Miércoles, 18.09.2019 - 08:18 h
Las eléctricas españolas quieren invertir en renovables

Naturgy deja para Endesa e Iberdrola la pelea por las centrales de EDP en Portugal

Las dos grandes eléctricas han presentado ofertas no vinculantes para hacerse con centrales hidráulicas por 2.000 millones.

Colombia tienta al socio chino de EDP con idea de endosarle Electricaribe
EDP tiene un plan de desinversiones a  tres años. / L.I.

Naturgy se ha apartado y deja para Endesa e Iberdrola la pelea por las centrales hidráulicas que Energías de Portugal (EDP) ha puesto en venta en Portugal. Fuentes al tanto de la operación confirman que las dos grandes eléctricas españolas han presentado ofertas no vinculantes para hacerse con unos 2.000 MW de generación renovable, en una operación que rondaría los 2.000 millones de euros. EDP, participada en un 30% por la compañía estatal China Three Gorges, ha invitado a presentar ofertas a todos los agentes energéticos que operan en España y a fondos como Brookfield, Macquarie y Aquila Capital.

Naturgy no aclara las razones por las que no ha presentado oferta a EDP. La decisión coincide con el recorte de retribuciones propuesto por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). Eso es un hecho. Pero fuentes de la empresa rechazan que exista una relación de causa y efecto entre el hachazo de la CNMC y la no presentación de oferta. 

La compañía que preside Francisco Reynés fue la primera que anunció una suspensión de inversiones tras la propuesta de recortes en el sector eléctrico y gasista de la CNMC. Naturgy es la más afectada por los recortes junto a Enagás y a Red Eléctrica de España (REE). La participación de Naturgy en la batalla portuguesa se daba prácticamente por segura porque la compra de centrales hidráulicas en Portugal permitiría a la compañía una interesante alternativa de diversificación geográfica.

Crecer en renovables

A Endesa e Iberdrola, la oferta portuguesa les viene como anillo al dedo. Endesa está muy interesada en activos de distribución y necesita crecer en renovables. Iberdrola, por su parte, tiene planes para crecer en Portugal hasta triplicar su actual cartera de clientes en tres años. El horizonte es llegar al medio millón de clientes en 2020. La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán construye tres presas en el norte de Portugal - complejo hidroeléctrico del Alto Támega- que será uno de los mayores proyectos energéticos de la historia de Portugal. Esta misma semana, Iberdrola se ha hecho con 150 MW en la subasta fotovoltaica celebrada en el país vecino.

El interés por los activos portugueses es alto. Muy probablemente, Endesa e Iberdrola tendrán que pelear también con la francesa Engie, la antigua GDF Suez, que mantiene una alianza con los portugueses para explotar proyectos de eólica marina. Y con el fondo Brookfield, uno de los favoritos en la operación, que ha pagado 450 millones de euros por el 50% de X-Elio, la antigua filial de renovables de Gestamp.

Los informes de analistas -caso de JP Morgan- han destacado la buena posición del negocio hidroeléctrico portugués en la península. EDP, posee, según esos informes “márgenes más generosos para la generación hidroeléctrica en el negocio de generación liberalizada ibérica" y, al tiempo, una "postura conservadora" sobre la evolución de la demanda de electricidad en la península.

Plan estratégico

La venta de activos en Portugal de EDP forma parte del plan estratégico que la compañía presentó en Londres en marzo. El plan prevé ventas de activos por valor de 6.000 millones de euros durante los próximos tres años. El objetivo es cambiar el mix de generación para incrementar la posición del grupo en el segmentos de energías renovables con una clara proyección en los mercados internacionales y, especialmente, en Estados Unidos. 

En principio, el grupo portugués que preside Antonio Mexia no piensa en desinversiones en España, donde EDP explota -junto con Endesa- las dos centrales hidroeléctricas de Salime, en el río Navia (Asturias). Se trata del embalse más grande que opera la portuguesa en España con una extensión de 265 hectómetros cúbicos y capacidad de 160 MW.

La orientación del futuro desarrollo corporativo de EDP lo marca en buena medida el fondo Elliot Management, con una posición relativa en el capital del 2,9%, pero con fuerte ascendente en la gestión de la compañía dada su oposición a la OPA de China Three Gorges, que fracasó en el intento de controlar la compañía la pasada primavera.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios