Jueves, 24.01.2019 - 04:17 h
Cuánto antes actúes, mejor

Cómo actuar cuando piensas que van a despedirte: siete claves para salir al paso

Si entrevemos que las cosas no van bien, podemos mentalizarnos de antemano, planificar la nueva situación y buscar un nuevo empleo con antelación

Si te ves en la calle, no pierdas ni un minuto. / Pexels
Si te ves en la calle, no pierdas ni un minuto. / Pexels

A todos nos pueden despedir en cualquier momento, pero antes de recibir la fatídica noticia suele haber señales que nos indican que los días en nuestra actual empresa están llegando a su fin. Si sabemos de antemano que tenemos posibilidades de perder nuestro empleo, hay diversas cosas que podemos hacer para minimizar el impacto. Y merece la pena ponerse en marcha cuanto antes.

Un despido nunca es plato de buen gusto, pero si entrevemos que las cosas no van bien en la empresa o un cambio en la misma hace peligrar nuestro puesto, podemos mentalizarnos de antemano, planificar la nueva situación y, claro está, buscar un nuevo empleo con antelación.

Esto es lo que debes hacer desde el primer momento que sepas que puedes ser despedido:

1. Pregunta abiertamente por tu situación

Aunque pienses que van a despedirte más pronto que tarde, es difícil saber con certeza cuando van a largarte, y toda la información que puedas recabar en este sentido puede ser decisiva: no es lo mismo que vayan a despedirte en una semana o en unos meses. O quizás peligra tu puesto, pero piensan recolocarte en otra función dentro de la empresa.

Es un poco violento preguntarle a tu jefe si van a despedirte, pero siempre puedes buscar pistas de forma indirecta, preguntando a tus superiores por la opinión que tienen acerca de tu trabajo. Quizás encuentres claves para arreglar tu situación o, sencillamente, detectes un silencio incómodo que confirme tus sospechas.

Preguntar discretamente a compañeros que puedan darte alguna información también es recomendable. Total, no tienes nada que perder.

2. Busca trabajo inmediatamente

Como todo el mundo sabe, es mucho más fácil encontrar trabajo teniendo empleo que estando en el paro. Lo ideal es estar permanentemente actualizando nuestro currículum, haciendo contactos y buscando nuevas oportunidades –aunque estemos a gusto en nuestro empleo actual–, pero esto es aún más importante si nos sabemos en la calle.

No pierdas ni un minuto y comienza a contactar con tus colegas del sector y antiguos compañeros, quizás hay un trabajo ideal esperándote en este momento. Por supuesto, mantén a punto tu perfil de Linkedin y tu currículum.

Hay personas que prefieren no buscar trabajo hasta ser despedidos, con intención de cobrar la indemnización por despido, pero esto puede ser un error. Todo depende de tu edad y antigüedad, pero si encuentras un trabajo siempre puedes negociar con la empresa una salida justa y, en cualquier caso (siempre que no estemos hablando de sumas astronómicas), es mejor agarrar un buen trabajo y perder algo de dinero, que ganar algo de dinero y no volver a encontrar un trabajo.

Con preparación los despidos son mucho menos traumáticos. / Pexels
Con preparación los despidos son mucho menos traumáticos. / Pexels

3. Comienza a reducir gastos

Si crees seguro que te van a despedir y aún no has encontrado un nuevo trabajo deberías prepararte para una situación inestable, que no sabes a ciencia cierta cuánto va a durar. No pienses solo que tienes “suficiente paro” y comienza a ser contenido en tus gastos.

Los expertos recomiendan tener ahorros para poder vivir entre tres y seis meses sin cobrar un salario regular. Esto hace que las cosas sean mucho menos estresantes cuando, de un día para otro, te veas en casa y sin ingresos.

4. Estudia la posibilidad de trabajar como 'freelance'

El trabajo autónomo es cada vez más habitual en muchas profesiones y es una salida más que adecuada cuando nos enfrentamos a un despido, ya sea como opción para tener unos ingresos transitorios hasta que encontramos un nuevo empleo o, si te va bien, como nuevo trabajo definitivo.

Recuerda que el trabajo como freelance' se puede contabilizar con el cobro del paro durante 9 meses y que puedes empezar a buscar clientes incluso antes de ser despedido.

5. Recopila toda la información de tu actual empleo

Algunos empleadores comunican el despido con cierta antelación, lo que les permite no tener que pagarte una indemnización extra por no avisarte con tiempo, pero otros prefieren despedir a la gente en el acto, y en ese caso no podrás acceder a tu ordenador ni a tus cuentas de correo del trabajo en el mismo momento en que se te comunique el despido.

Es por ello por lo que, en cuanto sospeches que puedes salir de la empresa, debes guardar una copia privada de toda la información que necesites de tus correos electrónicos y tu ordenador. Recuerda que hay información confidencial que no puedes extraer, pero es una pena perder teléfonos y correos de contacto útiles por no poder acceder a tu cuenta de correo.

Siempre es mejor dejar un trabajo con buenas maneras. / Pexels
Siempre es mejor dejar un trabajo con buenas maneras. / Pexels

6. Infórmate sobre tus derechos

Infórmate sobre tus derechos como trabajador, sobre todo si la situación de la compañía es delicada. Lo ideal es contactar con un abogado que te explique cuánto te toca de indemnización, qué ocurre si tu empresa es comprada por otra o qué debes hacer si empieza a haber retrasos en las nóminas (la peor situación a la que te puedes enfrentar). Esto te permitirá tomar mejores decisiones.

Cuando te ofrezcan tu carta de despido, ante la duda no firmes nada o hazlo “no conforme”. Esto te permitirá reclamar si algo está mal.

7. Hasta tu salida, sigue trabajando como si nada

Por muy mal que nos hayan tratado en una empresa, por muy imbéciles que sean nuestros compañeros o el cretino de nuestro jefe, tenemos mucho que ganar y nada que perder si nos vamos de forma elegante, trabajando lo mejor que podamos hasta el último día y agradeciendo a todos los días pasados.

Los sectores laborales son mucho más pequeños de lo que parecen, y nunca sabes cuándo vas a necesitar la ayuda de algunos de tus antiguos compañeros o jefes, por muy mal que te caigan.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios