Martes, 10.12.2019 - 03:20 h
Segundo encuentro privado

Cónclave de Sánchez con Soros y fondos de Wall Street para lanzar su 'New Deal'

El presidente y De la Rocha aprovechan su viaje a Nueva York para intentar atraer a España inversiones de los principales fondos estadounidenses.

Sánchez se reúne con Soros, Blackrock, Citi y Blackstone en busca de inversiones
Sánchez se reúne con Soros, Blackrock, Citi y Blackstone en busca de inversiones / Moncloa

Pedro Sánchez está intentando que los principales inversores de Estados Unidos colaboren en la transformación global que va a experimentar la economía española en los próximos años. En búsqueda de ese capital, y mientras alerta del "enfriamiento de la economía" nacional, el presidente del Gobierno en funciones mantuvo el pasado martes en Nueva York un encuentro de carácter privado con algunos de los mayores fondos de inversión norteamericanos. A esta cita estratégica para Moncloa, y que se ha producido aprovechando su visita de esta semana a la Asamblea General de la ONU, no faltó ninguna de las grandes firmas de Wall Street. El ambiente en el Ejecutivo socialista es de optimismo de cara a conseguir atraer inversiones millonarias.

El 'cara a cara' de Sánchez con los inversores de la Gran Manzana se celebró a las 16:15 hora local (22:15 hora española) en el edificio 'The Paley Center for Media' (calle 52 con la 5ª Avenida) tras el acto de clausura de un acto público organizado por la Cámara de España. El presidente ocupó el lugar central de la mesa y a su alrededor se sentaron representantes de los fondos estadounidenses más importantes, según ha podido confirmar 'La Información'.  Estuvieron Soros Fund ManagerBlackRock, Blackstone, Citigroup, Morgan StanleyAltamarBridgewater AssociatesBrookfield Asset ManagementCenterbridge PartnersGlobal SWFL Catterton PartnersSenator LP Providence Equity. En total, más de una docena de representantes del sector financiero e inversor norteamericano a los que el Gobierno quiere cuidar de forma especial.

Sánchez, que estuvo acompañado de Manuel de la Rocha, el director general del Departamento de Asuntos Económicos de Moncloa y su principal lugarteniente en este tipo de encuentros reservados con primeros espadas extranjeros, no tuvo reparos a la hora de referirse a España como un lugar atractivo para depositar la confianza de estos inversores. El objetivo del encuentro, que fue organizado exclusivamente por Moncloa sin contar con la Cámara de Comercio, fue "transmitir confianza en la economía y el sistema político español", aseguran fuentes gubernamentales. "En un contexto de incertidumbre internacional, los datos y perspectivas económicas de nuestro país siguen siendo positivos", añaden.

Imagen de la reunión de Sánchez con inversores estadounidenses / Moncloa
Imagen de la reunión de Sánchez con inversores estadounidenses / Moncloa

"Estabilidad", "certidumbre" y "seguridad jurídica" fueron tres de los términos pronunciados por Sánchez ante estos grandes inversores. Para el Gobierno en funciones -y así lo transmitió el presidente- la economía española se encuentra preparada para hacer frente a las tres amenazas internacionales que se ciernen: "Una deriva proteccionista sin precedentes" (para Moncloa las tensiones entre Estados Unidos y China se traducen en "un juego de suma cero en el que no hay un ganador y sí muchos perdedores"); "un cambio en la hoja de ruta de los principales bancos centrales del mundo"; y el temido Brexit. Sánchez explicó que España se encuentra "preparada" ante el adiós de Reino Unido de la UE.

Las bonanzas de la economía española, según Sánchez

Sánchez presumió ante los inversores de que la economía española es la que está resistiendo con mayor solidez a la desaceleración. El argumento del Departamento de Asuntos Económicos de Moncloa es el siguiente: en nuestro país "el ciclo expansivo no está agotado", ya que la recuperación se inició más tarde que en otros países, como Francia o Alemania. Además, dicen, nuestra economía se encuentra "equilibrada", "sin desequilibrios externos ni internos". Y, por último, en España se han acumulado "ventajas de competitividad durante la última década que no se van a diluir en el corto plazo". Una de ellas es el incremento de los sueldos y una de sus medidas estrella: la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros.

La evolución de la prima de riesgo (situada en el entorno de los 75 puntos pese a la inestabilidad política), el éxito de las subastas de deuda y la inversión extranjera directa son otros tres indicadores que para el Gobierno son claves para que España siga inspirando confianza a los inversores globales. El interés del bono a 10 años del Tesoro se sitúa en zona de mínimos históricos (0,15%) al borde de entrar en tasas negativas.

Sánchez durante la reunión que mantuvo con grandes fondos de inversión / Moncloa
Sánchez durante la reunión que mantuvo con grandes fondos de inversión / Moncloa

A medio plazo, el Gobierno pintó a los inversores estadounidenses un panorama optimista: crecimiento cercano al 2% en los próximos trimestres, generación de empleo de manera robusta (casi 500.000 en los últimos doce meses) y una tasa de paro que se situará en el 12,3% a finales de 2020. Sánchez también se comprometió a seguir reduciendo el déficit del Estado para dejarlo en diciembre en torno al 2% y contó con el respaldó a su discurso de la reciente revisión al alza del rating de S&P, que el pasado viernes elevó la nota sobre la deuda de 'A-' hasta 'A'.

El 'Green New Deal' que está preparando y otros desafíos

Sánchez también está hablando en su visita a Nueva York lo que él llama "una transición ecológica justa". En este sentido el Gobierno está preparando un 'Green New Deal' para, en los próximos doce años, intentar movilizar más de 200.000 millones de euros en inversiones (el 80% serán capitales privados). Incluso Sánchez se ha referido en Nueva York a "una nueva Ilustración ecológica" que "marcará un punto de inflexión en nuestro país".

Sánchez, en definitiva, vendió su gestión antes los fondos de inversión estadounidenses y, según explican las fuentes consultadas, abordó los desafíos económicos en los que va a trabajar su Gobierno en los próximos meses. Dio por seguro, por tanto, que seguirá trabajando desde La Moncloa tras las elecciones del 10 de noviembre.

Para Sánchez es imprescindible afrontar reformas estructurales, como la puesta en marcha de un "presupuesto para el euro" capaz de hacer frente a épocas de recesión o un seguro comunitario de desempleo. El presidente en funciones se comprometió a orientar la próxima legislatura, si es investido, a jugar un "papel más activo" tanto en la UE como en los foros multilaterales en los que está presente España.

La de esta semana ha sido la segunda reunión que Sánchez ha mantenido desde que llegó a La Moncloa con grandes fondos de inversión en Nueva York. El miércoles 26 de septiembre 2018, hace justo doce meses, el jefe del Ejecutivo se reunió en otro encuentro privado en Nueva York con los primeros espadas de algunos de los gigantes de la inversión de Wall Street. En aquella ocasión el acto fue organizado por la Cámara de EEUU en España (AmChamSpain) a petición del Gobierno.

Entre quienes se sentaron con Sánchez entonces se encontraban Stephen Schwarzman (presidente de Blackstone); Brian Duperreault (consejero delegado de AIG), Dawn Fitzpatrick (Soros Fund), Colm Kelleher, director general de Morgan Stanley; André Collin y Phil Gramm, directivos de Lone Star; Ric Clark, presidente de Brookfield AM; Joshua Empson (Providence); Manuel Falcó (Citigroup); Mark Gallogly, cofundador de Centerbridge; Scott Bessent, responsable de inversiones de Key Square; Michael Silber, socio senior en Nueva York de McKinsey; y Jeff Talpins, fundador de Element Capital.

Más tarde, en enero de este año, recibió en Moncloa a un grupo de ejecutivos por iniciativa de BNP Paribas, el banco que organiza el Spain Investors Day. Al palacio presidencial acudieron representantes de Wellington Management, de TIIA Cref, de Milenium, de Moor Capital, de Picket o de Dws, un fondo propiedad de Deutsche Bank, entre otros. Fondos estadounidenses, británicos o alemanes, en definitiva. Entre los invitados también hubo algunos empresarios españoles: José Manuel Entrecanales (Acciona), Jordi Sevilla (Red Eléctrica), Antonio Llardén (Enagas), Marcelino Fernández Verdes (ACS), Jesús Nuño de la Rosa (El Corte Inglés), Antonio Vázquez (IAG) e Íñigo Meirás (Ferrovial). Sánchez, por cierto, ha estado estos días en la Gran Manzana con Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING