Miércoles, 26.06.2019 - 22:57 h
Previsto para este otoño

Las 5 incógnitas de Dia que los inversores anhelan despejar en su plan estratégico

La compañía de supermercados tiene que presentar, previsiblemente en un mes, la futura estrategia encabezada por el nuevo consejero delegado.

Interior de un supermercado La Plaza de Dia.
Dia presentará su nuevo plan estratégico este otoño. / Dia

El próximo lunes cumplirá su primer mes al frente de Dia y sus planes sobre el futuro de la cadena de supermercados aún son una incógnita. La compañía dueña de La Plaza y Clarel tiene previsto presentar este otoño su nuevo plan estratégico, con el que Antonio Coto marcará su hoja de ruta como consejero delegado. Y, a día de hoy, hay más dudas que certezas.

No se despejarán, previsiblemente, hasta octubre, cuando la sociedad también presentará sus resultados durante los nueve primeros meses de 2018, el día 30. Coto tendrá que vérselas entonces con los inversores y lo más previsible, según presupone el mercado, es que ese plan estratégico ya esté desgranado, para no causar más incertidumbre en una compañía que este año se ha habituado a los vaivenes en bolsa y a las dudas sobre su actividad.

¿Cómo va a replantear el modelo inversor?

Una de las incertidumbres que quieren aclarar los inversores, según indican fuentes del mercado, es saber cómo quiere crecer la compañía y arañar posiciones para ser el segundo operador del sector, puesto que se disputa con Carrefour y que no tiene fácil lograr. Controla el 7,6% del mercado de la distribución, frente al 8,3% de su rival francés y a años luz de 25% que roza Mercadona.

A Dia no le queda otra que crecer y recuperar cuota, ya sea 'robando' clientes a sus competidores o tirando de talonario. Y ninguna de las dos tareas resulta fácil. Lo primero, porque es complicado captar clientes en un sector donde los operadores reconocen que la guerra de precios que se instauró en la crisis llegó para quedarse. Y crecer vía compras (con la vista puesta en las cadenas de supermercados medianas) no es sencillo si se tiene una cuenta de resultados en retroceso y una deuda estancada en los 1.230 millones de euros. Además, Dia presenta una capitalización que ronda los 1.220 millones, tras perder un 60% de su valor de mercado en un año.

¿Es capaz de mejorar las cifras de su negocio y sus márgenes ventas?

Si crecer vía compras y nuevas aperturas se pone cuesta arriba, la alternativa que se le presenta a Dia es cambiar el modelo de negocio y optar por tiendas con más productos y servicios, que aporten mayores márgenes sobre ventas. Esa es precisamente la estrategia que había emprendido el anterior consejero delegado de Dia, Ricardo Currás, con la transformación de parte de la red a la enseña Dia & Go, que cambiaba la oferta de los Dia tradicionales incluyendo panadería, zumos, productos preparados y horarios más amplios. Simplemente, vender más en la misma red de establecimientos.

Antonio Coto tiene que aclarar si la prueba piloto de Dia & Go se mantiene y, si es así, si se acelera; o si apuesta por un modelo de negocio diferente, más vinculados al 'súper' tradicional y a la línea que se había marcado Dia con la integración de La Plaza (la cadena con la que transformó los locales adquiridos de El Árbol y Caprabo). "La clave de todo será si logra ensanchar sus márgenes, porque en los últimos meses ha hecho lo contrario", recalca un analista. En la primera mitad de 2018, esa diferencia entre lo que ingresa y lo que gasta Dia se redujo en 37 puntos básicos, quedándose en el 23,1%.

¿Cómo va a crecer 'online'?

Es el gran reto de todas las cadenas de distribución, porque ninguna ha logrado dar con la tecla adecuada. Por ejemplo, su rival Mercadona sigue con la prueba piloto de su nuevo 'súper' online que, de momento, sólo funciona en Valencia.

En el terreno digital, Dia tiene varios frentes abiertos y unos ingresos semestrales que rondan los 40 millones. Por un lado, tiene su propio 'súper' digital. Por otro, la alianza que mantiene con Amazon, del que es su proveedor, a través de Amazon Prime Now, aunque sólo en Madrid y Barcelona. Ser socio del gigante estadounidense es, a priori, una ventaja que no tienen sus competidores, que le puede aportar experiencia pero, al mismo tiempo, también comparte un negocio en crecimiento. Y hay una tercera pata online que Dia podría poner en revisión, su tienda de oportunidades (donde vende desde electrodomésticos a colchones y bicicletas) y que encaja menos con su eje de negocio principal.

¿Cuál va a ser su modelo de negocio fuera de España?

Antonio Coto ha tomado la batuta de Dia después de ser el principal responsable de su negocio en América Latina, en los dos países donde opera: Brasil y Argentina. Son los únicos mercados exteriores que le quedan a la compañía después de salir en los últimos años de Francia, Turquía y China.

Y no está en dos mercados sencillos, dada la incertidumbre política y económica que presentan ambos mercados. En los dos recortó sus ingresos en la primera mitad de año, lastrada además por los tipos de cambio. Eso sí, también aceleró la apertura de nuevos locales.

¿Cómo va a cambiar el equipo directivo?

La elección de Coto, un ejecutivo más curtido en el extranjero que en España, deja la incógnita de si construirá un equipo directivo propio, que cambie el rumbo que la empresa mantenido desde su salida a bolsa en 2011. Cambios en el consejo de administración va a haber porque su presidenta, Ana María Llopis, tiene previsto dejar la compañía el próximo año.

El relevo podrá llevar la firma de Mikhail Fridman, el magnate ruso y principal accionista de Dia, con el 25% del capital. Su capacidad de influencia y la posibilidad de que lance una oferta de compra, una opa, para aumentar su control, sigue sobre la mesa, aprovechando que se mantiene en mínimos históricos en bolsa. De lo que no hay duda es de que el nuevo plan estratégico, además de la firma de Coto, llevará la suya.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios