Miércoles, 20.11.2019 - 14:02 h
Niega su poder sobre Vimpelcom

Fridman dice que Dolset le pidió mediar para solucionar los problemas en Zed

El magnate ruso niega que Vage Engibaryan, el otro socio ruso de Zed+, fuera su mano derecha y dice que fue éste quien les presentó.

Mijail Fridman
Mijail Fridman a su llegada a la Audiencia Nacional con sus abogados. / EFE.

El magnate ruso Mijaíl Fridman ha comparecido en la Audiencia Nacional en calidad de investigado por su presunta implicación en la quiebra de Zed Worldwide (WW) si bien ha negado cualquier relación con estos hechos. Aunque la Fiscalía Anticorrupción le sitúa detrás de la caída del grupo familiar de los Pérez-Dolset, el multimillonario se ha limitado a explicar que conoció a Javier Pérez-Dolset porque se lo presentó Vage Engibaryan, el otro socio ruso de Zed+, y que de hecho el empresario español le solicitó su mediación para solucionar los problemas que mantenía con el propio Engibaryan, según fuentes de la investigación presentes en el interrogatorio. 

En su declaración, en la que solo ha respondido a las preguntas de la Fiscalía Anticorrupción y de su letrado, el propietario de Dia -controla el 70% a través de Letterone- ha explicado que conoció al empresario español porque se lo presentó Engibaryan y que coincidió con éste en varios encuentros puntuales. Al respecto ha negado cualquier relación personal con el empresario español y se ha limitado a decir que lo que buscaba era conseguir una oferta de compra de LetterOne, la cual nunca llegó a producirse después de analizar la operación. Igualmente ha negado haber intervenido en este tipo de asuntos y ha insistido en que su incriminación en este caso se produce tras la incorporación de documentos falsos aportados a la causa por Pérez Dolset. 

Al parecer, el empresario español intentó que Fridman intercediese ante Engibaryan ante el cúmulo de "presiones" y "coacciones" que estaba sufriendo Aleksey Azarenkon, hombre de confianza en Rusia de los Dolset y pidió ayuda a su jefe ante las maniobras que estaba realizando para hacerse con el control de Temafon, según denunció el propio Dolset. Al respecto, Fridman ha contraatacado asegurando que nunca dio instrucciones ni participó en un plan de asedio ilegal para comprar Zed y, consecuentemente, nunca ostentó ninguna función de administración en las compañías del grupo Zed.

El papel de Vimpelcom

Sin embargo, el Ministerio Público le atribuye los delitos de maquinación para alterar el precio de las cosas, administración desleal, insolvencia punible y otros delitos mercantiles, considera que el magnate ruso es claro responsable del descalabro de la tecnológica española por haber trabajado en la sombra de una trama dirigida a hacerse con la empresa española a 'precio de saldo'. En concreto le atribuye un papel determinante a la hora de cortar los ingresos de Zed que procedían en gran parte de la operadora rusa Vimpelcom (que compró en 2009) y de estar detrás de una "estrategia ilegal de interrupción de pagos de dividendos" de un crédito de 140 millones de euros que el grupo sustrajo con una serie de bancos prestamistas, uno de los cuáles estaba controlado por el propio Fridman. 

En lo que respecta a su papel en Vimpelcom (actual Veon), el mayor accionista de Dia a través de Letterone considera que tampoco tenía poder e influencia como para cortar los contratos de la operadora con Temafon, la filial rusa de Zed. En este sentido, Fridman ha recordado que ocupaba una posición en el órgano supervisor del consejo de administración, es decir, junto a representantes de la operadora noruega Telenor y que, por tanto, tampoco tenía acceso a las decisiones de negocio y operativas que achacó Zed.

En lo relativo al crédito bancario, Fridman ha expuesto ante el magistrado Manuel García Castellón que no tenía cargo alguno en Amsterdam Trade Bank; una de las entidades que participó en el crédito de 140 millones al Grupo Zed. Según informan fuentes de la defensa, el magnate ha hecho hincapié en que esta entidad no recibe instrucciones de Alfa Bank de la que es accionistas. De este modo se ha desligado de la participación del Amsterdam Trade Bank (ATB) en la concesión del préstamo que lideró ING asegurando que no tenía poder para influir en las decisiones de un "banco independiente" con su propio equipo gestor y que, además, la entidad financiera era solo una parte minoritaria del pool de bancos que financiaba Zed.

Los socios rusos

Versión contraria defiende el fiscal Anticorrupción del caso, José Grinda, quien asegura que Fridman junto con Engibaryan y Sergey Gorbuntsov, está detrás del corte de pagos de dividendos de las filiales rusas que dio lugar a una falta total de liquidez del Grupo de los Pérez Dolset. Igualmente también se ha pronunciado por su relación con Alexander Kolokoltsev, hijo del ministro del Interior ruso. Sobre este asunto ha dicho que éste le contactó en febrero de 2013 y le mencionó que Engibaryan hacía uso personal de su nombre y que hacía prácticas comerciales dudosas en determinados contratos de Tema y Vstrecha, sociedades que Fridman ha dicho desconocer. 

La séptima mayor fortuna de Rusia se ha pronunciado en sede judicial de la misma forma que lo lleva haciendo en sus escritos dirigidos al Juzgado Central de Instrucción número 6. En los mismos apuntó que la declaración de Pérez Dolset era "fantasiosa" y que todo era una "conspiración" y "persecución personal" para esconder la mala gestión de Zed que le llevó a quiebra. Con todo, fuentes jurídicas aseguran que, el hecho de que no se hayan pedido medidas cautelares no quiere decir que se levante la imputación del magnate, el cual ha estado asistido por los letrados Jesús Santos y Víctor Mercedes (Baker & Mackenzie) y otros dos traductores que han participado en la declaración judicial. 

En otro orden de la declaración, Fridman lamentó ante el juez García Castellón que obren en la causa judicial documentos falsos aportados por el Pérez Dolset "que han sido empleados para torticeramente implicarle en hechos en los que no ha participado". En este sentido, el investigado dijo que no conoció a Peter Wakkie, el administrador judicial de Zed+ cuando suspendió pagos, aunque admite que éste trabajó en una fundación (Highland Marine) financiada por Letterone. "El Tribunal de Apelación de Ámsterdam consideró que no existía ningún conflicto de intereses en relación con la participación del Sr. Wakkie durante un breve período de tiempo en Highland Marine y sus responsabilidades con respecto a Zed+", apuntó el multimillonario durante su alocución.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING