Jueves, 09.04.2020 - 14:23 h
Crisis del coronavirus

El textil se reinventa creando mascarillas para sobrevivir al descalabro en ventas

El 'stock' amenaza con acumularse en grandes y pequeñas empresas, que ya han empezado a maniobrar para amortiguar la crisis del sector.

Fábrica de mascarillas
El textil se reinventa creando mascarillas para sobrevivir al descalabro en ventas. / EFE

Nadie se atreve a dar cifras y pronósticos concretos, pero el descalabro de las ventas en el sector textil ya es una realidad. Por eso, la patronal del comercio textil (Acotex) lanzaba hace unos días un SOS a las administraciones para que se aprueben medidas que amortigüen la caída, como la exención del pago de impuestos, o al menos su rebaja. Pero, a la espera de que se activen estos mecanismos, la industria ha empezado a reinventarse para aprovechar su capacidad de producción y que no se trata de una temporada simplemente perdida. ¿Cómo? Con el producto estrella de esta primavera: mascarillas.

Los últimos datos conocidos hacen referencia a febrero, cuando las ventas en el sector textil acumularon un crecimiento sostenido durante las tres primeras semanas (de hasta el 7%), pero se frenaron en seco durante la última semana debido a "elementos externos", tal y como señalan desde Acotex, en referencia inequívoca a la creciente crisis del coronavirus, que por entonces ya se extendía por Italia y que en España empezó a expandirse exponencialmente. En esa semana, en la que pasamos de tres casos a 50 en nuestro país, las ventas cayeron tanto que terminaron cerrando el global del mes en un retroceso total del 2,1%.

Fue el inicio del mes más duro recuerda el sector textil: desde el pasado 15 de marzo, todas las tiendas han echado el cierre por el estado de alarma decretado por el Gobierno y solo algunas grandes compañías como Inditex se han permitido el no acogerse (por el momento) a la posibilidad de un ERTE hasta que capee el temporal. Quizás su caso sea el menos corriente: la semana pasada la empresa de Amancio Ortega llegaba a un acuerdo con los sindicatos para garantizar el pago íntegro de sus aproximadamente 50.000 empleados al menos hasta el próximo 15 de abril, a pesar del cierre de todas sus tiendas en España (y de casi 4.000 en 39 mercados distintos).

Por eso, Inditex se ha comprometido a donar en España hasta 300.000 mascarillas fabricadas por sus proveedores en China. Pero para otras firmas como H&M, Balenciaga o Yves Saint Laurent, las mascarillas se han convertido en un auténtico salvavidas para no paralizar por completo su producción. En el caso de H&M, actualmente se encuentra en contactos con la Unión Europea para determinar qué elementos sanitarios son más necesarios (al margen de las mascarillas) durante la crisis del coronavirus. Su idea es similar a la de Inditex: donar este material, al menos en una primera fase, para evitar que todos sus centros de producción cierren.

En el caso de Yves Saint Laurent y Balenciaga (ambas del grupo francés Kering), también se encuentran en negociaciones con las autoridades galas para obtener la homologación necesaria para empezar a producir mascarillas inmediatamente e incorporarlas al sistema sanitario francés, con graves problemas de escasez en este sentido. Su objetivo también es el de evitar el cierre de todos sus centros de producción, aunque tengan que pasar de los artículos de lujo al material sanitario.

Mil empresas españolas, a la espera para producir mascarillas

Se trata, en cualquier caso, de una tendencia generalizada en el sector. Incluso en España, donde unas mil empresas textiles también aguardan al visto bueno de las autoridades para empezar a producir mascarillas y batas médicas masivamente y cubrir así una parte de las necesidades sanitarias actuales. De hecho, justo antes de decretarse el estado de alarma, el Ministerio de Industria ya se puso en contacto con las patronales del sector textil para valorar su posible participación en la cadena de producción de material sanitario.

En este sentido, por toda España hay iniciativas para crear mascarillas por el medio que sea: con impresoras 3D, con la participación ciudadana en la elaboración de las mismas o con empresas textiles a la espera del visto bueno de las autoridades. También hay patronales como Textil Santanderina (el mayor grupo industrial del sector en España) que apuntan que ya han adoptado las medidas de prevención sanitaria necesaria para ponerse manos a la obra cuanto antes. De hecho, ya han repartido más de 10.000 unidades gratuitamente a instituciones locales u organizaciones de carácter social.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING