A través de Twitter

Botín anuncia un acuerdo inminente con Letterone para evitar la quiebra de Dia

Santander era el único de los 17 prestamistas que no había respaldado un acuerdo con Letterone pero quedan flecos y la firma del contrato. 

Ana Botín durante el foro organizado por el FT.
Ana Botín durante el foro organizado por el FT. / Fernando Alvarado / EFE

¿Hay rescate para Dia? Hace unas horas, la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha dejado caer que existen posibilidades de llegar a un acuerdo para la refinanciación del grupo de supermercados y con ello se abre la puerta a la inyección de fondos por parte de Letterone para evitar la entrada en preconcurso de acreedores de la empresa. Poco antes del cierre, Botín ha hecho uso de su Twitter para confirmar el preacuerdo al que ha llegado con Letterone para el rescate. El plazo para evitar la causa legal de disolución por patrimonio negativo vence este lunes 20 de mayo y los inversores ya están en guardia ante el peor de los escenarios.

"Hemos intentado llegar a un acuerdo que sea bueno para todos. Como hemos dicho desde el principio los bonistas extranjeros reciben el 100%... y, sin embargo, a los bancos españoles nos están ofreciendo algo que realmente es muy inferior. Hemos intentado defender los intereses de nuestros accionistas y vamos a ver qué pasa esta tarde. Vamos a hacerlo de manera responsable y eso es lo que estamos intentando", explicó Botín a la salida de un encuentro organizado por 'Financial Times'.

Acuerdo vía red social

Con posterioridad a estas declaraciones a la prensa, la máxima ejecutiva del Santander ha anunciado a través de su Twitter que el acuerdo está cerca, aunque confirma que se haya firmado. "Finalmente, el presidente de LetterOne se ha comprometido a trabajar para eliminar la discriminación entre bonistas y bancos de Dia, lo que creemos es un tratamiento justo. Santander de manera responsable ha decidido apoyar a Dia y sus empleados", señala Botín en referencia al fondo de Fridman. Fuentes próximas al banco señalan a 'La Información' que se trata de un anuncio de preacuerdo pendiente de que sea ratificado por los respectivos equipos de abogados, aunque desde Letterone se recuerda que no estará cerrado hasta que haya una firma negro sobre blanco en el contrato.

El pasado viernes, Letterone, el fondo de Mijaíl Fridman, Alexei Kuzmichev, Petr Avenm y German Kahn, anunció que había alcanzado "un principio de acuerdo sobre una estructura de capital viable a largo plazo con 16 de los 17 prestamistas sindicados existentes de la Sociedad", que representan el 77,5% de la financiación sindicada de 900 millones de euros.  Sin embargo, en su comunicado, confirmó que Santander estaba fuera del acuerdo pese a que es el principal acreedor bancario.

La entidad española exige 'quitas' o rebajas a los bonos (otros 900 millones) para compartir pérdidas en la reestructuración de Dia, ya que considera injusto que los bonistas salgan indemnes y los bancos paguen el ajuste de Dia. Sin embargo, Fridman quiere evitar ese escenario porque crearía problemas de financiación a futuro para la cadena de supermercados española si decide emitir deuda más adelante.

Un acuerdo con el Santander permitirá esquivar la entrada en modo 'suspensión de pagos' de la empresa de alimentación, que arrastraría una deuda de 2.400 millones de euros a los juzgados, según los últimos resultados de la compañía,  que perdió 144 millones entre enero y marzo. El deterioro de Dia es visible no solo en sus estanterías sino en el ánimo de sus más de 26.000 empleados en España (40.000 en todo el mundo), así como en el de sus socios franquiciados, que se verán arrastrados con la empresa en el caso de que entre en concurso.

Volatilidad en bolsa

Las acciones de Dia registraban amplios movimientos este lunes, pero se acercaban al cierre con descensos del 5%, aunque salieron de la subasta de cierre con caídas del 0,19%, hasta 0,64 euros. De hecho  Los bonos emitidos por la compañía con vencimientos en julio de 2019, abril de 2021 y abril de 2023 cotizaban con grandes descuentos que proyectan una 'quita' de 300 millones de euros si la empresa recomprase en mercado todos sus bonos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios