Su mayor compra fuera desde 2011 

Enagás da el último paso para controlar Tallgrass y la excluirá de bolsa en 2020

Eleva su participación en la firma norteamericana 12,6% actual a "aproximadamente el 30%", lo que conllevará un desembolso de 750 millones de euros 

Antonio Llarden preside Enagas.
Antonio Llarden preside Enagas. / L.i.

Enagás echa el resto en su expansión internacional en la que supone su mayor compra en el exterior desde 2011. La gestora del sistema gasista español adquiere junto al banco de inversión estadounidense Blackstone y GIC (el fondo soberano de Singapur) el 100% del gestor americano de gasoductos, Tallgrass Energy, de la que ya poseía una participación y a la que prevé excluir de cotización en la Bolsa de Nueva York cuando la operación se haga efectiva el año que viene. 

Enagás eleva su participación en la firma norteamericana, dedicada al transporte y suministro de gas y petróleo, del 12,6% actual a "aproximadamente el 30%", lo que conllevará un desembolso de 836 millones de dólares (unos 750 millones de euros). El conjunto de la operación se dirige al 56% de los derechos económicos que la SPV de Blackstone, GIC y Enagás no controlan, con el objetivo de excluir a Tallgrass de Bolsa. De este modo y de los 3.100 millones de dólares en los que estaría valorado la totalidad del grupo, por las acciones a comprar se pagarían unos 1.700 millones de dólares.

En su hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la gasista capitaneada por Antonio Llardén asegura que la operación "refuerza el posicionamiento de Enagás en Estados Unidos, el mercado con mayores oportunidades de crecimiento del mundo para infraestructuras de 'midstream', y clave en la expansión internacional de la Sociedad".

En concreto, Tallgrass -cuya capitalización asciende a 5.733 millones de dólares, frente a los 5.398 millones que vale Enagás en bolsa- cuenta con una cartera de proyectos futuros en el mercado americano en los que la gasista española está ya aportando su experiencia en el desarrollo, operación y mantenimiento de infraestructuras. 

El cierre de la Operación ha quedado condicionado a la aprobación por la junta general de accionistas de Tallgrass, a determinadas autorizaciones regulatorias estadounidenses ya  otras condiciones habituales para este tipo de transacciones. En lo que va de año las acciones de Tallgrass se hunde casi un 25% en Wall Street, lo que ha generado importantes minusvalías en Enagás

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING