Sábado, 18.08.2018 - 21:42 h
Con solo la enseñanza obligatoria

La historia se repite: 100.000 jóvenes dejan los estudios y se ponen a trabajar

En la actualidad más de medio millón de ocupados menores de 24 años tienen una formación que no supera la etapa secundaria obligatoria.

Cs pide a la Diputación que impulse un programa de divulgación  de proyectos de FP dual y lo fomente en empresas
Los jóvenes vuelven a trabajar sin haber completado sus estudios.

La historia se repite y no aprendemos de los errores. La recuperación que ha experimentado el mercado laboral en los cuatro últimos años ha tenido un efecto llamada entre los más jóvenes, lo que ha provocado que en ese periodo 100.000 menores de 24 años hayan comenzado a trabajar habiendo concluido solo la enseñanza obligatoria.

En la actualidad hay más de medio millón de ocupados menores de 24 años cuya formación no supera la etapa secundaria obligatoria, de los que 100.000 se han ido incorporando al mundo del trabajo desde 2014, la mayoría de ellos (60.000) en 2017.


Según se desprende de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) estos 507.400 trabajadores menores de 24 años que sólo cuentan en su currículo con la segunda etapa de educación secundaria con orientación general (ESO), como máximo, representan a más de la mitad de los 931.700 jóvenes ocupados que hay hoy en día. Un dato que hoy puede parecer positivo, pero que a la larga y ante la necesidad de aportar valor en el empleo futuro, puede dejar a estos jóvenes fuera del mundo laboral por su escasa formación. Así, no es extraño que los empleos que más crecen son los de siempre: albañiles, camareros...

De hecho, solo 286.000 sólo ha terminado la primera etapa de la educación secundaria y 180.000 cuentan con la segunda etapa, aunque no han concluido el nivel escolar.

El nivel de ocupación entre jóvenes que no han terminado sus estudios -al abandonarlos sin concluir la enseñanza secundaria posobligatoria (Bachillerato o FP)- se ha incrementado en los cuatro últimos años, ya que a cierre de 2014 (primer año del que se tienen datos registrados) había 418.300.

De éstos, la mayoría eran hombres (242.400) y el resto mujeres (176.000), si bien su incremento desde 2014 hasta 2017 ha sido bastante equilibrado, sumando cada sexo cerca de 45.000 nuevos ocupados sin haber terminado sus estudios.

Un abandono escolar del 18,3%

El abandono temprano de la educación y la formación se situó en 2017 e el 18,3% del total de jóvenes estudiantes, lo que supone un descenso del 0,7 puntos respecto al anterior, si bien esta tasa aún se sitúa por encima de la media europea.

Un informe elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) señala que durante la crisis se mitigó el abandono escolar temprano al verse reducidas las opciones laborales de los más jóvenes, haciendo más atractiva la alternativa de seguir estudiando. La tasa española de abandono escolar temprano se sitúa aún por encima del objetivo del 15% recogido en la Estrategia Europa 2020 para España.

Junto a estos datos, el número de jóvenes que no estudian ni trabajan, los llamadas 'ninis',  también ha disminuido en el último año, en 68.100 personas, hasta un total de 1,08 millones de personasEl descenso ronda las 600.000 personas si se tiene en cuenta el dato máximo, contabilizado en lo más agudo de la crisis a cierre de 2012, cuando 1,66 millones de jóvenes eran catalogados como "ninis", y es además la cifra más baja registrada desde mediados de 2007. Sólo en el último trimestre del año, el número de "ninis" ha disminuido en 246.500 personas.

El mayor número de 'sisis' desde 2011, un dato positivo

Por el contrario, en la actualidad hay 615.600 jóvenes que han logrado compaginar sus estudios con un empleo, los llamados "sisis", tras crecer en 41.500 en el último trimestre del año hasta marcar la mayor cifra desde 2011. También el paro juvenil se ha reducido, en 400.000 personas desde que alcanzó su cifra máxima en 2012.

Así, actualmente hay 558.200 jóvenes desempleados de 16 a 24 años, después de reducirse en 55.700 personas durante 2017, según los datos de la EPA, que sitúan la tasa de paro juvenil en el 37,46 por ciento, cinco puntos por debajo de la del año anterior.

La tasa de paro juvenil española, que según datos de Eurostat se sitúa en el 36,8%, duplica a la media europea del 16,1% y está muy alejada de la de otros países como Alemania, del 6,6%.

Pese a la recuperación generalizada, aún queda mucho camino por recorrer para mejorar la situación de los más jóvenes, concluye el estudio de la Fundación BBVA y del IVIE, por lo que son necesarias políticas activas para reducir el paro juvenil, en especial el de larga duración entre los menos cualificados. Mejorar la colaboración entre empresas y universidades y un desarrollo más amplio de la formación profesional dual.

La historia se repite: 100.000 jóvenes dejan los estudios y se ponen a trabajar

Ahora en portada

Comentarios