Lunes, 17.06.2019 - 15:33 h
¿Podrá el ex-presidente desnivelar la contienda?

La guerra por el liderazgo se recrudece en el PP a la espera del discurso de Rajoy

Rajoy hablará justo antes de que los compromisarios depositen sus votos, mientras Soraya y Casado afilan sus ataques mutuos.

El vídeo de la polémica del PP
El vídeo de la polémica del PP.

Lo que temía el PP empieza a ocurrir. Los ataques subliminares entre Pablo Casado y Soraya Sáénz de Santamaría, justo lo que el partido temía tras el rápido abandono de Rajoy y el no de Feijóo, el único que habría mantenido unido al partido. Dentro del PP se ve a Casado como el 'chico preferido de Aznar' y sus propuestas políticas lo certifican.

Soraya es vista como la 'niña de Rajoy' como la han llamado dentro del PP desde su llegada. El dato de que Mariano hará un discurso de despedida justo antes de que voten los compromisarios podría resultar más decisivo de lo previsto, aunque el ex-presidente se ha mantenido hasta ahora lejos de la guerra sorda desatada en el PP por el poder, huyendo de dedazos a lo Aznar.

Un vídeo a lo 'Cuéntame' en el que Soraya aparece representada como algo del pasado junto con algunos de sus apoyos dentro del Consejo de Ministros, no ha gustado a la exvicepresidenta, convencida de que ese no es el PP en el que ella ha estado y sus seguidores han apuntado a su rival como el artífice del mismo, "nervioso ante una posible derrota". 

Pablo Casado no ha tardado en rechazar con contundencia el vídeo y ha recalcado que estas acciones no caben en una "confrontación sana" y ha dicho que él sigue la línea de "partirse la cara" por el partido y sus compañeros. No solo eso, ha mostrado su respaldo a la petición de Santamaría, que ha solicitado a la comisión que organiza el congreso del PP que investigue el origen y la autoría del vídeo.

Primero fueron las palabras de Soraya señalando que la cultura del PP respetaba siempre a la lista más votada. Un misil en la línea de flotación de Casado, que no tardó en contestar que la segunda vuelta existía para algo y que seis de cada diez votos no eran suyos. La exvicepresidenta también esgrimió su capacidad dialéctica ante la oposición y su capacidad de gestión como número dos del Gobierno. No solo eso. Atendiendo a las encuestas dejó claro que era el cartel más deseado por los votantes.

 

Casado no tardó en replicar con dureza. Criticó la tardanza en poner en marcha el artículo 155, la gestión que les había llevado a la oposición, la operación diálogo de Soraya y la falta de ideología de un gobierno tecnócrata. El vídeo ha sido la puntilla. Solo falta ver lo que dirá Rajoy en el discurso de despedida que realizará justo antes de la votación. ¿Inclinará la balanza? 

Ahora en Portada 

Comentarios