del Banco Popular afronta con nerviosismo e inquietud el examen de asesor financiero al que se tienen que someter de manera obligatoria (la Directiva Mifid II) tras la adquisición de la entidad por parte del Santander. Estos profesionales, que realizan labores de asesoramiento e información de cara al público, tienen que repetir una prueba que superaron de forma online en su día cuando pertenecían al Popular y que ahora la CNMV no ha homologado. En estos días se están celebrando las primeras convocatorias.

En la plantilla del Popular (ahora Grupo Santander) hay algunos que están "atacados", según reconocen fuentes internas. Han tenido que estudiar durante sus ratos libres, aprovechando las tardes, las noches y los fines de semana para preparar una prueba que deben superar sí o sí y para la que tienen tres convocatorias como máximo. Nadie les ha dicho qué ocurriría si suspenden, pero todos tienen claro que deben responder de manera adecuada a la mayoría de preguntas en las que se mezclan cuestiones relacionadas con ecuaciones matemáticas o nociones básicas para realizar su actividad profesional de cara al público. Un hecho que demuestra la complejidad de la prueba es que tienen que llevar al examen una calculadora financiera.

Pocos están tranquilos ante este examen. De hecho, en los últimos días se han disparado las consultas de trabajadores tanto al departamento de Recursos Humanos como a los sindicatos. Quieren saber cuanto antes cómo será el test al que se enfrentarán y si los apuntes y modelos que tienen son los correctos. Y es ahí donde ha surgido el problema: en las últimas semanas se ha difundido entre los empleados una serie de modelos de examen que tenían un buen número de respuestas erróneas. Muchos las respondieron, las estudiaron... y luego les han dicho que el formulario de soluciones estaba mal contestado. Las escenas de estrés han sido palpables en algunas oficinas, con trabajadores quitándose horas de sueño para intentar avanzar en sus conocimientos. Lo peor es que ahora no saben qué parte de lo que estudiaron es correcto, explican fuentes internas.

Ante esta situación, los representantes de los trabajadores han acelerado en los últimos días el reparto de formularios revisados de manera satisfactoria y sin errores. Han pedido también a los empleados del Popular que se olviden de los anteriores y que se centren en los que les han llegado a sus correos electrónicos en estas jornadas. Y les han transmitido que afronten este examen con calma, conscientes del error que cometieron y de que muchos de los afectados han tenido que recortar su tiempo extralaboral para preparar la prueba.

La situación de nerviosismo generalizado por estos errores ha sido tal que la entidad ha tomado la decisión de que no corra convocatoria a aquellos empleados que decidan no presentarse a la primera prueba. Es decir, no acudir al examen supone perder una convocatoria, pero a través de una comunicación interna se ha hecho saber a los trabajadores que si se presentan en una segunda fecha será considerada como una primera ocasión. Tendrán así más tiempo para poder estudiarse el temario y realizar los test respectivos.

Un simulacro muy similar al examen 

Asimismo, el equipo de Recursos Humanos de Popular ha recomendado a la plantilla centrar su atención en un simulacro que se ha repartido a todos los empleados y que consta de 120 preguntas. Es una especie de 'chuleta', ya que una buena parte de las 36 preguntas del examen oficial serán similares a las de este test. Algunos empleados se han aprendido prácticamente de memoria estas cuestiones para poder aprobar con garantías una prueba que están deseando quitarse de en medio.

Carta del Santander a sus empleados del Popular.

Hay que recordar que el Santander comunicó a los más de 10.000 empleados del Popular por carta que tenían que repetir la prueba de forma presencial. En ella se podía leer que "la CNMV ha establecido como NO VÁLIDA la realización del examen on-line para la evaluación de los conocimientos adquiridos en los programas Mifid". Les indicaba, además, que "esta medida nos permitirá homogeneizar el tipo de pruebas de conocimientos financieros entre los empleados del Grupo Santander, garantizando al máximo el nivel de excelencia en sus labores de información y asesoramiento a clientes".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios